Público
Público

ARTE, LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DERECHOS HUMANOS Tatxo Benet compra una obra censurada en Japón sobre mujeres coreanas ofrecidas como esclavas sexuales

La prohibición de la exhibición de 'Statue of a girl of peace' provoca un grave escándalo entre políticos y defensores de la libertad de expresión. El periodista y productor catalán ya cuenta con cerca de 60 obras de arte censuradas en diferentes países, que se expondrán pronto en un 'Museo de la Libertad'

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

Detalle de 'Statue of a girl of peace', de los artistas coreanos Kim Eun-Sung y Kim Seo-Kyung

El periodista y productor catalán Tatxo Benet, acaba de adquirir una escultura sobre una esclava sexual coreana de la II Guerra Mundial, Statue of a girl of peace, de los artistas y activistas coreanos Kim Eun-Sung y Kim Seo-Kyung, la exhibición de la cual había sido prohibida por las autoridades japonesas, provocando un grave escándalo por la restricción de las libertades.

Se trata de un bronce pintado de 145 centímetros de altura, realizado en homenaje a las mujeres coreanas que durante la II Guerra Mundial eran "ofrecidas" a los soldados japoneses como 'confort girl'.

La niña representada a la escultura, de unos 14 años , aparece con el
pelo corto e irregular, con el traje tradicional coreano, que simboliza lo rural y doméstico, en relación con su tierra natal. En el hombro tiene un pájaro,como "intermediario" con las jóvenes ya muertas. A su lado, una silla vacía. Es para la víctimas que han muerto y para las escondidas que nunca pudieron considerarse públicamente "víctimas". Los visitantes de la exposición podían sentarse ahí.

Después de la guerra, estas mujeres se encontraron desterritorializadas, sin hogar.

El pasado domingo, en la Trienal de Aichi, Japón, el gobernador de la prefectura de Aichi, Hideaki Omura, decidió cerrar la exposición After freedom of Expression, en la cual se exhibían obras que han causado polémica en Japón, entre las cuales se encontraba la pieza de la niña esclava sexual.

Durante los tres días que Statue of a girl of peace estuvo expuesta en Aichi, algunos visitantes trataron de desfigurar la escultura, taparle la cara... Otros muchos lo impidieron.

Los organizadores de la muestra, que la habían planificado con la esperanza de que la escultura quedaría visible hasta la conclusión de la exhibición, el 14 de octubre, expresaron su despecho, por la desaparición de una oportunidad para el debate sobre la historia del Japón y de Corea.

Otras piezas parecidas -unas de pie, otras sentadas- han sido emplazadas en lugares próximos a sedes diplomáticas japonesas. La primera escultura sobre las esclavas sexuales, del 2011, se colocó ante la embajada del Japón en Seúl. Las autoridades japonesas reclamaron la retirada de la pieza y en el 2015, se negaron a subvencionar la creación de una fundación de ayuda a las mujeres esclavizadas salvo que se retirara la pieza de aquel lugar. No se sacó y en la actualidad se encuentran instaladas 104 obras en Corea del Sur.

La prohibición "es un doble contrasentido porque no solo se censura una obra artística sino que se clausura una exposición contra la censura. Cuando me llegó la información nos pusimos en contacto con los artistas coreanos y la adquirimos", ha explicado Tatxo Benet a la agencia EFE.

Además de la escultura coreana Benet acaba de adquirir una pieza realizada con figuras de "Lego", firmada por Ay Wei Wei, la obra del cual está "íntegramente" censurada por el Gobierno chino.

Y también, como hecho significativo, el periodista catalán ha dado a conocer la compra del cartel de la obra teatral de principios de los ochenta 'Bent', que se publicitaba con un cartel con "un primer plano de los genitales de David de Miguel Ángel y por el cual el fiscal general de Barcelona los puso una multa".

En 2017, Kim Eun-Sung y Kim Seo-Kyung, realizaron otra escultura para conmemorar a las víctimas de las masacres de la Guerra de Vietnam, perpetradas por soldados coreanos. Los artistas declararon que de la misma manera que los activistas coreanos utilizan la Statue of Peace para presionar en Japón, con sus réplicas colocadas cerca de numerosas embajadas del Japón en todo el mundo, así Corea tendría que estar sujeta a presiones similares por Vietnam.

Museo de la Libertad

Tatxo Benet ya cuenta con cerca de 60 obras censuradas, que prevé exponer partir del 2020 en un nuevo museo.

"Estamos buscando locales pero ya hay centros de arte que ya se han interesado. Haremos, en Barcelona, 'un museo de la libertad', donde estas piezas tendrán la posibilidad de ser libres".

Entre ellas se encuentra la obra Presos políticos de la España contemporánea, de Santiago Sierra, realizada con 24 fotografías, que fueron retiradas de la feria ARCO hace un año y medio, con la cual inició la colección sobre "arte censurado".

La retirada de la feria se realizó a petición de Ifema, que lo justificó diciendo que perjudicaba la "visibilidad" del resto de obras expuestas, como consecuencia de la polémica suscitada por lo que transmitía. La compra fue el inicio de una colección que no ha dejado de crecer.

"Después de ésta empecé a comprar otras y a interesarme por situaciones en otros países y compré obras de todo el mundo de forma amateur, aunque hay gente que sabe lo que estoy haciendo y me pone sobre aviso", explica Benet.

Ha adquirido piezas en el Estado español pero también de Francia, Turquía, China, Inglaterra, Argentina, Estados Unidos y de países árabes, y todas han sido censuradas, aunque los motivos varían. Motivos políticos, religiosos, sexuales, sociales, morales...

Espera poder abrir pronto su colección al público, probablemente el año que viene, pero busca un lugar bastante grande y está sopesando fórmulas diferentes.

En cuanto al precio de las obras, Tatxo Benet señala que "algunas de ellas tienen un valor muy importante" pero precisa que "muchos artistas, cuando les explicamos por qué las queremos comprar y el uso que queremos hacer de ellas, rebajan mucho sus pretensiones económicas".

Sí que transcendió el precio de Presos políticos de la España contemporánea, 80.000 euros, una obra que Benet puso "a disposición de cualquier museo o galería de arte gratuitamente", porque le parecía "intolerable" que hubiera sido retirada de ARCO.