Público
Público

Erika Lust La directora Erika Lust reivindica un cine porno que retrate "otras masculinidades"

Entrevista a Erika Lust, cineasta, guionista, productora y pionera en el movimiento de pornografía feminista lleva desde el 2004 en el mundo del cine para adultos, dándole una vuelta de tuerca a la industria para ofrecer una alternativa a la pornografía tradicional.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

Erika Lust, cineasta, guionista, productora y pionera en el movimiento de pornografía feminista lleva desde el 2004 en el mundo del cine para adultos, dándole una vuelta de tuerca a la industria para ofrecer una alternativa a la pornografía tradicional, romper con el estereotipo de la sumisión y llegar a un sexo más real y más pasional. EFE/Ana Márquez

Erika Lust, cineasta, guionista, productora y pionera en el movimiento de pornografía feminista lleva desde el 2004 en el mundo del cine para adultos, dándole una vuelta de tuerca a la industria para ofrecer una alternativa a la pornografía tradicional, romper con el estereotipo de la sumisión y llegar a un sexo más real y más pasional.

Ha producido más de un centenar de cortometrajes basados en relatos que muestran la "diversidad sexual" que lleva a profundizar en un porno "más humano, más íntimo y más real", con el que reivindica el papel de la mujer en la sociedad, convencida también de que la industria cinematográfica debe cambiar.

En una entrevista a pocos días del 8M, Lust defiende que en el cine de adultos también se han de "retratar otras masculinidades" para luchar por una sociedad igualitaria, y asegura que hay que mostrar "hombres que comunican, buscan el consentimiento y están dispuestos a dar placer".

¿Se considera feminista?

Sí, por supuesto, soy feminista. Creo en la igualdad, en la importancia del activismo, de hablar sobre los derechos de todo el mundo y, sobre todo, de los de las mujeres.

¿Cómo la ha ayudado el feminismo?

El feminismo me ha ayudado para encontrar la fuerza para atravesar el negocio en él que estoy. Todos lo sabemos, el porno está muy centrado y es dominado por hombres desde que comenzó como sector y negocio. Han indagado en la idea de satisfacer a otros hombres usando a las mujeres para dar placer, pero no se han adentrado en la búsqueda del placer femenino. La sociedad tiene que entender que el porno es una ilusión, una ficción exagerada de lo que es el sexo.

Díganos dos medidas que deberían implantarse para caminar hacia la igualdad.

Si queremos un feminismo más potente, los hombres tienen que participar. Dejar a un lado la idea de hombre potente y macho para llegar a un hombre que participa, pide consentimiento y comunica. Se debe avanzar en la paternidad para que los hombres sean partícipes de la crianza, que entiendan que no es una obligación, es un derecho que, además, muchos reivindican.

Además, la educación sexual debería iniciarse desde una edad temprana para que se aprenda que el sexo no es sólo hacer otro ser humano sino que su principal sentido es el placer y que tanto niños como niñas entiendan que tienen ese derecho por igual.

¿Se ha encontrado con algún obstáculo por ser mujer?

En la vida, en general, sí, y en la vida laboral, también. Todas las mujeres nos encontramos con obstáculos diarios. Por eso es importante celebrar el 8 de Marzo, para poner encima de la mesa los temas que nos preocupan. No estamos viviendo en un mundo igualitario, por mucho que digan lo contrario, y tenemos que trabajar para que nuestras hijas crezcan en un mundo mejor.