Público
Público

Colman Domingo: "Más políticos deberían ver 'Fear the Walking Dead'"

El actor y su compañera de reparto en la serie de Robert Kirkman, Alycia Debnam-Carey, visitaron Madrid para del camino hacia el que transita la serie, que regresa el próximo lunes 22 con la segunda parte de la segunda temporada.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

El próximo día 22 regresa la segunda temporada de 'Fear the Walking Dead'

Advertencia: Este texto contiene spoilers si no se ha visto hasta el séptimo episodios de la segunda temporada

Rotos, así dejó el parón de mitad de temporada de Fear the Walking Dead a espectadores y protagonistas. Los sucesos ocurridos en el último episodio de la primera tanda plantearon una situación nueva para todos y cada uno de los implicados en la trama. Los Manawa-Clark han visto como los acontecimientos han acabado por superarles y romperles como familia. Nick y Travis caminan tierra adentro en busca de esa cordura perdida por el primero. Nick ha cortado lazos con su madre y vuelve a deambular solo, alejado de los suyos.

A Madison ya solo le queda Alicia. Ambas tendrán que superar lo ocurrido y adaptarse a una nueva situación que no estaba contemplada en su esquema, como tampoco lo estaba en el cuadriculado plan de Victor Strand. Fear the Walkind Dead regresa el próximo 22 de agosto a AMC con el propósito de recoger las piezas del puzzle que aún le quedan intactas para construir el nuevo mapa por el que se guiará la serie de Dave Erickson y Robert Kirkman, creador también de The Walking Dead.

“El nuevo plan es que no hay plan”, sentencia Colman Domingo, actor que da vida al misterioso Strand, a su paso por Madrid para hablar con medios y fans sobre lo que les depara la segunda tanda de episodios, cuyo estreno tendrá lugar de manera simultánea en AMC la madrugada del domingo 21 al lunes 22 de agosto a partir de las 3:30 horas en VOSE y unas horas más tarde, a las 22:10, doblado.

El plan de Strand estaba claro: solo tenía que sobrevivir para reencontrarse con su adorado Thomas Abigail. Con lo que no contaba era con llegar tarde. A tiempo para despedirse de él, pero no para salvarle. Se ha quedado sin hoja de ruta, explica Domingo, “lo cual es lo más devastador para Strand. Es un hombre de costumbres. En la civilización de hoy en día todo se puede planificar, hay hoja de ruta para todo. Pero ahora no hay nada y hay que crearlo. En la segunda parte de la temporada hay muchas pérdidas y tiene que recalibrar como si fuese Google Maps”. Sin rumbo, une fuerzas con lo que resta de la familia de Madison y con Ofelia, que se ha quedado sola tras el dramático final de su padre.

Si antes todos caminaban juntos como un único batallón unido a la fuerza contra los zombies, ahora mantienen cuatro frentes abiertos. En uno de ellos se encuentra Nick, uno de los personajes más interesantes y con más matices de la serie y al que han dedicado el regreso. Un octavo episodio en el que seguir la pista a este adolescente exdrogadicto capaz de infiltrarse entre los caminantes y pasar por uno de ellos. No será hasta el noveno episodio cuando la acción recupere al otro frente abierto, en el que se sitúan el grueso de los protagonistas.

En él, Strand y Madison conviven condenados a entenderse por su propio interés. “Creo que van a trabajar más juntos. Van a unir sus fuerzas para sobrevivir. Dos personajes en polos opuestos que se parecen más de lo que parece. (…) Más políticos deberían ver la serie”, comenta Domingo en referencia al hecho de que dos seres tan opuestos logren el entendimiento. Incluso bromea comparando la situación de Strand y Madison como si se tratase de un republicano y un demócrata obligados a trabajar juntos. Tendrán que buscar dentro de ellos para hallar esta conexión y comprensión que el personaje de Alycia Debnam-Carey tanto ansía con su madre y que dará una mayor profundidad a su personaje en este regreso de la segunda temporada.

