Público
Público

Premios Oscar La carrera hacia los Oscar del polémico corto sobre el asesinato del pequeño James Bulger 

Entre las cintas nominadas para los premios de Hollywood está 'Detainment', que recrea los interrogatorios a los asesinos del niño británico hace 26 años, cuando ellos tenían diez y la víctima dos. La madre de la víctima había iniciado una campaña para evitar que la pieza fuera una de las cinco elegidas por la Academia, ya que "humaniza" a los asesinos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Fotograma del cortometraje Detención, inspirado en la videocámara que registró como los niños se llevaban al joven que sería asesinado.

Cualquiera que en 1993 tuviera edad e interés por seguir las noticias recordará perfectamente las imágenes del circuito cerrado de un centro comercial cerca de Liverpool en las que se veía cómo, a las 15:42h. del 12 de febrero, dos niños de 10 años se alejaban de espaldas a la cámara junto a otro de sólo 2.

Después supimos que aquel pequeño se llamaba James Bulger, que el que se lo llevaba cogido de la mano era John Venables y el que los guiaba unos pasos más adelante, Robert Thompson. También que se lo llevaron aprovechando un despiste de su madre y que lo mataron a golpes y lo abandonaron sobre unas vías. Tras dos días de búsqueda, su cuerpo apareció seccionado por la mitad después de que un tren le pasara por encima.

La noticia recorrió y sobrecogió al mundo entero. También las fotos de los tres protagonistas, incluidas las de los dos acusados de secuestro y asesinato, que confesaron el crimen y meses después fueron declarados culpables por un tribunal porque consideró que eran conscientes de la gravedad de lo que estaban haciendo. En 2001 ambos abandonaron la cárcel tras cumplir 18 años bajo nuevas identidades —también las tuvieron durante su confinamiento para evitar represalias por parte de otros reclusos— y con todas las medidas recogidas en el programa de protección de testigos. Las autoridades consideraron que "había una posibilidad real de que sus vidas corrieran peligro si se revelaban sus identidades". De hecho, todavía hay quienes creen que no se hizo justicia con Bulger y piden venganza.

A punto de cumplirse 26 años de la muerte del pequeño, ahora Reino Unido ha vuelto a recordar el caso. Lo ha traído a la actualidad el cortometraje irlandés Detainment (Detención), que recrea parte de las 20 horas de interrogatorios policiales a las que fueron sometidos los detenidos. La cinta ha sido una de las 10 preseleccionadas por la Academia de Hollywood entre más de 140 cortometrajes de todo el mundo y este martes 22 de enero se ha convertido en uno de los cinco cortometrajes nominados al Oscar.


La madre de Bulger, Denise Fergus, que no ha querido ver la película, hizo una petición a la Academia de Hollywood para que entrara en la lista y conseguió enviar a Los Ángeles 76.836 firmas que la apoyan. De hecho, acabado el plazo de los académicos para votar, la cifra siguió aumentando.

Durante una entrevista en el programa Loose Women de la cadena británica ITV, la mujer ha criticado al director y guionista Vincent Lambe por no haber consultado a los padres antes de poner en marcha el proyecto y le ha acusado de explotar la tragedia: "Creo que solo está tratando de ampliar su carrera. Y hacer eso a costa del dolor de otra persona es simplemente increíble e insoportable", ha dicho.


En el Daily Mirror, Ralph Bulger ha añadido: "Acepto que es un asesinato de tal magnitud que siempre se escribirá y se hablará de ello en las noticias, pero hacer una película tan comprensiva con los asesinos de James es devastador". Y ha añadido: "He visto muchos documentales y noticias sobre el tema pero nunca me he sentido tan ofendido por nada que mostrara tan poca compasión hacia James y su familia".

Vincent Lambe, que ya ha subido a recoger el Premio al Joven Director del Festival Cannes Lions y el Gran Premio del Festival Internacional de cine de Odense, en Dinamarca, ha pedido perdón por no haberlos informado antes de la cinta. En un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, ha explicado que no habló antes con ellos porque buscaba un punto de vista imparcial. Y tanto en el comunicado como en durante una entrevista  en el programa Good Morning Britain, se ha defendido de las acusaciones de "humanizar" a los asesinos: "Si no podemos aceptar que son seres humanos, nunca seremos capaces de entender qué les llevó a cometer un crimen tan horrible". Y ha añadido: "La única manera de prevenir que algo así ocurra en el futuro es entendiendo las causas".


Lo cierto es que la cinta, de 30 minutos de duración, no sólo pone los pelos de punta al ver la reacción de los niños de 10 años durante los interrogatorios a los que fueron sometidos, sino también el trato que recibieron como si fueran adultos. Aunque nada comparado con lo que supone escuchar las grabaciones originales, que ya se han utilizado en varios reportajes durante todo este tiempo, y en las que se aprecia perfectamente cómo cuentan los detalles de lo que hicieron y rompen a llorar.

Veintiséis años después, Thompson observa como testigo mudo desde un lugar desconocido cómo el asunto vuelve a la actualidad, mientras que Venables lo observa desde la cárcel. En 2010 fue condenado a dos años de prisión tras declararse culpable de posesión y distribución de pornografía infantil. Salió en 2013 pero volvió a entrar hace ahora un año acusado de varios delitos relacionados con imágenes indecentes de niños y cumple una pena de tres años y cuatro meses.