Público
Público

Eclipse lunar Cómo ver el eclipse lunar parcial del 16 de julio

Este martes podremos observar desde España un eclipse lunar parcial. Aunque se podrá ver de forma directa, sin ningún equipo especial, si vienes al Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, en Alcobendas (Madrid), podrás apreciar todas sus fases a través de telescopios motorizados.

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4

La Luna durante un eclipse lunar parcial. / José María Sánchez Martínez

El eclipse tendrá lugar durante la noche del 16 de julio. A diferencia de los eclipses solares, los lunares pueden verse desde cualquier parte del mundo que tenga el satélite sobre su horizonte a la hora del fenómeno. En este caso, eso ocurre en Europa, África, Asia, Australia y Sudamérica.

En España, empezará a las 22:01 (hora peninsular). A las 23:30, se producirá la fase de máximo oscurecimiento y terminará a las 00:59. Se podrá ver de forma directa o desde telescopios. Si se observa a través de uno de estos instrumentos, se podrá apreciar el avance de la sombra tapando la Luna y detalles de su superficie como cráteres y montañas.

El Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (MUNCYT) de Alcobendas (Madrid), en colaboración con el Centro Astronómico de Ávila, ha organizado una observación astronómica con 12 telescopios motorizados, a partir de las 22 horas. El evento se complementará con la observación de Júpiter y Saturno, que serán visibles durante toda la noche. Para asistir a esta actividad, es necesario reservar con anterioridad a través del correo electrónico reservasmad@muncyt.es.

¿Cómo se produce un eclipse lunar?

Durante un eclipse lunar, la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna y proyecta una sombra que tapa al satélite. Para que se produzca, es necesario que los tres cuerpos celestes estén alineados y que el satélite esté en fase de luna llena. Existen tres tipos de eclipses lunares: penumbrales, parciales y totales.

En los penumbrales, la Luna es tapada por la parte de la sombra terrestre más exterior y más débil, la penumbra. Por ello, la ocultación es muy leve y apenas es perceptible.

Para que se produzca un eclipse lunar los tres cuerpos celestes deben estar alineados y el satélite debe estar en fase de luna llena

Los eclipses parciales se producen cuando el satélite es ocultado por la umbra, la parte interna de la sombra que proyecta la Tierra. Se puede distinguir cuándo la sombra hace contacto con la Luna, aunque el fenómeno no presenta una buena definición por la presencia de la atmósfera, a no ser que se observe por un telescopio.

En los totales, la umbra oculta por completo la Luna. Dado que el diámetro de nuestro planeta es cuatro veces mayor que el lunar, su sombra también es más ancha y la fase de totalidad del eclipse puede durar más de hora y media. Además, el satélite se torna de color rojizo debido a que la atmósfera actúa como una lente que desvía la luz del Sol y filtra sus componentes azules y deja pasar los rojos. Este fenómeno se conoce como luna de sangre.

El 16 de julio, el eclipse será parcial y solo se llegará a oscurecer un 65% de la superficie lunar. El satélite no se verá rojizo, ya que ese fenómeno ocurre únicamente en los totales.

Por otro lado, para observar los eclipses lunares no es necesario ningún tipo equipamiento especial o de protección, aunque se apreciará mejor a través de un telescopio.

Finalmente, el próximo eclipse lunar que se verá desde España será uno parcial en noviembre del año que viene. También habrá uno total en mayo de 2022.

La luna de sangre, desde el Templo de Poseidón en Atenas, Grecia. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Júpiter y Saturno también serán visibles

Además del eclipse, la noche del 16 de julio también permitirá ver Júpiter y Saturno. Su observación forma parte de la actividad del MUNCYT.

Saturno será visible durante toda la noche. Este planeta alcanzó su oposición el día 9 de julio, durante la cual un planeta está a la mínima distancia de la Tierra. Por ello, es el periodo más favorable para observarlo. La oposición ocurre cuando, con respecto a un observador en la Tierra, un planeta se encuentra en el cielo opuesto al Sol. Solo la Luna y los planetas externos a la órbita terreste pueden estar en oposición.

También Júpiter será visible durante casi toda la noche, a pesar de que alcanzó la oposición hace más de un mes. Si se utiliza un telescopio para observarlo, es posible ver su famosa Gran Mancha Roja y sus satélites más grandes, los denominados galileanos, Io, Europa, Ganímedes y Calisto.