Público
Público

Falange ve "increíble" las críticas al Diccionario Biográfico

La organización ultraderechista considera que la "mentalidad totalitaria" la tiene el Gobierno al discutir el "trabajo científico" de los historiadores

PUBLICO.ES/SERVIMEDIA

El secretario general de Falange Española y de las JONS, Norberto Pico, lamentó hoy la "mentalidad totalitaria" del Gobierno al tratar de "imponer su criterio político por encima del criterio científico de los historiadores" que han elaborado el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia.

Pico atribuyó así al Gobierno el adjetivo que la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y diversos intelectuales, echan de menos en la caracterización que hace de Francisco Franco y su régimen la entrada firmada en el Diccionario Biográfico por el historiador Luis Suárez.

En la misma línea se pronunció hoy el escritor Fernando Sánchez Dragó, al suscribir que Franco "no fue un gobernante totalitario, sino autoritario". 

"Me llama la atención que los políticos discutan el trabajo científico de los historiadores, me parece increíble", clamó el secretario general de Falange, quien avaló la definición del franquismo como régimen autoritario pero no totalitario, porque, según "la ciencia política", un sistema totalitario afecta a todas las instituciones y en el franquismo la Iglesia, por ejemplo, mantuvo cierta autonomía.

Sí aceptó que "se puede hablar de dictadura" para caracterizar el franquismo, algo que también soslaya la entrada correspondiente del Diccionario Biográfico, pero desde su punto de vista ese matiz "ni le quita ni le pone" a la definición.

Pico aseguró que en su partido se sienten "completamente al margen" de la polémica 

Aunque Pico admitió que la catalogación de la Historia como ciencia está sujeta a discusión, en cualquier caso criticó que el "trabajo concienzudo" de historiadores como Suárez "se pone de igual a igual con la opinión de un político", cuando "los expertos" son los primeros. Para el dirigente de Falange, "es a lo que estamos acostumbrados en estas dos últimas legislaturas".

Sea como fuere, Pico aseguró que en su partido se sienten "completamente al margen" de esta polémica, puesto que, según sostiene, bajo Franco no hubo Falange desde que en 1937 el Decreto de Unificación la fusionó con Comunión Tradicionalista, sino sólo personas que utilizaron sus símbolos.

Tampoco pretenden solidarizarse con "un franquismo maltratado", precisó. "Ya están los franquistas para defenderse", puntualizó, sugiriendo "que lo hagan (el senador y presidente fundador del PP, Manuel) Fraga o el Rey, que fue nombrado a dedo por Franco".

La semana pasada Público puso de manifiesto algunas de las entradas polémicas del nuevo Diccionario Biográfico Español, una obra que ha costado 6,4 millones de euros de dinero público y dibuja un perfil de Franco como un gobernante católico, inteligente y moderado.