Público
Público

Después de perseguir las descargas, EEUU quiere ir ahora a por el 'streaming'

El Gobierno propondrá en el Congreso que se persiga este "cambio tecnológico reciente para distribuir contenido ilegal"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de EEUU busca nuevas vías para terminar con la piratería y así las recoge en su Libro blanco. En el documento se contempla un aumento de las penas por delitos relacionados con los derechos de autor. Entre las medidas se encuentra una persecución contra los proveedores y los usuarios que utilicen contenidos en 'streaming' sin derechos. Por el momento son propuestas a plantear en el Congreso.

Para esta batalla, han confeccionado una nueva propuesta para su Congreso enfocada a aumentar las sanciones y las persecuciones. El documento se ha dado a conocer como El libro blanco de la propiedad intelectual.

Desde el inicio del documento el Ejecutivo deja clara su postura: considera que la piratería 'causa daños económicos y amenaza la salud y la seguridad de los consumidores estadounidenses'. En el caso de la piratería, la propuesta que pretende llevar al congreso el gobierno americano se muestra muy severa. Según el documento, las penas actuales contra los piratas no son suficientes. El libro blanco defiende una subida de las penas y un tratamiento diferente para todos aquellos usuarios que sean reincidentes.

El análisis que han realizado los expertos de la Casa Blanca también introducen un nuevo agente a perseguir. 'Uno de los cambios tecnológicos recientes es el 'streaming' de contenido ilegal' explican en el Libro blanco. Las autoridades consideran que su código penal debe incluir no solo la distribución sino también reproducción de estos contenidos como un delito.

La propuesta del Gobierno es que esta práctica sea condenada, persiguiendo a los usuarios que estén consumiendo este tipo de contenidos. En el 'Libro blanco' se precisa que 'las infracciones por 'streaming' o por otras nuevas tecnologías deben ser consideradas infracciones graves'. De esta manera se propone la posibilidad de que las autoridades tengan acceso a la información que les pueda ayudar a perseguir a las personas que no respeten los derechos de autor en la distribución o el consumo de contenidos en 'streaming'.