Público
Público

Bunbury, no estás solo: cuando los músicos cogen 'sin querer' letras de otros

Tras la publicación de 'El método Bunbury', libro que recopila algunos versos que el compositor aragonés podría haber tomado prestados sin citar, recopilamos letras de otros artistas cuya originalidad está en entredicho.

Enrique Bunbury
El compositor Enrique Bunbury señalando con cierto ímpetu el vértice superior derecho de la imagen.- AFP

público

Dime a quién copias y te diré qué músico eres. Siguiendo esta máxima, habría que decir, en honor a Enrique Bunbury, que su fijación por los grandes es de alabar. Mario Benedetti, Charles Bukowski, Blas de Otero, Michel Houellebecq, Gabriel Celaya, Nicanor Parra, Antonio Gamoneda... son sólo algunos de los poetas y escritores de cuyos versos el músico aragonés se podría haber servido en algunas de sus composiciones. 

El libro El método Bunbury (Difácil), a cargo del investigador Fernando del Val, pone sobre el tapete un total de 37 canciones cuyas letras echan mano de fragmentos ajenos. En concreto, Del Val estima que el botín podría alcanzar los 539 versos. Ahí es nada.

No es la primera vez que la sombra de la duda se cierne sobre los versos de Bunbury. Ya en 2008, el que fuera líder de Héroes del Silencio tuvo que hacer frente a otra acusación por una supuesta apropiación indebida, esta vez el usurpado era el poeta madrileño Pedro Casariego.

El cantante salió al paso en aquella ocasión con un comunicado que vale la pena reproducir parcialmente, decía así: «[...] artistas como Dylan, Cohen, Lennon, Van Morrison, han utilizado libros sagrados como la Biblia, la Kábala, el I Ching, el Tao Te king, o a poetas incuestionables como T.S. Elliot, Dylan Thomas, Edgar Allan Poe, Shakespeare...».

Sea como fuere, la línea que separa el homenaje del hurto es muy fina. El apropiacionismo como material de abono para la construcción creativa no es algo reciente. Grandes literatos y músicos se han nutrido de otras obras pretéritas de una forma más o menos velada. Bunbury no es el primero ni será el último en este tipo de menesteres. A continuación, repasamos algunos de los casos recientes más sonados en los que las letras son motivo de disputa.

La cantante norteamericana Taylor Swift tuvo que comparecer recientemente ante los tribunales para explicar un parentesco más que evidente. En concreto se trata de su éxito Shake it off, cuya letra se inspira de forma un tanto sonrojante en el Playas gon' play del trío femenino 3LW. 

El parentesco se produce cuando Swift canta aquello de "cause the players gonna play, play, play, play, play/ And the haters gonna hate, hate, hate, hate, hate / Baby, I'm just gonna shake, shake, shake, shake, shake I shake it off, I shake it off". Una secuencia que remite de forma muy aproximada a esta otra: "Playas, they gonna play, and haters, they gonna hate; ballers, they gonna ball, short callers, they gonna call".

Así lo hicieron constar Sean Hall y Nathan Butler, creadores en 2001 de la canción para las 3LW, ante los tribunales. La apelación se desestimó en su día porque, según argumentó el juez, los párrafos en cuestión se construían con "frases cortas que carecen del mínimo de originalidad y creatividad necesarias para la protección de los derechos de autor".

Un caso muy parecido al de Swift es el de Ariana Grande. Su canción 7 Rings contiene algunas líneas que evocan, tanto en ritmo como en la propia letra, al tema You Need it, I Got It, escrita por el rapero Josh Stone, de nombre artístico DOT. "Literalmente, las 39 notas respectivas de 7 Rings son idénticas a las 39 notas de You Need it, I Got It desde una perspectiva métrica. Dicho de otra forma, el ritmo y la colocación de las notas y las letras son idénticas", aseguraban los abogados de DOT en la demanda.

Las letras de La bicicleta, de Carlos Vives y Shakira, y Te quiero tanto, de Liván Rafael Castellano 'Livam', también pasaron por los tribunales. Este músico cubano consideraba que un tema que él ofreció a Sony en 2011, titulado Te quiero tanto −y que se puede escuchar en Youtube en el álbum Cuban nights−, fue plagiado por los colombianos en la frase "que te sueño y que te quiero tanto" utilizando además "el mismo ritmo y melodía".

La letra de La bicicleta, según el vídeo oficial de la canción, en la que aparecen las palabras "te quiero tanto" es la siguiente: "Que te sueño y que te quiero tanto / Que hace rato está mi corazón / Latiendo por ti, latiendo por ti / La que yo guardo donde te escribí / Que te sueño y que te quiero tanto / Que hace rato está mi corazón / Latiendo por ti, latiendo por ti". 

Y pese a que tanto la letra como la estructura rítmica por momentos parecen muy similares, el juez terminó por rechazar la petición del músico cubano alegando que la frase supuestamente plagiada Te quiero tanto es "una expresión común, utilizada en todo tipo de canciones y textos". Además, agregaba que no cree que ella suponga "una originalidad".

Pero la relación de Shakira con el plagio es incluso anterior. Ya con el Waka Waka −que tan buenos recuerdos reporta a los seguidores de la Roja− se las vio con el músico Wilfrido Vargas, en concreto por el Waka Waka que contenía el estribillo de su El negro no puede, publicada en 1982. La colombiana alegó entonces que su Waka Waka no tenía nada que ver con el de Vargas, sino con una vieja canción africana.

Quizá uno de los casos más recientes sea el de Lizzo. La cantante y rapera estadounidense fue acusada públicamente de plagio vía Instagram por parte de los compositores Justin y Jeremiah Raisen. Los hermanos, que ya habían colaborado con la artista en otras composiciones, denuncian que Lizzo se habría inspirado en trabajos previos para pergeñar la letra de la canción Truth Hurts, su gran éxito.

Lizzo, ante tales acusaciones, fue muy clara al respecto y no dudó en responder también a través de Instagram: "Hola a todos. Como he mencionado antes, en 2017, mientras trabajaba en una demo, vi un meme que se me quedó en la cabeza. Canté esa línea en la demo, y luego la usé en Truth Hurts. Los hombres que ahora reclaman una parte del crédito de la canción no me ayudaron a escribir ninguna parte de la misma".

Ver esta publicación en Instagram

Truth Hurts... but the truth shall set you free.

Una publicación compartida de Lizzo (@lizzobeeating) el