Nuevas dinámicas, alianzas y localizaciones

“Lo interesante al principio de esta segunda parte es que nos separamos y eso abre la puerta a nuevas dinámicas, alianzas y cada personaje se busca a sí mismo y su sitio en este nuevo mundo. Alicia tiene que encontrar su fuerza buscar su lugar y hacerle entender a su madre que es una adulta. Ahora están solas, su hermano ya no está. (…) No puedo hablar por el personaje de Kim, pero creo que ningún padre se rendiría con sus hijos. Es importante para Alicia que su madre la reconozca, que entienda que Nick hizo su elección. Darse cuenta de que Alicia la necesita desesperadamente porque parece que Nick siempre fue su favorito”, diserta la actriz que da vida a Alicia en una mesa redonda con periodistas.

Cambia la dinámica de los personajes, pero también la ambientación. Ahora la acción se traslada a México. Algo que para el actor que da vida a Strand es muy interesante porque coloca a los estadounidenses como los extranjeros en tierra extraña. Ahora ellos son los inmigrantes que han de adaptarse a un nuevo país con sus propias costumbres y tradiciones. Al final, la sensación que deja Fear the Walking Dead capítulo tras capítulo no es solo la de la lucha por la supervivencia en un mundo apocalíptico tomado por los zombies, sino la de una familia que lucha por permanecer unida ante la adversidad cuidando los unos de los otros. Y cuando la familia se rompe, como ocurría en el séptimo episodio de la segunda temporada que ahora regresa, entonces se construye una nueva.

“Creo que de una forma extraña al final de la primera parte de la temporada han formado una nueva familia que continua el viaje. Lo he visto en mi propia vida. La gente con la que te relacionas ahora no es la misma que hace diez años. La familia es maleable, no es forzosamente algo de lazos de sangre”, analiza Colman, periodista de formación y escritor que ha visto como esta serie le habría multitud de puertas. “Me ha dado la oportunidad de interpretar a uno de los personajes más complicados de la televisión” y, además, le ha dado “acceso a otras cosas, como una plataforma” hacia la fama a nivel mundial.

Esa que Alycia Debnam-Carey conquistó hace dos temporadas gracias a su personaje de Los 100 (serie emitida por Syfy en España). Ídolo de adolescentes a nivel mundial e icono para el colectivo LGTB por su papel de Lexa, reconoce que como actriz es mucho más complicado interpretar a una adolescente normal y corriente que a una guerrera. “Ser adolescente es más difícil. Es más fácil ser la guerrera o superheroína porque su personaje es más objetivo. Todo el mundo sabe a qué atenerse y tiene sus elecciones hechas. Una adolescente está sujeta a ciertos prejuicios, como cambios de humor, insolencia… Es difícil justificarlos y transmitirlos a un grupo. Son seres humanos que están aprendiendo a ser seres humanos y por eso son más interesantes”, analiza.

La obsesión por el Apocalipsis

En Fear the Walking Dead son los zombies. En Los 100, una inteligencia artificial. ¿Qué tiene el apocalipsis que tanto le gusta? No solo a ella, sino a los guionistas, productores y creadores en general. Porque cuando no es una cosa es otra. Una invasión alienígena. Un virus mortal. En el caso de Alicia reconoce que puede parecer raro que sus dos trabajos más importantes tengan que ver con el Apocalipsis, pero también considera que “tiene que ver más con el hecho de que hay muchas series sobre eso, mucho contenido apocalíptico. Creo que es porque es parte de nuestro subconsciente. Es un tema que trata mucho la gente, que refleja la fragilidad del ser humano en el universo, de que no cuidamos las cosas y podemos perderlo todo en un momento, sobre la mortalidad”.

Viendo este tipo de series, la sensación generalizada, la esperanza como espectador, suele caminar hacia la salvación de la raza humana. Que logre sobrevivir a la amenaza y fortalecerse. Así al menos lo ve Colman Domingo, quien reconoce que si le dejasen elegir un final, apostaría por uno cargado de esperanza. “Si no, no vale la pena. Creo que esta es la razón de ser de esta serie”, sentencia. Por su parte, su compañera de rodaje apuesta por algo parecido, en tono de humor, algo como un solo hombre y una sola mujer recreando la Biblia. Ya en serio, y con la respuesta más meditada, sugiere un final mucho más brutal. Que todo acabe, la extinción. “Qué pasa si no hay más, un mundo sin esperanza. La gente estaría hablando de ello durante semanas”. Desde luego no le falta razón.

De momento, para el final aún quedan muchos capítulos. La segunda parte de la segunda temporada regresa ahora a AMC y hay una tercera confirmada para el próximo año.