Público
Público

La cárcel de 'Cadena perpetua' abre sus puertas 20 años después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El próximo 23 de septiembre se cumplirán 20 años del estreno en cines de Cadena perpetua, la aclamada película de Frank Darabont. Para celebrarlo la cárcel que acogió la historia protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman abre sus puertas al público.

El edificio, ubicado en Mansfield (Ohio) fue una prisión real hasta 1990. Luego estaba previsto que fuera demolida para dejar espacio a un gran parking. Sin embargo, la cárcel cuyos entresijos dominaba Red (Freeman) ha sido indultada y se convertirá en una atracción turísica.

El recinto, un reformatorio con constantes problemas de habitabilidad, será un lugar para eventos privados como fiestas de misterio o Halloween y localización principal de un tour dedicado a Cadena perpetua que tendrá 13 paradas que recordarán algunos de los momentos clave de la película.

Los visitantes podrán sentarse en el banco donde el viejo preso Brooks (James Whitmore) daba de comer a los pájaros, visitar el tribunal donde el personaje de Robbins, Andy Dufresne, fue declarado culpable de asesinato o incluso husmear alrededor del viejo roble donde Andy guardaba el dinero de Red.

Con motivo del indulto a la prisión de Mansfield la semana pasada tuvo lugar una celebración en la ciudad para conmemorar el 20 aniversario de la película que incluyó un cóctel ambientado en los años cuarenta y recreaciones de algunas de las secuencias más emblemáticas de la película.

Aunque en su estreno fue un fracaso en taquilla, tan solo recaudó en Estados Unidos 28 millones de dólares y su presupuesto era de 25 millones de dólares, y de que no consiguió ninguno de los siete Oscars a los que estuvo nomiada -aquel año Forrest Gump arrasó con todo-, Cadena perpetua es uno de los grandes clásicos del cine cartelario y una de las películas más aclamadas (y mejor valoradas por público y crítica) de los noventa.