Público
Público

Censored Lleida estrena la exposición 'Censored', una colección de arte para defender la libertad de expresión

La colección de obras de arte censuradas del empresario y periodista Tatxo Benet se presenta por primera vez y reúne piezas de artistas tan diversos como Abel Azcona, Robert Mapplethorpe, Joan Fontcuberta o Ines Doujak.

Una chica observando la pieza 'Shark' con la figura de Sadam Husein, de la muestra 'Censored' de Tatxo Benet, en la Panera de Lleida, el 23 de septiembre de 2020. / LÍDIA PENELO
Una chica observando la pieza 'Shark' con la figura de Sadam Husein, de la muestra 'Censored' de Tatxo Benet, en la Panera de Lleida, el 23 de septiembre de 2020. / LÍDIA PENELO

En la instalación 'Not dressed for conquering' de Ines Doujak aparecen tres personajes: un perro, un hombre y la sindicalista boliviana Domitia Barrios. La obra levantó mucha polémica por la postura que evoca el sexo anal, pero sobre todo por la identificación que se ha hecho de la figura del hombre con la del rey emérito Juan Carlos I. La pieza tenía que formar parte de la muestra 'La bestia y el soberano' del MACBA de Barcelona en 2015, pero el director del museo, Bartomeu Marí, decidió cancelar la inauguración del montaje por considerar inadecuado el contenido de la obra. Marí solicitó a los comisarios de la muestra que la retiraran, pero ellos (Hans D.Christ, Iris Dressler, Paul B. Preciado y Valentín Roma) se negaron alegando que habría comprometido la integridad conceptual de la exposición, y que también habría amenazado la libertad de expresión. Ante la situación, y las presiones de diversas entidades y asociaciones vinculadas al mundo del arte, así como de los medios de comunicación, la muestra finalmente se inauguró días después de lo previsto con la pieza de Doujak, y Bartomeu Marí renunció a su cargo. Un detalle a tener en cuenta es que entonces, la presidenta de honor del MACBA era la reina emérita Doña Sofía. Ahora la pieza de Doujak forma parte de 'Censored', la colección del empresario y periodista Tatxo Benet dedicada a reunir obras de arte que han sufrido diferentes tipos de censura, y es una de las obras que se puede encontrar en la muestra 'Línies vermelles. La censura a la col·lecció de Tatxo Benet' que se puede visitar en el Centre d’Art La Panera y el Museu de Lleida a partir de este sábado 26 de septiembre.

La obra 'Not dressed for conquering HC04 transport', de Ines Doujak, en la muestra 'Censored' de la colección de Tatxo Benet, en la Panera de Lleida, el 23 de septiembre de 2020. / LÍDIA PENELO

En defensa de la libertad creativa

Esta exposición a cargo de Cèlia del Diego (directora de La Panera) y el director de la colección y galerista Benito Padilla permite descubrir por primera vez esta singular colección. El montaje presenta un total de 31 piezas donde también se puede ver la espectacular 'Shark' de David Cerny que representa a Saddam Hussein en una pecera; la instalación 'Always Franco' de Eugenio Merino, la polémica pieza de Abel Azcona sobre la pederastia o el trabajo de Clemente Bernad sobre el terrorismo de ETA, entre otros.

La pieza que inauguró 'Censored' fue 'Presos políticos en la España contemporánea' de Santiago Sierra (obra polémica por haber sido retirada de la Feria ARCO en 2018), pero la colección no se compromete con ninguna posición política. "Esto va más allá de una determinada ideología, la colección trata de defender la democracia, las libertades, los derechos fundamentales y la creatividad. Es cierto que algunas de las obras de la colección pueden ser desagradables o generar incomodidad, pero tolerar lo que difiere de nuestros valores es un primer paso para profundizar en la libertad ", sostiene Tatxo Benet.

La obra 'Silence', de Zoulikha Bouabdellah, y al fondo el empresario y periodista Tatxo Benet, en la muestra 'Censored', en la Panera de Lleida, el 23 de septiembre de 2020. / LÍDIA PENELO

En su mayoría, las obras de 'Censored' fueron creadas durante la segunda mitad de siglo XX y el siglo XXI, y son pinturas, esculturas, instalaciones, grabados, fotografías y piezas audiovisuales. Ahora ya hay más de un centenar y provienen de España, Francia, Turquía, Argentina, China, Estados Unidos... y todas tienen en común haber sufrido la censura por motivos políticos, religiosos, sociales, morales o culturales . En 'Censored' cada pieza tiene su historia. "No importa tanto el prestigio de la obra o del artista –aunque entre los artistas censurados se encuentran Francisco de Goya, Pablo Picasso, Robert Mapplethorpe, Andrés Serrano, León Ferrari, Marta Minujín o David Wojnarowicz-. La composición de la misma tampoco ha tenido en cuenta el contexto expositivo, ni la solemnidad del lugar donde se debería haber expuesto cada pieza. Hay obras provenientes del MoMa, la Tate Modern, de la Smithsonian Institution, del Guggenheim, de los espacios e instituciones más reconocidos y solventes del mundo, y todas ellas se hermanan con otras que proceden de cualquier barrio, de cualquier espacio artístico donde el artista ha visto censurada su obra. Lo que realmente importa es el hecho de que los artistas por una razón u otra se han visto obligados a retirar sus piezas y por extensión les han recortado las posibilidades de ser vistas. Esta recopilación no obedece a dictámenes estéticos, expositivos, financieros o manías obsesivas que a menudo acompañan a una colección, sino a una pauta inusitada y con todo extraordinaria: recuperar las obras que han sido juzgadas por alguien o "algo" y "han sido destinadas a la inquietante y tremenda condena del silencio y la invisibilidad", apunta Benito Padilla, co-responsable de la muestra y director de la colección.

¿Dónde están los límites de la libertad de expresión?

Todas las piezas de 'Censored' han topado con la prohibición y con los límites de la libertad de expresión, algunas de manera frontal y violenta, y otros de una manera más sutil pero igual de perjudicial. Y es que la censura es mucho más presente en el mundo del arte de lo que pueda parecer. En este sentido, la directora de La Panera y responsable de la muestra argumenta que "Hans Haacke ha sido un artista pionero en denunciar la censura que se ha vuelto prácticamente estructural en el mundo del arte: tanto artistas como responsables han internalizado las reglas del juego, así como los museos de arte se han equipado con mecanismos preventivos con el objetivo que los proyectos de exposición que no atraen multitudes, que pueden resultar controvertidos y que pueden acabar por ser perjudiciales respecto al target de patrocinadores de la institución, sean desestimados de entrada". Es decir, según Haacke, "la censura no sólo se manifiesta cuando se procede a retirar obras de arte de su exposición pública, sino que, en realidad, estos son los momentos de excepción. La censura se da generalmente entre bastidores y es apriorística, diseminándose en la forma menos detectable, más eficaz y, en definitiva, nociva: la autocensura, que continuamente practican (practicamos) los actores implicados en el ecosistema artístico, cualquiera que sea la posición que se ocupe".

La obra 'McJesus', de Jani Leinonen, en la muestra 'Censored' de la colección de Tatxo Benet, en la Panera de Lleida, el 23 de septiembre de 2020. / LÍDIA PENELO

A medio plazo, 'Censored' tendrá su propio espacio de exhibición, pero mientras sigue la búsqueda de una ubicación, el equipo de la colección seguirá organizando exposiciones temporales y trabajando el carácter internacional y plural de un proyecto único en la defensa de la libertad creativa.