Público
Público

"No necesito a Hollywood para realizarme"

La actriz Maribel Verdú protagoniza 'Tetro', de Coppola, y asegura no sentir ninguna inquietud por cruzar el Atlántico

MARÍA GARCÍA TORRES

En la alfombra roja de la gala de los Oscar de 2007 una mano toca el hombro de Maribel Verdú. Al girarse, le dicen: "Hello, Im Francis Ford Coppola". "¡Como si no lo supiera, con esa cara!" explica la actriz a Público. "Me quedé de piedra, sobre todo cuando me felicitó por mi trayectoria y por mi trabajo en El Laberinto del Fauno. Lo único que se me ocurrió fue abrazarle y decirle: Coppola, youre the King".

Para ella fue como si ya hubiera ganado todos los Oscar. "Mis amigos me decían: Mira que si te llama para grabar El Padrino IV.... Tres meses después, Coppola se enteró de que Maribel estaba de vacaciones en México. Llamó a su representante para solicitarle que se reuniera con él en Guatemala. "Le pedí que dijera que no, que le explicara que con mi inglés no podía irme a pasar unos días con él, y más yo, que no paro de hablar, imagínate qué imagen".

Pero al final, Maribel fue y hubo barbacoas, chapuzones en la piscina y comidas distendidas. "Yo no pregunté para qué me quería allí y él tampoco explicó nada. A mí lo único que me importaba era que me iba a llevar la experiencia de haber estado ese tiempo fantástico conviviendo con él y conociéndole. Fueron unos días inolvidables".

Tres meses más y Maribel recibe el guión de Tetro. Nuevamente, se vio tentada a decir que no: "Siempre tengo miedo a defraudar, cuantos más años llevas en la profesión, más te exiges. Yo no quería defraudar a un director como Coppola y era la primera vez que me proponían rodar en inglés. Estaba cagada de miedo" admite Verdú. Como también reconoce que, cuando le llegó el guión de la película, lo leyó con otros ojos porque era de Francis Ford Coppola, "y me gustó. Pero, aunque no me hubiera gustado, la hubiera hecho igualmente, no hay que ser hipócrita", comenta la intérprete.

"Al principio del rodaje de Tetro lo pasé muy mal, tenía mucho miedo. Siempre me pasa lo mismo, pero esta vez era todo más difícil. Eso sí, los malos rollos me los paso yo sola en casa, en los platós intento parecer muy segura", comenta Verdú. La intérprete también desmiente los mitos sobre aquel Coppola excéntrico que mandaba traer aviones con pasta fresca desde Italia a los rodajes de Apocalypse Now. "Cuando estábamos en Guatemala me enseñó fotos de los rodajes históricos, allí con su mujer, allá con su hija Era muy emocionante, y al mismo tiempo muy humano, muy familiar. La gente cambia y de todo eso que se cuenta, en Coppola no queda nada". Verdúlo define como un director caótico, imprevisible, "genial". Y como una persona cercana, modesta.

Pese a la conexión que ha habido entre el cineasta y la actriz, Coppola no ha podido acompañarla en la promoción española de Tetro, ya que está inmerso en la gira promocional por EEUU. "La verdad es que me siento un poco sola al tener que defender la película sin la ayuda del director ni de otros actores. Es un peso muy grande y te sientes un poco rara con tanta responsabilidad encima", comenta la actriz.

Aún así, Verdú lo hace bien, esquiva las preguntas sobre las calificaciones negativas que está obteniendo el filme. "No sé lo que opina Francis al respecto, no hemos hablado de eso. A un sector de la crítica le encanta y a otro no le ha gustado nada pero, yo qué puedo decir, estoy en el bando de los que les gusta, esta película ha significado mucho para mí", defiende la actriz. Al tiempo, asegura que jamás se mete en proyectos que no la convencen: "Luego tienes que defenderlos delante del público y, si no te los crees, no hay nada que hacer. A mí, Tetro me emociona y es una película que no deja indiferente", afirma Verdú.

Pese a los rumores, Verdú no tiene ninguna inquietud por intentar desarrollar su carrera en el cine norteamericano. "Admiro a quienes lo han hecho, pero tienes que ser de otra pasta. Yo hecho mucho de menos a mi gente; cuando he ido de promoción a EEUU me he sentido menos que una persona".

Además, asegura estar orgullosa de su carrera en el cine español, mexicano y argentino: "No entiendo por qué para llegar a ser grande tienes que pasar por Hollywood. ¡Vivir de lo que te gusta hacer ya es un triunfo! Todo el mundo me pregunta si no sueño con ir a Hollywood, es una pesadilla, pero para mí ya es un éxito trabajar aquí", sentencia la actriz.

Y la verdad es que trabajo no le falta. En la recámara tiene nada más y nada menos que cinco proyectos, entre los que destaca una versión muda y en blanco y negro sobre Blancanieves. Ella interpretará a la malvada madrastra, "pero de los proyectos no me gusta adelantar detalles", dice la actriz. Aunque el caso es que de Tetro tampoco habla demasiado, de Coppola sí: "Es que hay que reconocerlo, es muy importante que un director de ese calibre internacional trabaje con actrices españolas", afirma Verdú.