Público
Público

Dolor y gloria Banderas, premio al mejor actor europeo por su papel en 'Dolor y gloria'

El mejor filme de animación fue para 'Buñuel en el laberinto de las tortugas', de Salvador Simó, coproducida con Holanda.

Antonio Banderas y Leonardo Sbaraglia, en 'Dolor y gloria', de Pedro Almodóvar.

EFE

El español Antonio Banderas fue distinguido hoy en Berlín con el premio al mejor actor de la Academia del Cine Europeo por su interpretación en la película Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar.

Banderas, en conexión en directo desde su Teatro del Soho, en Málaga, dio las gracias a la Academia y se disculpó por no estar en Berlín para recoger su premio.

De Almodóvar dijo que es "un milagro" que ocurrió en su vida, y agregó que el cineasta es el hombre que admira, respeta y ama. Del filme dijo que ha sido uno de los momentos "más increíbles" que ha pasado en su vida ante una cámara.

'La favorita' barre a sus rivales

El filme La favorita, del director griego Yorgos Lanthios se alzó hoy en Berlín con el galardón a la mejor película en la 32 edición de los Premios del Cine Europeo.

La coproducción británico-irlandesa La favorita se lleva a casa además los premios al mejor director, a la mejor comedia y a la mejor actriz, para la británica Olivia Colman, además de varios distinciones técnicas.

España se lleva además del premio al mejor actor para Banderas, el de mejor filme de animación para Buñuel en el laberinto de las tortugas, de Salvador Simó, coproducida con Holanda.

Además, otros dos proyectos españoles se llevan sendos premios técnicos: el de mejor diseño de producción, para Antxon Gómez, por Dolor y gloria, y el de mejor sonido, para Eduardo Esquide, Nacho Royo-Villanova y Laurent Chassaigne, por la coproducción hispano-francesa "La noche de 12 años", de Álvaro Brechner.

Por otra parte, la coproducción rumano-española The Christmas Gift, del rumano Bogdan Muresanu, fue distinguido con el premio al mejor cortometraje, mientras que Irene Moray, directora del corto español Suc de síndria, se fue con las manos vacías.