Público
Público

Por 13 razones Vuelve 'Por 13 razones', la serie abonada a la polémica

La gran pregunta que plantea el regreso de 'Por 13 razones' hoy a Netflix no es ¿quién mató a Bryce Walker? como avanzaba el tráiler de su tercera temporada, sino ¿cuál será esta vez la polémica?

Publicidad
Media: 4
Votos: 4

Clay (Dylan Minnette) en 'Por 13 razones'

"¿Estás bien? No. Estamos jodidos, ¿verdad? Sí". Y así, con estas dos preguntas respondidas con monosílabos y sirenas de la policía de fondo mientras Clay (Dylan Minnette) sujetaba el arma que acababa de quitarle a Taylor (Devin Druid) evitando una masacre en el instituto Liberty y culpando, como casi siempre, a los adultos, acababa la segunda temporada de Por 13 razones. Hoy llega a Netflix una tercera que no se ha podido ver antes del estreno y que ya desveló en su tráiler que el muerto/asesinado en esta ocasión iba a ser el violador en serie de las dos anteriores. Un giro inesperado, el del crimen, para justificar una entrega más.

La ficción creada por Brian Yorkey, basada en la novela de Jay Asher, nació con la intención de ser limitada. Una sola temporada que abarcaría el contenido del libro a lo largo de 13 capítulos y, una vez agotadas las razones del suicidio de Hannah Baker (Katherine Langford), echaría el telón. Sin embargo, se estrenó la serie, se convirtió en fenómeno, llegó la polémica y los responsables de la producción, que produce Paramount Televisión, decidieron continuar. Entonces llegó la segunda temporada y defender su pertinencia dejó de tener sentido a medida que se avanzaba en la trama.

La primera, con sus aciertos y sus errores, contaba a su favor con el hecho de haberse atrevido con un tema tan poco tratado en la ficción televisiva como el suicidio adolescente y de hacerlo de tú a tú eligiendo un tono y un lenguaje apropiados para el público al que se dirigía, los jóvenes. Por 13 razones no dispone de lo suficiente para ser candidata a lo mejor del año. Al contrario, siempre ha gozado de numerosos fallos narrativos, de ritmo, de forma… Pero en el momento de su estreno se le podía reconocer el mérito que le correspondía.

Después vinieron los estudios y expertos que aseguraban que la serie había provocado el aumento de suicidios entre adolescentes. Cargaron contra ella y ni los avisos previos a los capítulos sobre el contenido, ni las campañas para ayudar a quienes llegan a plantearse quitarse la vida, ni la información facilitada a los espectadores en una situación complicada sirvió para calmar los ánimos. Las críticas, lejos de disolverse con el tiempo, arreciaron hasta que hace solo unas semanas Netflix anunciaba que había decidido editar la escena de la muerte de Hannah.

"Hemos estado estudiando el debate surgido alrededor de la serie y siguiendo el consejo de algunos expertos, como la doctora Christine Moutier, jefa de la Asociación Norteamericana por la Prevención del Suicidio, hemos decidido junto al creador Brian Yorke y los productores editar esa escena de la temporada 1 en la que Hannah se quita la vida", rezaba el comunicado oficial de Netflix. El creador aportó también su grano de arena a la justificación y añadió que "creemos que esta decisión ayudará a que la serie le haga un bien mayor a la gente mientras mitigamos cualquier riesgo para los espectadores especialmente vulnerables".

"Hemos estado estudiando el debate surgido alrededor de la serie y siguiendo el consejo de algunos expertos", aseguran desde Netflix

Compañía y creador respondieron a la preocupación de la Asociación Norteamericana por la Prevención del Suicidio, pero igual que un estudio publicado en el Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry contabilizaba un aumento de los suicidios de adolescentes en los meses posteriores al estreno, otro de la Universidad de Pensilvania mantenía que quienes veían Por 13 razones entendían las consecuencias de quitarse la vida disminuyendo así el riesgo. Como puede verse, hay opiniones y estudios en ambos sentidos.

Polémicas académicas y sociales a un lado, lo cierto es que la segunda temporada siguió exprimiendo el suicidio de Hannah dando un giro a los guiones para conseguir que la actriz que le daba vida, Katherine Langford, volviese. Había sido uno de los grandes descubrimientos de la serie y si esta iba a continuar, había que hacer todo lo posible porque Langford también. Lo hicieron y se adentraron en otros temas polémicos y tan de actualidad como el del acceso a las armas en Estado Unidos y un juicio en el que el movimiento #MeToo era una referencia más que obvia.

Algunas ideas eran interesantes e incluso acertadas, pero la trama se perdió en los errores de la primera aumentándolos hasta llegar a un final en el que solventaron la papeleta de una posible masacre con armas de fuego con un discurso del personaje de Clay demasiado dirigido y obvio. En la primera se atrevieron a mostrar el suicidio -aunque dos años después lo hayan editado-, pero en la segunda un tiroteo en un instituto en un país donde escenas así son demasiado reales y constantes hubiera sido demasiado incluso para ellos. Pararon ahí, con la tragedia evitada y los chavales "jodidos".

Ahora los recupera, según la sinopsis oficial, ocho meses después de aquello, con Clay (Minnette), Tony (Christian Navarro), Jessica (Alisha Boe), Alex (Miles Heizer), Justin (Brandon Flynn) y Zach (Ross Butler) buscando, dicen, las "maneras de soportar la carga del encubrimiento mientras ayudan a Tyler a avanzar hacia la recuperación". Y mientras lidian con lo que pasó y con lo que pudo pasar y no llegó a pasar toca responder a la gran pregunta que plantea el tráiler ¿quién mató a Bryce Walker? Clay parece ser quien está en el punto de mira de la policía según los avances lanzados antes del estreno, pero lo más lógico sería que no fuese él.

Vuelven quienes acabaron la segunda temporada y, a tenor de las declaraciones de Langford en redes sociales despidiéndose de su personaje y varias entrevistas en la que los implicados han dado a entender que la historia de Hannah Baker está ya cerrada, todo apunta a que quien lo inició todo no estará. Su legado, sí. Aunque tampoco se puede descartar que aparezca de alguna otra manera. Entre los nuevos, distintos medios americanos destacan la llegada de una nueva alumna, Ani (Grace Saif), y hay otros nombres presentes como Timothy Granaderos, Anne Winters, Steven Weber, Brenda Strong y Amy Hargreaves.

La tercera temporada de Por 13 razones se estrena hoy con una cuarta y última ya confirmada por Netflix. La polémica (es de esperar) está servida. Se levanta la veda.