Público
Público

Abajo los machos

Paradoja: ¿Puede ser el estilo musical más crítico con las injusticias sociales también el más machista? Hablamos con ellas, las raperas, para que nos cuenten cómo lo viven en su piel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Aunque sea lunes por la mañana, aunque la mujer más preciosa del mundo no te haya despertado con el desayuno y luego te haya comido la polla'. Con esta imagen Mucho Muchacho introducía aquel Hecho, es simple que le vio nacer y, de paso, resumía en gran parte la actitud hacia la mujer que iba a primar en el rap. Polémico tema éste, el de la imagen de la mujer en el rap, capaz de levantar ampollas sociales. Pero vayamos por partes. Formulemos una primera aproximación al tema: si se coge a un individuo cualquiera de la calle, previsiblemente toparemos con alguien alejado del rap, empapado de los prejuicios que gravitan en torno a esta música. Disculpe, una pregunta: ¿Le parece usted que el rap es machista? Reacción: 'Sin duda'. ¿Y eso?. 'No hay más que ver en qué términos hablan de la mujer en sus canciones'. ¿Y qué términos son esos? Posible encogimiento de hombros: en su mente sólo hay una especie de patchwork lírico difuminado.

Segunda aproximación al tema: se coge a un rapero. Oye, ¿tú vas de machista o qué?. Reacción de un 90%: '¿Machista? ¿Yo? ¿Por qué?'. Por tus letras. 'Mmm, sí, bueno, pero...'. ¿Pero qué?. 'Pues que forma parte del juego, nada más'. Se refiere al juego del rap, importado de los USA donde gran parte del imaginario lírico lo forman el vacile, las titis, la juerga y el alcohol.

Tercera aproximación: ellas, las raperas. ¿Qué pasa, tías? Les aburre el tema, dicen que siempre les preguntan lo mismo. ¿Hay machismo en el rap? Pues mira, así a grandes rasgos... no. ¿Y esos mensajes? 'El rapero es libre de rimar sobre lo que le de la gana', dice la Mala Rodríguez, una de las super ventas del rap.

Como otras compañeras del gremio, saben que el machismo en el rap tiene más que ver con una sociedad donde todavía se respira el trato vejatorio a la mujer, que con un género musical que trasmite esos valores. 'El mundo en el que vivimos es machista, así que no es extraño que haya raperos que hablen así, pero no todo es de esta manera: en el hip hop la figura de la mujer y el amor siempre han estado presentes', apunta La Mala.

A los pies de la cama
'Qué grande es ser mujer', que cantaban Ari y Dnoe. Y si se escucha la experiencia de estas raperas sobre esa posible discriminación por parte de sus compañeros masculinos, la respuesta es casi siempre negativa. Vale, quedan cuatro gallos diciendo tonterías, pero ellas se sienten respetadas y apoyadas por unos compañeros de profesión con los que firman producciones y colaboraciones. ¿Gestos de discriminación? 'Conmigo, no', dice Úrsula, cantante del disuelto grupo Sondkalle, en vísperas de sacar su nuevo proyecto. 'No', sugiere también La Mala, 'lo único que siento es que el hombre (no todos) cree que sabe mas que tú sólo por serlo'.

En definitiva, ¿en qué lugar colocan las rimas de los raperos a las chicas? Fundamentalmente en la cama y además a sus pies. En sus cortes se la suele tratar como objeto sexual, y alguna que otra vez es tachada de 'puta', aunque siempre queda espacio para dedicadar unas líneas a madres, novias y amigas. Pero su actitud hacia las mujeres en la vida real aparente ser bastante diferente. ¿Contradictorio? Curiosamente, esto se da en un género musical donde otro de los grandes polos temáticos es una durísima crítica social y política hacia injusticias y desigualdades. Sería imposible generalizar estos mensajes a todos los raperos hispanos, igual que es incuestionable el hecho de que este mensaje vejatorio hacia la mujer late en un nada desdeñable número de canciones.

Mujeres con garra
Las raperas, se esfuerzan por hacerse respetar, como les toca hacer en todos los ámbitos de la vida, e introducir en sus letras temáticas vinculadas al hecho de ser mujer, especialmente en lo que a discriminación y malos tratos se refiere. 'Dicen que las mujeres somos como las pipas, que se nos abre se nos come y se nos tira / tú sabes que eso es mentira', canta Dnoe.

