Público
Público

'Camino' consuma el milagro con seis Goyas

La película de Javier Fesser fue la gran triunfadora de la noche, con seis premios, incluyendo el de mejor película y dirección. Su reparto hace pleno llevándose tres Goyas por sus interpretaciones

CARLOS PRIETO

Luis Manso, la actriz Nerea Camacho, el director Javier Fesser, el actor Jordi Dauder, la actriz Carmen Elías y el presidente de Mediapro, Jaume Roures (izq-dcha), posan con los galardone. EFE

"Javier Fesser, si no te llevas el Goya, no te preocupes; como dicen en tu película, siempre puedes ofrecer tu sufrimiento a Dios". El director Javier Fesser no tuvo la oportunidad de seguir el consejo de Carmen Machi, presentadora de la gala de los Goya.

Camino, una fábula sobre las prácticas del Opus Dei realizada con una estética atrevida, fue la gran triunfadora de la noche al llevarse los premios a mejor película y mejor director. Además, el reparto de Camino hizo pleno: Carme Elías, mejor actriz, Jordi Dauder, mejor actor de reparto y Nerea Camacho, mejor actriz revelación.

El director, que durante la promoción del filme había negado que la intención de su trabajo fuera atacar al Opus Dei, no tuvo reparo en recordar a las personas "atrapadas en esa institución" cuando subió a recoger el premio al mejor guión. Y es que, Camino ha estado marcada por la polémica desde su estreno.

El Opus Dei caldeó el ambiente enviando un comunicado en el que decía que Javier Fesser deformaba la realidad. La familia de Alexia González-Barros, cuyo caso inspiró de la cinta, y el cineasta también se cruzaron comunicados y declaraciones. Así, Fesser aprovechó la gala para asegurar que, en su opinión, "Camino trata de buscar la verdad".

Pero Fesser no fue el único miembro del equipo de la película que habló claro. El productor Jaume Roures, aprovechó su presencia en el estrado para recoger el Goya a la mejor película para asegurar que Camino es una "reivindicación del derecho a ser féliz. Nos cuesta mucho sacarnos de encima los sentimientos de culpa que nos imponen cuando somos pequeños".

Por último, el actor Jordi Dauder puso la puntilla al agredecer a Fesser su valentía por hacer una "película contra los fundamentalismos que todavía existen en este país".

La otra gran ganadora de la noche fue, sin lugar a dudas, El truco del manco. El drama social dirigido por Santiago Zannou se llevó los tres premios a los que estaba nominado: mejor dirección novel, mejor actor revelación y mejor canción original, estos dos últimos recibidos por «El Langui». Y es que, el cantante del grupo de hip hop La Excepción ha debutado en el mundo del cine haciendo doblete en los Goya, que se dice pronto.

¿La perdedora de la velada? Los girasoles ciegos. En efecto, la película basada en la legendaria novela de Alberto Méndez estuvo a punto de irse de vacío pese a partir con 15 nominaciones. El director José Luis Cuerda, que ya tenía un cabezón a la Mejor Película (El bosque animado) y otros dos como productor (Tesis y Los Otros), se tuvo que conformar con el Goya al mejor guión adaptado, compartido con el fallecido Rafael Azcona. Con todo, a Cuerda se le sigue resistiendo el Goya al mejor director.

Por su parte, los otros dos títulos nominados a mejor película tuvieron resultados desiguales. Los crímenes de Oxford y Sólo quiero caminar se tuvieron que conformar con 3 y 1 Goya, respectivamente.

Por lo que respecta a los actores, Penélope Cruz volvió a subir a un estrado por enésima vez para recoger el premio a la mejor actriz secundaria por su interpretación de una pintora desquiciada en Vicky Cristina Barcelona. Preguntada por Público sobre si le sorprendía haber obtenido tantos premios con una comedia, un género que suele claudicar ante los dramas en este tipo de ceremonias, Cruz aseguró que "cuando rodé la película ni siquiera sabía que estaba rodando una comedia. Estaba tan envuelta en la energía de María Elena que no conseguí sonreír hasta que acabé de rodar".

Además, el puertorriqueño Benicio del Toro recibió el premio al mejor actor por su interpretación de guerrillero en la producción española Che, el argentino, dirigida por Steven Soderbergh. "Es importante que vean esta película en EEUU", afirmó.

Por su parte, la película chilena Acné, dirigida por Federico Veiroj, ganó el premio a la mejor película hispanoamericana. Y la rumana 4 meses, 3 semanas, 2 días, de Cristian Mungiu, el galardón a la mejor película europea.

El Goya de Honor fue para Jesús Franco, que recogió este Goya honorífico por toda su carrera como director. La sala entera se puso en pie para darle una gran ovación. Franco se declara "un enamorado del cine" que no cree merecer este reconocimiento, pero lo ha agradecido "encantado" ante el aplauso de un público entregado. "No me gustan las divinidades. Hacer películas es maravilloso, pero no más que dibujar un tebeo". El director aclaró que no pretende cerrar el círculo con este premio: "Que lo cierre el que me entierre".