Público
Público

Antón Reixa se apunta un tanto 'a mano alzada'

Los socios de la entidad deciden que la votación de las cuentas no sea secreta, como pretendían los partidarios de la gestión de su presidente, lo qu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La asamblea de socios de la SGAE ha decidido en la primera votación por 10.000 votos a favor, que la votación de las cuentas se realice a mano alzada. A favor del voto secreto han estado 6.000 socios. Este hecho podría apuntar a una mayoría en la votación final de los partidarios de Antón Reixa, que preferían la primera opción al voto secreto. 

José Miguel Fernández Sastrón, rival de Reixa en las anteriores elecciones, era partidario del voto secreto. La razón es que en las asambleas regionales celebradas en los últimos 15 días ha vencido el ‘no’ donde el voto ha sido secreto, según Sastrón. 1.148 socios son los que pueden votar en la asamblea de hoy y representan 20.788 votos del total de 102.150 del censo. De este modo se trata de una participación más amplia que la del pasado año, donde hubo 661, con 10.805 votos representados (Consulta las cinco claves de la lucha de poder en la SGAE).

El propio presidente de la SGAE se ha mostrado convencido antes de la asamblea que el rechazo a sus cuentas será minoritario. Reixa ha manifestado en un discurso de unidad en el que ha criticado la Ley de Propiedad Intelectual que prepara el Gobierno de Rajoy. “Solo tengo un frente abierto, el de la Ley de Propiedad Intelectual, lo demás va en el cargo”, ha declarado Reixa. “Tenemos que renovar una sociedad pese al pasado y se verá en las cuentas que el saneamiento ha costado más de 30 millones de euros que hubieran ido al reparto de los autores'. Sastrón, por su parte, ha asegurado que la presidencia tiene “ganas de bronca”. 

Ya en la asamblea, Reixa ha centrado su intervención en la parte más política. Antes había dejado paso a los técnicos para que hablaran de parcelas específicas, como la cuestión económica, las famosas cuentas del ‘pendiente de identificar', la desamortización de las propiedades de la red Arteria o el sueldo del presidente. Reixa ha defendido que su gestión ha sido más 'democrática y participativa' que la anterior. 

Además, ha hecho referencia al expediente a los 11 socios y les ha acusado de 'fraude, ya que se dedican a cambiar notas de obras de dominio público para seguir generando beneficios. Es una práctica irregular. Es una sociedad de autores, no de intermediarios y productores. Que cobren, pero no como autores. La televisión enriquece la música, pero deben ser reguladas estas prácticas', ha denunciado en tono enérgico mientras recibía una gran ovación, según fuentes presentes en la asamblea. Además, ha explicado que 'en España el retorno de los derechos para las televisiones supera el 30% mientras que en Francia es del 5%'.

'Si sigue esta gestión la SGAE desaparece en menos de un año', dicen los críticos

Otro de los críticos con la gestión de Reixa ha sido José de Eusebio, de la ACAM. Ha asegurado que las cuentas de la presidencia “enmascaran 35 millones de euros del ‘pendiente de identificar’ que no ha llegado a los socios. Si sigue esta gestión la SGAE desaparece en menos de un año'. De Eusebio ha asegurado que no le corresponde a la asamblea decidir sobre el futuro de Reixa pero que en el caso de que se rechazaran sus cuentas su “gestión se vería afectada”. De Eusebio ha adelantado que su mensaje en la asamblea va a ser de 'censura muy brutal'.

En su opinión, las cuentas 'son tramposas y la auditoría no es fiable ya que ni siquiera incluye un plan de viabilidad'. Asegura no entender cómo han podido aparecer 100 millones que se han 'identificado milagrosamente'. Además, ha afirmado que según la información que manejan,  'hay sospechas muy fundadas de que el dinero ha ido a multinaciones que declaran sus ingresos fuera de España. Si esto se certifica estaríamos hablando de un delito gravísimo', ha sentenciado. Ha avanzado además que varios autores van a ir a la Audiencia Nancional con 'una denuncia bien formada' para que se investigue este hecho.

Entre los pasillos del Círculo de Bellas Artes han circulado multitud de socios antes de entrar en la reunión. El músico Juan Carmona, exKetama, ha sido uno de los primeros en llegar y de los más críticos con la gestión de Reixa. En su opinión, los frentes abiertos tienen que quedarse 'de puertas adentro'.  'Si se piensa que hay irregularidades no se puede salir en prensa contándolo sin pedir permiso a la junta', ha protestado refiriéndose a la carta que Reixa difundió criticando las prácticas supuestamente fraudulentas de algunos socios que se lucran a través de los programas nocturnos. Otros artistas, como Álvaro Urquijo, de Los Secretos o Nacho García Vega, de Nacha Pop, han asegurado que acudían a la asamblea para enterarse de la gestión de la entidad. Otros como Victor Manuel, Kiko Veneno o José Mercé han preferido no hacer declaraciones.

En 2012 la SGAE repartió 384 millones de euros entre sus socios en 2012, según consta en el último informe de gestión. La caída de ingresos comerciales se cifra en 16,2% (hasta 268,2 millones de euros) y el déficit se sitúa en un total de 1,8 millones.

(Seguirá ampliación)