Público
Público

El abuelo 'Macca' encandila a Madrid con las eternas canciones de The Beatles

Reconciliado con su pasado, Paul McCartney ofrece más de dos horas y media de un concierto con muy buen rollo, 40 canciones y seis décadas de trayectoria.

El músico británico Paul McCartney, durante el concierto de su nueva gira "One on one" en el estadio Vicente Calderón, en Madrid. / J.P. GANDUL

JAVIER HERRERO (EFE)

MADRID.— "Abuelo, llévame" proclamaba uno de los eslóganes del concierto en Madrid de Paul McCartney, cita largamente esperada y que se celebró la noche del jueves en el estadio Vicente Calderón. Había muchas ganas de ver a Macca, otro "abuelo" que ha encandilado a coetáneos y jóvenes con historias emocionantes e intemporales que forjaron la música pop.

Reconciliado con su pasado, el músico británico ofreció más de dos horas y media de buen rollo, 40 canciones y seis décadas de trayectoria, desde los inicios seminales de The Beatles (cuando se hacían llamar The Quarrymen, de los que tocó In spite of all the danger) a FourFiveSeconds, la última canción que pergeñó hace muy poco junto a Rihanna y Kanye West.

No olvidó por supuesto ni su paso por Wings ni mucho menos los años míticos junto a The Beatles, espina dorsal de esta gira One on one, en la que suenan dos docenas de canciones grabadas a fuego en el imaginario colectivo, del preliminar Love me do hasta Hey, Jude, la canción más versionada de la historia.

El estadio Vicente Calderón casi lleno (pero no del todo: la entrada más barata costaba 80 euros) acogió la fiesta que no pudo celebrar tras la final de la Champions League, ante una ocasión bastante más rara para Madrid que una Copa de Europa: la visita de Paul McCartney, quien hacía casi 51 años visitó por primera vez la ciudad, pero que había dejado pasar 12 desde su última incursión.

"¡Buenas noches, Madrid! ¡Buenas noches, España! Hola, ¿qué pasa, troncos?", vociferaba McCartney con humor (una constante) y en castellano (idioma del que ha hecho uso en varias ocasiones) tras arrancar su concierto con un A hard day's night (¡Qué noche la de aquel día!, en español) que bien podría haber titulado esta crónica.

Ya fuera a la guitarra, al bajo o al piano, incluso al ukelele, en formato eléctrico o acústico, McCartney se movió con soltura por el escenario, contoneando incluso las caderas, visiblemente tan entretenido como quienes habían venido a verle tocar (según una rápida encuesta del artista, tanto público de Madrid como del resto de España o "de cualquier otro lugar").

Alrededor, un gran despliegue escénico, con luces apabullantes y tres grandes pantallones, respaldando un sonido impecable (a diferencia del de Springsteen hace solo unos días en el estadio Santiago Bernabéu), construido por McCartney y sus cuatro músicos (Rusty Anderson, Brian Ray, Paul Wix Wickens y Abe Laboriel Jr.).

Puede que el show del británico adoleciera, no obstante, del ritmo endiablado y la descarga de energía vital del Boss, pero el tempo en general más comedido de esta estrella a punto de cumplir 74 años también dejo momentos de rock chisporroteante, rejuvenecido incluso cuando rompía la voz, como en Nineteen Hundred and Eighty-Five o Back in the U.S.S.R..

El concierto fue un gran despliegue escénico, con luces apabullantes y tres grandes pantallones, respaldando un sonido impecable 

Imposible no escuchar al mismo tiempo un "qué bonito" constante entre el público, tras piezas como My valentine (dedicada a su actual mujer, Nancy), Here, there and everywhere o una imborrable Let it be, ya casi al final.

Especialmente emotivos fueron también sus recuerdos para los que ya no están, como George Harrison (Something) o su exmujer Linda (a la que brindó Maybe I'm amazed, de su primer disco en solitario, McCartney, en aquel momento en el que ella lo sacó de la depresión y el gusto por el alcohol tras la disolución de The Beatles).

"Escribí esta canción pensando en mi amigo John", ha recordado justo antes de interpretar Here today, compuesta dos años después de la muerte de Lennon e interpretada esta noche a solas, sobre una tarima muy alta con pantallas en la base que simulaban una cascada, mientras subrayaba las palabras I love you.

No se puede olvidar un Live and let die glorioso, reservado para antes de los bises, en el que no escatimó chorros de fuego, fuegos artificales y una eclosión musical que habría tumbado al mismísimo James Bond, en cuyo honor compuso el tema.

Can't buy me love, We can work it out, Blackbird, Lady Madonna, Band on the run, Being for the benefict of Mr. Kite, Ob-La-Di, Ob-La-Da... Una a una todas esas grandes canciones han ido sonando, hasta llegar a unos bises en los que no podía faltar Yesterday, celebrando el pasado, pero sin renunciar a un presente musical más que vivo.