Público
Público

Días de Navidad Pau Freixas: "Hay algo de 'Días de Navidad' que sirve como recipiente para que metas tus propias emociones"

El director y guionista de 'Sé quien eres', Pau Freixas, estrena nuevo trabajo hoy en Netflix, 'Días de Navidad', una miniserie de tres episodios con un reparto femenino en el que reúne a un grupo de actrices de las que coleccionan premios y halagos.

Captura de la serie 'Días de Navidad'. / Netflix

Ángela Molina, Charo López, Victoria Abril, Verónica Forqué, Nerea Barros, Elena Anaya, Verónica Echegui, Anna Moliner, Alicia Borrachero… El reparto de Días de Navidad produce vértigo. Todas ellas juntas -aunque la única que coincide con todas es Borrachero ya que el resto se dividen según su edad para protagonizar los capítulos dos y tres- cuentan, junto a Frances Garrido, una historia de personajes. La suya es la de cuatro hermanas que guardan un gran secreto familiar y muchos personales que pugnan por ir saliendo en torno a la mesa que les reúne en Navidad en tres momentos clave en sus vidas a lo largo de medio siglo.

Precisamente eso, lo de sentar a tanto personaje en torno a una mesa, es algo que a Pau Freixas, director y guionista de Días de Navidad, le producía mucho respeto a la hora de rodar. Sea por ese temor, por la importancia que tiene o por el acertado planteamiento a la hora de ir cambiando el punto de vista y que el espectador se sienta como uno más de la familia, el resultado es que algunas de las mejores secuencias de la serie son las vividas alrededor de la mesa de ese comedor anclado en el tiempo. Esas y las de una cocina en la que las hermanas entran y salen siempre seguidas por la cámara para remover lo que bulle en la olla y, de paso, hacer alguna que otra revelación capital.

"Me enfrenté a ellas con mucho respeto y mucho miedo por poder controlar eso y que se retratará como yo quería que fuera. Luego, estaba tan bien el casting, son tan buenos… y el guion creo que en este sentido acompañaba bastante… Como estaba muy preocupado por eso, me concentré mucho en que todo el rato estuviera claro quién habla. Siendo una serie de Navidad, había que sentarles a la mesa", explica el director de Héroes. El empeño en que todo saliese bien fue tal que el resultado son auténticas coreografías. Al final, una vez hecho, reconoce en su conversación con Público que no fue "tan duro". Es algo que dice que siempre le ocurre, que "cuando te fijas mucho en algo y estás muy preocupado, al final no acaba siendo el problema y este sale por otro lado. Estoy muy contento del retrato alrededor de la mesa".

Captura de la serie 'Días de Navidad'. / Netflix

Más allá de esa cuidada puesta en escena, esta serie, como todas según su creador, cuenta con dos lecturas. Por un lado estaría ese "relato de acontecimientos, un secreto que acaba arrastrándose a lo largo de los años en esta familia". Y luego está "el cómo contar una serie a través del tema, de qué estamos hablando". En este sentido, apunta que desde su punto de vista Días de Navidad -que cuenta con un remake muy libre alemán estrenado antes en Netflix- "no deja de ser una serie que habla, por un lado, del espíritu navideño, de la emocionalidad que hay en las familias, de la voluntad que tenemos todos de estar juntos, de querernos.

Y, por otro lado, de esa transferencia, de esa construcción de las personalidades de cada uno de nosotros a través de lo que nuestros padres nos han transmitido, lo que nos han contado, lo que no, lo que nos han sobreprotegido, lo que nos han escondido y todas esas cosas que hacemos a nuestros hijos, yo a los míos y mis padres a mí, que de alguna forma nos condicionan en nuestra forma de enfrentarnos a la vida".  

Si genera algo en el estómago, funciona

Todo eso está, como dice Freixas, en su nuevo trabajo, en el que su singularidad reside que en son solo tres capítulos, pero cada uno con un tono distinto. Los personajes son los mismos, cuatro hermanas en tres momentos distintos de su vida: niñez, madurez y vejez. "Para mí cada capítulo tiene el tono de los personajes protagonistas. Como en el uno son niñas, la visión del mundo es más naif. En el dos están más controvertidas con ellas mismas, tienen más problemas con su forma de ser y por lo tanto es un poco más psicológico y más duro. Y el tres es como una especie de comedia negra, tragicómica, por la perspectiva del tiempo, por la nostalgia, pero al mismo tiempo el qué más da ya". Todo eso junto es lo que hace que Días de Navidad, en su conjunto, "sea muy difícil de definir". 