La preocupación final es saber cómo recibe la audiencia esas letras sobre la mujer, máxime cuando el público del rap se concentra en adolescentes y chavales. Dice Ikah, rap-soulera, que 'los raperos tienen que ser consecuentes y saber que muchos niños no saben que esas expresiones son una imagen, que eso no es así, y les toman como ejemplo', aunque, según Delise, DJ, 'yo tengo amigos que a los 15 años oían esas cosas, y no han tenido ningún problema'. Al final, el rap es como todo: duro por fuera y blando por dentro.

 

Ellas y ellos: quién da más

Ariana Puello. «Ahora podemos ir de guapas y dar la talla»

Una pionera. Dominicana afincada en España y peso pesado en el rap femenino, lleva ya diez años en esto. 

¿Cree que hay machismo en el rap español?
Yo creo que aquí en España no lo hay, aunque siempre sale de algún lado algún que otro niñato para decir estupideces con un deje machista, aunque creo que más que una actitud machista es sólo la rabieta
de adolescente del que le han dado unas cuantas calabazas. Yo dentro de este mundo no siento ninguna discriminación por ser mujer.
¿Ha cambiado el papel de la mujer en el rap desde los inicios de esta música hasta los últimos años?
Sí, está cambiando. Antes, una mujer que rapeaba o hacía hip hop tenía que llevar esas pintas muy masculinas: pantalones anchos, gorras, etc... Ahora yo creo que se pasa un poco de eso y nos ponemos muy guapas demostrando a la vez que damos la talla.
¿Entiende las críticas que se han vertido sobre el rap en general por los que lo consideran un género “machista”?
A mí me parece que toda esta sociedad es machista y el rap podría ser sin más un reflejo de ella, ¿no?. Si el rap es una cultura de la calle que abarca todo tipo de culturas y raíces, y es un estilo de música donde normalmente se refleja todo lo que se ve y se vive... entonces es que todo ese machismo se está viviendo en el mundo entero, no sólo dentro del rap.
¿Hay en sus temas mensajes con un tono más “feminista” o que estén vinculados de alguna manera al hecho de ser mujer?
Tengo un tema que se titula Asco y vergüenza que dice así: “Zaping tras zaping dejo el telediario, este mundo es un puto calvario / empiezo a ver imágenes desoladoras, barbaries que acontecen a cada momento y hora / ¿cómo puede ser que un hombre mate a su mujer? Por las razones que sean, no hay excusa, joder”.

 

Porta. «¿Machismo ? Todo lo contrario»

El novato. El niño de oro de Myspace ha titulado un tema «Las niñas de hoy en día son todas unas guarras». 

¿Hay machismo en el rap? 
Creo que en el rap de España no hay machismo, todo lo contrario. A mí personalmente me encantan las voces femeninas rapeando, y por eso en todos mis trabajos cuento con alguna colaboración femenina.
¿Ha cambiado el papel de la mujer en el rap?
Está cambiando desde hace tiempo. Las chicas han rapeado siempre, y cada vez hay más jugando un papel muy importante en esta cultura.
¿Entiende las críticas que se han vertido sobre el rap al considerarlo “machista”?
Las entiendo por parte de la gente que no forma parte de esta cultura. La gente suele quedarse con los elementos superficiales de lo que ven, y sobre eso juzgan. Estoy seguro de que casi todas las personas que tachan al rap de genero machista no han oído nunca canciones como Dear mama o Keep your head up de Tupac, For the woman de Talib Kweli y muchas otras.
¿Qué idea de la mujer transmite en sus temas?
Yo transmito muchas ideas sobre las mujeres, desde que son absolutamente necesarias para nuestra vida hasta que hay un divertido pique entre sexos. Sería imposible por un lado, y absurdo por el otro, tener una sola idea de la mujer o del hombre.
¿Cree que el público recibe esas ideas así?
La mayor parte del público recibe las ideas de la misma manera que yo las expreso, aunque también hay una parte que no logra verlas, o que ve unas ideas que yo no expreso y con las que no comulgo.
¿Le preocupa que le tachen de machista?
Si me preocupara lo que alguien, vinculado o no al rap, pensara de mis letras, no las mostraría. No me preocupa. Mi madre, mi novia y todas las mujeres de mi vida saben cómo soy, pienso y actúo.