Público
Público

Entretenimiento Series para hablar (y discutir) con el cuñado de la comida de Navidad 

‘Juego de tronos’ es la bicha que no hay que mentar. Hacerlo puede acabar en guerra civil y con los langostinos volando de un lado a otro de la mesa.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Years and Years, The Mandalorian, Stranger Things, Mira lo que has hecho, Juego de Tronos y Watchmen./ Elaboración propia

Para ejercer como cuñado no hace falta estar casado con el hermano o la hermana de nadie, basta con ser la típica persona aquejada de cuñadismo. Es decir, aquel ser humano con tendencia a dárselas de listo, tener opinión de cualquier tema que salga a colación y darla -sea preguntado o no- sin tener ni idea de lo que se está hablando. En cualquier reunión o aglomeración de gente en un contexto social siempre hay alguno y las comidas navideñas son un hábitat que se presta mucho a que den rienda suelta a su habilidad. Por eso, aquí va un pequeña lista de series estrenadas este año que harán saltar la chispa del cuñadismo en esa persona que todo el mundo tiene ahora mismo en mente.

‘Years and Years’

Years and Years es una de las series más comentadas del año y toda una sorpresa en el catálogo de HBO. Está producida junto a la BBC. De ahí que una buena parte de sus actores protagonistas sean británicos y la acción de esta miniserie compuesta de seis episodios transcurra principalmente en Reino Unido, aunque se hagan incursiones en otros países como, por ejemplo, España. Creada por Russell T. Davies, la premisa de la que parte es la de una sociedad muy similar a la actual a partir de la cual se proyecta cómo será el futuro del mundo si la escalada política, social y económica continúa por ese camino poniendo el foco en los hermanos Lyon. El resultado que vaticina da escalofríos. De ahí el éxito de una ficción que no deja de ser, como ese magnífico discurso de la abuela Muriel (Anne Reid), una suerte de tirón de orejas o aviso a navegantes para que la ciudadanía se dé cuenta de que aún hay tiempo para evitar la hecatombe.

Una serie, sin duda, que puede ser todo un campo de minas a la hora de hablar de ella con el cuñado. Con ella pueden pasar dos cosas. La primera, que se crea todo a pies juntillas y se dedique a reproducir uno tras otros los argumentos que da Davies, se ponga en plan agorero y les dé el turrón a todos. O, por el contrario, que intente rebatir cada uno de los hechos futuros vaticinados basándose en teorías y análisis políticos grandilocuentes que demostrarían, según él, que ese futuro que se pinta en Years and Years es imposible.

Stranger Things

A estas alturas todo el mundo sabe de qué va Stranger Things porque son tres las temporadas estrenadas y porque es uno de los grandes éxitos de Netflix. La nostalgia es lo que tiene, que bien planteada suele funcionar. Pero, así, resumiendo, y a grandes rasgos, la de los hermanos Duffer cuenta las aventuras de un grupo de antes niños ahora adolescentes que se enfrenta a una serie de monstruos venidos de un mundo llamado Upside Down donde reina la oscuridad y la humedad. Al principios son cuatro chicos, pero en la primera temporada se les suma Eleven, una niña con poderes. Después la pandilla va creciendo con más adquisiciones femeninas que dan diversidad al grupo, inteligencia y practicidad a la hora de resolver problemas.

Con Stranger Things los argumentos del cuñado de turno pueden ir por dos derroteros distintos también, porque nunca se sabe por dónde puede salir alguien de su especie. Puede ocurrir que la califique como la mejor serie de su vida apelando al argumento de que ya no se hacen películas como las de antes -cámbiese películas por series- y que como homenaje al cine de los ochenta esta es sobresaliente. O puede suceder justo lo contrario, que la acuse de ser un refrito de todo y esa sea su frase lapidaria para denostarla sin reconocerle su mérito a la hora de entretener, que, al fin y al cabo, es lo que busca.

