Público
Público

Cine El cine sobrevive gracias a los distribuidores independientes y a pesar de las multinacionales

El 93% de los estrenos en cine desde el pasado mes de junio han sido de películas de los distribuidores independientes españoles, que apuestan, a pesar de la gravísima crisis que están viviendo, por seguir luchando por el cine.

Una espectadora en una sala de cine vacía
Una espectadora en una sala de cine vacía. Thomas Peter / REUTERS

Las salas de cine están viviendo una de las peores crisis de su existencia. Desde el pasado mes de marzo, a causa de la pandemia y el confinamiento, las caídas de ingresos en la taquilla han sido del 73% y con lo que se recauda hoy no se cubren los gastos de los cines. Los distribuidores independientes españoles viven una situación similar, sin embargo, han sido ellos los que han apostado por luchar por la supervivencia del cine en España. El 93% de las películas estrenadas desde el pasado mes de junio, en que se reabrieron las salas, han sido títulos de distribuidoras independientes.

La Asociación de Distribuidores Independientes (ADICINE) celebró ayer su primera rueda de prensa, la primera en 25 años de existencia, para hacer un llamamiento de ayuda a su sector y al de la exhibición. En 2020, los miembros de esta asociación distribuyeron un 50% más de películas españolas que en el año anterior, con un incremento del 30% de recaudación, a pesar de la bajada global de la taquilla.

Además, estas distribuidoras independientes cuentan con 19 películas nominadas a los Premios Goya, con 63 nominaciones, entre ellas, cuatro de las cinco a Mejor Película. La cifra total de los títulos distribuidos por compañías independientes que aspiran a los Goya es de 26 películas con 75 nominaciones.

Todo ello mientras las multinacionales estadounidenses se guardaban sus súper producciones en los cajones o las estrenaban en plataformas, la mayoría de ellas en manos de fondos de inversión. Y son justamente éstas, las majors americanas, las que se han peleado, y siguen haciéndolo, a muerte para que el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) del Ministerio de Cultura no admita el cambio que los distribuidores independientes piden para relajar un poco la situación.

"Las presiones de las multinacionales han sido muy grandes", dicen, pero confían en que los exhibidores españoles se hayan dado cuenta de hasta qué punto dependen de ellas, cosa que no sucede en otros países europeos donde la caída de ingresos en taquilla ha sido menor, por ejemplo en Francia solo ha sido del 20%. "Sus películas no han estado cuando las han necesitado y, por otra parte, eso hará que sean más sensibles a nuestro producto".

Su demanda es que en la concesión de ayudas generales a la producción, se conceden cuatro puntos (en la calificación de los proyectos) a los proyectos que vayan vinculados a una distribuidora independiente. "Hemos tenido muchas presiones", confiesan los distribuidores, refiriéndose a las anteriores negociaciones en que solo pedían un punto. "Hemos pedido al ICAA esta discriminación positiva para las distribuidoras independientes". Otra de las peticiones que han hecho ha sido la de que medien con RTVE para que ésta compre más títulos suyos.

"Va a haber empresas que desaparezcan, algunas salas y algunas distribuidoras tendrán que cerrar", reconocen, pero al mismo tiempo se confirman en su posición y en su defensa del cine "mientras haya una sola sala abierta".

La palabra clave hoy para las distribuidoras independientes es "flexibilidad". "Los precios de las películas tendrán que cambiar, nuestro proceso, también, nadie va a ganar lo mismo, pero hay que ajustarse a las nuevas circunstancias", afirmaron. Flexibilidad también en las ventanas de exhibición, "la tendencia es que sean ventanas abiertas".