Público
Público

El delegado en Euskadi pide que no se venda el Counter-Strike inspirado en ETA

Carlos Urquijo califica el videojuego, que incluye a "separatistas" con txapela y pasamontañas blanco, de "disparate absoluto"

PÚBLICO / AGENCIAS

Uno de los videojuegos de acción más populares entre los jóvenes durante la última década, el emblemático Counter-Strike, ha traído la polémica a España con su última versión, en la que uno de los bandos que pueden elegir los usuarios son unos terroristas con una estética inspirada en la que utiliza ETA . No es nuevo que la industria de los videojuegos recurra a la realidad para recrear sus escenarios, de forma que en los últimos tiempos se ha podido disparar a Bin Laden o asesinar a Fidel Castro, sin protesta alguna.

Sin embargo, la inclusión de unas txapelas y capuchas blancas a los terroristas, sin indicar directamente su pertenencia a ETA, ha sido descrita como un "disparate absoluto" y una "inmoralidad" que "humilla" a las víctimas por el delegado de Gobierno central en Euskadi, Carlos Urquijo, quien ha pedido que no se ponga a la venta el videojuego.

Lo mismo ha hecho la asociación de consumidores Facua, que ha sacado una nota de prensa pidiendo al fabricante de Counter-Strike: Global Offensive , el estadounidense Valve, que elimine la simbología etarra de su videojuego, que saldrá al mercado el próximo 21 de agosto, "por sensibilidad y respeto a la memoria de las víctimas y sus familiares".

"Banalizar un problema que sigue latente en España e invitar a la diversión en torno al terrorismo mediante un videojuego delata una enorme falta de sensibilidad por parte de sus creadores", señala Facua.

Por su parte, Urquijo ha confiado en que la cuestión se resolverá sin tener que recurrir a medidas "coercitivas" como las judiciales y ha apelado al "sentido común" de la empresa, a la que alguien "tiene que abrir los ojos" para resolver la polémica "de manera amistosa y sin recurrir a otras vías".