Público
Público

David Serrano atiza la guerra de sexos

El cineasta se embarca de nuevo en una comedia musical

RUBÉN ROMERO

Una mezcla de talento y oportunismo (que cada cuál decida el porcentaje) ha convertido a David Serrano (Madrid, 1975) en un referente de la vida cultural española. Tras el fracaso de Días de cine(2007) y el éxito de su libreto para el musical Hoy no me puedo levantar, vuelve a ponerse detrás de la cámara en Una hora más en Canarias, un vodevil con números musicales, a la manera de las populares El otro lado de la cama y Los dos lados de la cama (Emilio Martínez Lázaro, 2002 y 2005), escritas por Serrano.

Esta vez, sin embargo, la acción se desarrolla en Tenerife por imposiciones del guión. 'Necesitábamos que el personaje principal (Quim Gutiérrez) hiciera un viaje en avión, y Valencia estaba demasiado cerca. El norte de Tenerife tiene un aspecto de cuento', explica el cineasta. 'Garachico, donde hemos rodado la película, parece Cartagena de Indias'.

'La música de Augusto Algueró está a la altura de Cole Porter'

Serrano, como es habitual, centra la acción en la guerra de sexos, en la que un destacable Quim Gutiérrez se las ve y se las desea por conseguir el amor de tres féminas (en especial de una espléndida Angie Cepeda). 'El hombre de esta película sufre muchísimo, ellas son las que toman todas y cada una de las decisiones, hasta reducir a Quim a un mero objeto sexual', cuenta.

La guinda la pone el regreso del director a las escenas cantadas que le dieron fama y dinero, eso sí, esta vez menos numerosas. 'Lo que propongo a los espectadores a los que no le gustan los musicales son interludios cortitos que aportan humor y belleza a la película', razona.

El director prepara ahora un musical basado en Joaquín Sabina

De entre la selección musical de Una hora más en Canarias, destaca el clásico de Marisol, Estando contigo. 'He querido hacer un guiño al cine musical de este país. Augusto Algueró es un súper músico que si hubiera nacido en EE UU sería un clásico. Tuvo que trabajar en un contexto determinado y hacer cosas muy por debajo de su talento. Las melodías de sus canciones están a la altura de Cole Porter o Ira Gerswhin'.

La reivindicación de la comedia del desarrollismo franquista parece haberse convertido en un mantra del festival, inexplicable para algunos, pero no para Serrano: 'No hay que ensalzar esa época, pero tampoco demonizarla. Actores como José Luis Ozores o Antonio Casal son maravillosos, aunque no tuvieron oportunidades para destacar'.

Mientras se prepara el estreno, Serrano no para: dirige el musical Hoy no me puedo levantar en Barcelona y prepara el libreto de su siguiente opus magna, un musical basado en otra súper estrella del pop español, Joaquín Sabina. 'Estrenamos el año que viene, a ver qué tal sale'.