Público
Público

"Se dice que somos unos sacrílegos"

Los Planetas continúan su aventura flamenco-psicodélica con 'Una ópera egipcia'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Planetas se salieron de la órbita clásica del rock hace tres años con La leyenda del espacio, disco basado en palos flamencos.

El éxito de crítica compensó el disgusto de sus fans más conformistas y ahora, con Una ópera egipcia (Sony), se internan en un bosque donde crecen colombianas, seguiriyas y peteneras envueltas en un luminoso pop o sumergidas en un psicodélico océano de ruido.

'Se dice que somos unos sacrílegos', dijo hoy Jota, su cantante, recostado en un sofá de la sede de su discográfica en Madrid. Él se refería a los puristas del flamenco, pero la afirmación se puede hacer extensiva a parte del público indie, incómodo al comprobar cómo su grupo de referencia parte de nuevo en una planeada expedición en busca del duende.

Se ha escrito que en Una ópera egipcia el peso del flamenco es menor y que parte del disco responde al estilo clásico del grupo. Sin embargo, una escucha más atenta revela que ambos estilos se han integrado de forma tan precisa y cohesionada que ya no se sabe dónde empieza uno y termina el otro, un logro que debería ser el objetivo de cualquier intento de fusión. Jota está de acuerdo: 'Hemos aprendido nuevas cosas sobre el lenguaje flamenco y cómo interrelacionarlo con nuestro lenguaje. La base fundamental del disco son las canciones de la tradición andaluza, pero el sonido sigue siendo Planetas'.

'Si el anterior disco hubiera fracasado, no habríamos hecho este', dice Jota

Aunque reciban críticas en foros de Internet, los granadinos cuentan con una sólida base de fieles que mantienen el barco a flote.

'Si el anterior disco hubiera fracasado, no hubiéramos hecho este, seguramente nos hubiéramos desanimado. La música responde mucho a los estímulos que recibes de tu público. Si le interesa lo que haces, sigues trabajando; si no, dejas de hacerlo', explica Jota.

El grupo cuenta con la bendición de Enrique Morente (pionero de la fusión entre flamenco y ruido en los noventa junto a Lagartija Nick), que presta su voz en la abismal La pastora divina, seis minutos indomables de ruido oscuro, quejíos lisérgicos y ritmo procesional. 'A Morente le encanta el disco. Dice que esto que estamos haciendo con el flamenco es importantísimo', reconoce el cantante de Los Planetas.

El disco tiene más novedades. Ana Fernández, también conocida como La Bien Querida, canta La veleta y hace coros en No sé cómo te atreves (lo más cerca que han estado Los Planetas de Pimpinela). Además, hay coqueteos con la electrónica, senda que en principio no les seduce completamente. 'Yo me divierto más con una guitarra que con un teclado. La base del grupo es la guitarra, la batería y el bajo', subrayó ayer Florent, el guitarrista.

Internet les ha facilitado el acceso al repertorio flamenco 

Jota, que ha sido el Planeta que más a fondo se ha metido con el flamenco, reconoció que Internet le ha ayudado a conocer el repertorio tradicional: 'Internet facilita el acceso al catálogo eterno de flamenco: La Niña de los Peines, Antonio Chacón, Manolo Caracol. Hay miles de grabaciones que antes era imposible encontrar'.

Publicado en 2007, La leyenda del espacio llegó después de los dos discos más flojos de la trayectoria del grupo, que presentaba claros signos de agotamiento. ¿Fue el flamenco una válvula de escape?: 'No lo llamaría agotamiento —afirma Jota—. Vas buscando cosas que te motiven, que te hagan moverte y tiras por ahí. Para mí, la tradición del rock and roll está decayendo, no me interesa tanto como antes. Creo que hay que buscar cosas nuevas por otros sitios'.