Público
Público

Las demandas judiciales acosan al galerista Larry Gagosian

El marchante suma una nueva demanda tras haber perdido el caso 'Prince-Cariou'

CONXA RODRÍGUEZ

Es el precio del éxito. A Larry Gagosian o Gogo, el marchante de arte de más envergadura del mundo, no sólo le van detrás artistas para que los represente, sino que también le fustigan un tropel de abogados a raíz de demandas judiciales contra él. El coleccionista británico Robert Wylde le pide ahora 4.5 millones de euros por daños y perjuicios por la venta de un cuadro que pertenece en un 31% al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Ocurre justo después de que el fotógrafo Patrick Cariou ganara una demanda contra Gagosian y el artista Richard Prince por infringir los derechos de autor al vender sin permiso 41 fotografías del propio Cariou que Prince había modificado.

Robert Wylde era un buen cliente de Gagosian a tenor de los casi cinco millones de euros que gastó del 2004 a 2009 en diez obras de arte. En agosto de 2009 compró por dos millones de euros La prueba del ojo inocente, del americano Mark Tansey, un lienzo que es una socarrona burla a los críticos de arte. Al cabo de unos meses de la venta, la galería informó al coleccionista de que un tercio del cuadro pertenecía al Museo Metropolitano de Nueva York porque la familia Cowles, propietaria de la obra, así lo había fijado con el museo. Virginia Coleman, portavoz de Gagosian Gallery, afirma que "mientras la demanda está pendiente de resolución no podemos comentar el caso, pero sí decir que Gagosian defenderá con vigor la pulcritud con la que ha comercializado algunas de las obras de arte más importantes del mundo en los últimos 30 años, y las obras que son motivo de la demanda".

Según la portavoz, "Charles Cowles [propietario del cuadro] se nos presentó como el propietario legítimo, la galería se comportó de forma correcta". En el Museo Metropolitano aseguran que la pintura "es un regalo, prometido por la familia Cowles en honor de William Lieberman [fallecido comisario de la institución]". En su demanda judicial, el coleccionista añade que, además, Gagosian incumplió el acuerdo de la venta del lienzo Enfermera millonaria, de Richard Prince, al acordar un precio de casi dos millones de euros. Antes de cerrar la transacción, la galería se desdijo y la obra fue vendida en Sotheby's por tres millones de euros.

Richard Prince, representado por Larry Gagosian, ha sido el motivo de la demanda perdida por el galerista por infringir los derechos de autor del fotógrafo Patrick Cariou. Este último publicó el libro Yes, Rasta sobre rastafaris jamaicanos. Unas 41 fotos fueron reutilizadas por Prince para la serie Canal Zone. En el juicio Prince reconoció el "uso justo" de las fotos de Cariou aduciendo que había "transformado el original en lugar de crear imágenes derivadas". La jueza Deborah Batts, en cambio, esclareció qué significa "uso justo" y ordenó a los demandados "entregar para destruir todas las copias infringidas".