Público
Público

Massoud Bakhshi:"Hemos salvado la vida de un hombre condenado a la horca"

La recaudación de 'Yalda, la noche del perdón' se destinó a cubrir el 'pago de sangre' de un condenado a muerte y salvó la vida. Además, la película ha logrado terminar con un aberrante reality show en el que se decidía en directo el perdón de una persona sentenciada a morir.

Si Maryam no hubiera conseguido el perdón de Mona…
Una escena de 'Yalda, la noche del perdón'. Avalon

Vida y muerte. El cineasta iraní Massoud Bakhshi ha salvado la vida a una persona con su nueva película, Yalda, la noche del perdón, y al mismo tiempo ha conseguido terminar con una aberración macabra y abominable, un reality show en el que se decidía en directo el perdón de una persona sentenciada a muerte.

La justicia iraní permite, basándose en la Ley del Talión (ojo por ojo), que los familiares de las víctimas concedan o no el perdón a los condenados. Los propios jueces y los fiscales están obligados a intentar esa concesión. Diferentes activistas y ong's se dedican a visitar a las familias para intentar conseguir perdón para los reos. La película de Bakhshi, inspirándose en el despreciable programa de televisión mencionado, narra la emisión de un reality durante la celebración del Yalda, la noche más larga del año. Maryam, una joven de 22 años, sentenciada a muerte tras matar por accidente a su marido, un hombre de 65 años, suplica por su vida a Mona, la hija del muerto. 

La recaudación conseguida por Yalda, la noche del perdón- Premio del Jurado a la Mejor Película en el Festival de Sundance- en su estreno en Irán se destinó a cubrir el 'pago de sangre' que estipula la ley para condenados a muerte a los que la familia concede el perdón. Con una ONG dedicada a ello, Massoud Bakhshi reunió el dinero que pedía la familia de la víctima, un joven que ingresó en la cárcel con catorce años y que iba a ser colgado en los próximos meses, a falta de recursos para pagar su 'deuda'. Ha salido libre con 30 años.

El cine, su cine, ha salvado la vida de una persona.

Sí. Hay mucha gente pobre que no tiene dinero ni de dónde sacarlo para el 'pago de sangre'. Con la recaudación de la película conseguimos salvar la vida de un hombre que llevaba quince años en la cárcel, condenado a la horca por matar en una pelea a otro hombre. Tenía catorce años cuando ocurrió. Muchas personas famosas de Irán han ayudado en esta campaña. Cuando estrenamos la película, al inicio de la pandemia, unas mujeres vinieron a decir que era la película que llevaban años esperando. Eran de la ONG con la que hemos trabajado luego. 

¿Si no se hubiera estrenado 'Yalda, la noche del perdón' y no se hubiera destinado la taquilla a esta causa, este hombre habría muerto ahorcado?

Sí. Hay que decir que los jueces hacen normalmente todo lo posible por aplazar lo máximo que puedan la ejecución, intentan ganar tiempo para que las familias se convenzan de que es mejor conceder el perdón. Este perdón de las familias solo es posible en casos de crimen involuntario, en otros, no. 

Además, el programa 'Luna de miel', en el que se inspiró ha sido cancelado, ¿verdad?

Sí y es un orgullo y me siento muy feliz por ello. Ha estado emitiéndose durante doce años y ha sido uno de los hits de la televisión iraní. En los años recientes éste era uno de los tres programas más vistos de la televisión, los otros dos eran cómicos. Decían que habían decidido hacer este programa para promover el perdón, pero tras el estreno de la película se ha dejado de producir sin ninguna explicación. Ya había y hay muchos activistas y muchas organizaciones que se dedican a lo que en Irán se llama 'la maravillosa excepción', que esta posibilidad de perdón, se dedican a explicar que la venganza no es la solución y que el perdón es bueno. 

La actriz Behnaz Jafari en una secuencia de la película. Avalon

¿Perdón o venganza frente a empatía, justicia y humanidad?

Todo está relacionado. No puedes perdonar si no hay empatía o humanidad. Toda la película es sobre esto. Hay una escena en la película, el atropello a un motorista, que muestra la falta de empatía y de perdón real en la sociedad iraní. La realidad es que en una sociedad no hay justicia si los individuos no creen en el perdón. 

La crítica más feroz de su película ¿es hacia los medios de comunicación?

Sí, aunque la película es sobre el perdón, quería dejar muy claro que no se puede hacer espectáculo de la vida de las personas, no se puede hacer un juicio en directo contra alguien que se juega la vida. 

Lo mismo que los circos romanos…

Exactamente. Y eso se hace cada segundo en los medios de comunicación. La mayoría de nosotros ignoramos esos programas, es nuestra elección, pero hay mucha gente que los ve. Es como en los tiempos de los gladiadores, una competición por la vida o la muerte. 

La condenada es una mujer y su matrimonio era temporal… Todo es humillante, denigrante para la mujer…

Los matrimonios temporales ocurren realmente. Suelen hacer uso de ellos hombres ricos y viejos. Y, por muy dramático que resulte, es legal. En las grandes ciudades se ve cada vez menos, pero en los pueblos perviven con fuerza esas tradiciones antiguas. Muchas mujeres aceptar estos matrimonios porque quieren que sean permanentes. En la película, la madre de Maryam es la que la convence por la inestabilidad económica que le va a dar.

La actriz Sadaf Asgari. Avalon

En realidad parece que todo es cuestión de dinero, ¿el clasismo es tan fuerte como la religión en Irán?

Por supuesto la intención del reality de televisión era hacer dinero. En la película se ve a unos cuantos personajes cuya motivación no es el dinero. Uno de ellos es el motorista al que Mona, que es una mujer rica, atropella. Al principio no se enfada, solo le dice que debía ir con más cuidado. Pero ella intenta darle dinero para quitárselo de en medio y ahí él se enfurece y explota. La gente rica es lo que hace, solucionar todo con dinero. 

Si Maryam no hubiera conseguido el perdón de Mona…

…hubiera sido colgada.