La indefinición, la imposibilidad de ser colocada en un único género, no tiene por qué ser algo negativo sino que, como analiza Freixas, en una época en la que las series han evolucionado de tal manera que se puede hacer de todo, "tomar riesgos" es algo que agradecen los espectadores. "Yo, como espectador, lo agradezco. Que sea algo distinto, que arriesguen por algún lado. Luego la cuestión es si esto genera algo. Si a ti, como espectador, el estómago te genera algo, pues es que el formato ha tenido éxito, aunque la cabeza piense: Estaba viendo una serie de niñas y ahora una de mujeres. Pero, al final, cuando acabas, dices, hostia, todo junto significaba algo y a mí me ha llegado. Entonces, para esa persona ha funcionado". En el caso de la que hoy llega a Netflix lo que genera es que, aunque se pueda tener un capítulo preferido sobre otro -precisamente por el hecho de ser tan diferentes-, siempre se acaba soltando alguna lágrima. 

Captura de la serie 'Días de Navidad'. / Netflix

No está buscado, pero pasa. El tono, los personajes, sus dramas internos y sus tropezones en la vida contribuyen a ello. Eso y las actuaciones tanto de quienes hacen de las hermanas niñas como de quienes les dan vida en su vida adulta y madura. Aunque, en lo que se centró más quien creó a Valentina, María, Sofía y Esther fue en las "estructuras psicológicas de cada uno de los personajes y en lo que representaba cada una de ellas. Para mí cada una de las mujeres representaba una forma de vivir el conflicto que habían tenido en el capítulo uno. Una era la culpa, otra la deuda, otra la negación y la otra el rebelarse contra eso aunque luego no pueda hacerlo porque es incapaz de hablar de su propio conflicto". Eso provocó que una vez acabada la serie surgiese la duda de si emocionaba o no. Él creía que no, se hicieron pases y quienes la vieron salieron llorando. 

La explicación de Freixas sobre ello es que "hay algo de la serie que sirve como recipiente para que tú metas también tus propias emocionalidades respecto a la familia, la madre, la hermana… El clima navideño también te coloca el estómago de esa manera y todo eso empuja hacia ello, pero yo nunca fui a apretar el melodrama voluntariamente. Igual está hecho, pero no ha sido queriendo". 

La verdad, la quinta 'hermana'

La quinta hermana en esa familia encabezada por Mateo (Francesc Garrido), un hombre que en plena posguerra se llevó a su familia a vivir en medio de la montaña para criar a sus hijas en un entorno mucho más amable y casi idílico, es la verdad. O quizá la mentira, que está mucho más presente en sus vidas a lo largo de los años que decir las cosas como estas son realmente. En parte por esa sobreprotección casi inherente al ser humano hacia los seres queridos que hace que a veces no se digan las cosas por no hacer daño, para proteger. Lo hacen los padres, y de eso hay mucho en Días de Navidad, pero también los hermanos, hijos, cónyuges… "Desde la buena fe", puntualiza Freixas, "pero al final se acaban construyendo pequeños monstruos que están escondidos debajo de la alfombra, que son cosas que no se han contado nunca y tabús y eso acaba condicionando las personalidades". Y, parafraseando a Alicia Borrachero (la madre de la historia), añade que "la verdad no mata, al contrario, es sanadora".  

Captura de la serie 'Días de Navidad'. / Netflix

Lo que ocurre con la mentira y la verdad es que, como les sucede a los miembros de esta familia numeros, "cuando estamos en medio del conflicto no somos capaces de ver que la verdad es el camino bueno, porque te parece que estás haciendo algo bueno no diciéndola". La serie va encaminada hacia eso, hacia ese tercer capítulo con las niñas convertidas en Ángela Molina, Charo López, Victoria Abril y Verónica Forqué en el que las cuatro están ya de vuelta de todo y solo quieren pasar página antes de cerrar su libro. Al preguntar a Freixas por el hecho de que la palabra Navidad en el título implica ciertos acuerdos' con el espectador sobre cómo acabará la historia, este recuerda en su respuesta que él siempre es "positivo".

¿Y Sé quién eres? ¿Y el atropello mortal de Xavi en Héroes? Preguntas legítimas que se harán quienes haya seguido su carrera y qué el mismo saca a colación durante la entrevista. A la primera responde que ganaron con los que él iba, por muy amorales que fuesen. Sobre la segunda: "Es verdad que he hecho cosas. En Héroes mataba al niño, pero luego me dediqué media hora, desde que lo mataba hasta que acababa la peli, intentado levantarlo. Había una lucha mía, que siempre la tengo, para intentar reconciliarme con un final positivo". En el caso de Días de Navidad, "es más liberador que feliz. De repente te remueve cosas que te deja un poco ahí". Para entender a qué se refiere hay que ver la miniserie, desde este viernes disponible en Netflix.