The Mandalorian

The Mandalorian es una de las series del año por mucho que en España no se haya estrenado aún y haya que esperar a verla a que Disney+ desembarque en territorio nacional en marzo. Sin embargo, es complicado abstraerse de todo lo que la rodea y de los spoilers que sobrevuelan una producción que tiene como protagonista principal a un cazarrecompensas al que interpreta Pedro Pascal y que se ubica en la complicada cronología de Star Wars después de lo acontecido en El retorno del Jedi. Por suerte, Baby Yoda lleva ya unas semanas acaparando memes y ha logrado tapar la revelación de contenido realmente importante en la trama.

En este caso, el cuñadismo lo más probable es que vaya encaminado no tanto a comentar los posibles agujeros del guión y fallos a las referencias del universo creado por George Lucas como a justificar el hecho de estar viéndola de manera no legal con excusas como que ya se paga por otras plataformas, que Disney gana mucho o que se hace para evitar spoilers.

Watchmen

Una de las mejores opciones para disfrutar Watchmen es dejarse llevar a su mundo. ¿No se ha leído el cómic del que parte? No pasa nada. La experiencia es igualmente satisfactoria gracias a personajes nuevos como el de Angela Abar (Regina King), verdadera protagonista de esta continuación de la historia creada por Alan Moore y David Gibbons en las viñetas y llevada a su terreno por Damon Lindelof. Y si se ha leído, pues mejor, porque es uno de los mejores cómics de la historia y porque el juego de pillar las referencias en la serie tiene su encanto.

Dicho esto, el argumento por excelencia del cuñado no será convencer a quien no ha leído Watchmen de que lo haga, sino demostrar que es el fan número uno porque es capaz de pillar todos y cada uno de los guiños al cómic. Algo que hará también con quien lo haya leído, porque el cuñado siempre sabe (o eso se cree) más. De todo. Y de tebeos también, por supuesto.

Juego de Tronos

Tenía que estar en esta lista porque con ella la polémica está asegurada. Por su final en general o por el concreto dado a algunos de los personajes. Juego de tronos ha echado el cierre dejando a sus millones de seguidores huérfanos a la espera de la llegada de ese spin-off que les vuelva a llevar al mundo de George R. R. Martin. Poniente finiquitó su ciclo de guerras con un nuevo rey en el trono y en una especie de ejercicio democrático que les salió de aquella manera. Hubo muchas bajas, ganó el menos favorito, pero se celebraron grandes batallas como se prometió y escenas memorables para algunos de los personajes más queridos.

Eso sí, Juego de Tronos es como el Voldemort de las series. Mejor no mentarla y si alguien la saca a colación, dejarlo estar. Con el buque insignia de HBO es mejor no entrar en harina, porque entonces el cuñado sacará a pasear a ese guionista que hay dentro de él para destrozar el final que tanto le enfadó o elevarlo a los altares. Porque, si algo demostró el desenlace de Juego de tronos en redes sociales, es que hay mucho guionista sin serie por el mundo virtual.

Mira lo que has hecho

En Mira lo que has hecho, que va camino de su tercera temporada, Berto Romero consigue hablar de la paternidad y la maternidad sin tonos pastel. Contando las cosas tal y como son sin perder de vista el humor. Las miserias de ser padres, que las hay -léase el no dormir, la presión social que rodea al hecho en sí, las rabietas infantiles, la conciliación…-, quedan reflejadas en la pantalla. Esta es una de las mejores producciones propias de Movistar+ y forma buen tándem con otra suya, Vida perfecta. Esta segunda con el punto de vista de Leticia Dolera. No son opuestas, sino complementarias, y ver ambas da una idea bastante realista sobre la experiencia vital de tener un hijo.

Sin embargo, el cuñado que no los tenga solo verá exageraciones para provocar la carcajada. Porque, a ver, ser padre no es tan difícil y tampoco es para tanto, ¿no?. Y, si tiene descendencia, entonces será de los que va por ahí presumiendo de lo listos, guapos, obedientes y tranquilos que son sus vástagos porque a él se le da muy bien eso de educar, no como a los demás.