Público
Público

SGAE ¿El final de la SGAE?: Almódovar, Bayona, Sorogoyen, Sabina, Julio Iglesias, Perales, Fito y la Warner se marchan

Hasta 120 creadores han pedido darse de baja de la sociedad para pasar a formar parte de DAMA, la sociedad especializada en contenidos audiovisuales. Todas las salidas se harán efectivas hasta el 1 de enero de 2020 y podrían ser la puntilla definitiva para las arcas de la SGAE. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 5

Vista tomada de la fachada de la Sociedad General de Autores Españoles (SGAE). EFE/Archivo

Un total de 120 nombres del cine y la televisión han presentado su preaviso para abandonar la SGAE y pasar a formar parte de la entidad Derechos de Autor de Medios Audiovisuales (DAMA), según han señalado a Europa Press fuentes de esta entidad.

Según han confirmado a Europa Press fuentes cercanas a la SGAE, entre los cineastas que han comunicado su baja se encuentran Pedro Almodóvar, Juan Antonio Bayona, Rodrigo Sorogoyen, Mateo Gil, Miguel Bardem o Sergio G. Sánchez. De la televisión, habrían hecho lo mismo Alberto y Laura Rodríguez (creadores de Aquí no hay quien viva) o Julia Altares (Amar es para siempre) y otros guionistas que, según las mismas fuentes, suman más derechos que algunos de los afamados directores.

Los autores del audiovisual tenían hasta este lunes 30 de septiembre para presentar el preaviso de abandono de la entidad, que se hará efectivo a partir de enero de 2020.

Según ha confirmado a Europa Press el presidente de DAMA, Borja Cobeaga, se trata del mayor aumento de socios que pasan a formar parte de la entidad, que de esta forma pasará a estar formada por 1.300 socios. Además, destaca que la mayor parte de ellos están en activo y siguen produciendo, a diferencia de muchos miembros de la SGAE.

Cobeaga espera que quienes hayan pedido el traslado no tengan los problemas que tuvo él, quien durante los tres meses previos a su salida tuvo que reclamar el pago de su obra en televisión, una "táctica frecuente que usa la SGAE para amilanar", tal y como ha criticado.

Estos 120 autores del audiovisual anuncian su marcha a pesar de que la entidad anunció el pasado 10 de septiembre que el colectivo audiovisual de la SGAE gestionará de manera "independiente y coordinada" sus servicios "en una misma unidad administrativa, con el objetivo de ofrecer un servicio integral, ágil y especializado de todos los procesos de gestión.

Grandes de la música y Warner también se van

Además, se suman a los autores y editoriales que pidieron el pasado mes de junio la retirada de su repertorio de la SGAE a partir del 1 de enero de 2020, ante la situación de "insostenibilidad", un reparto que consideran "injusto e inequitativo" y una SGAE gobernada por las televisiones y la "rueda".

Entre ellos, destacan varios autores como Julio Iglesias, Sabina José Luis Perales , Fito Páez, Ramón Arcusa (integrante de el Dúo Dinámico), Txus (Mägo de Oz), Jorge Ilegal, Alejandro Jaén, o Iván y Amaro Ferreiro, entre otros artistas, así como las principales editoriales, tanto internacionales como independientes. Una de esas editoriales, según han confirmado a Europa Press fuentes internas de la SGAE, es Warner, que comunicó su salida en junio aunque se ha conocido ahora.

Requerimiento de Cultura

La Junta Directiva de la SGAE ha decidido aplazar hasta comienzos del año 2020 la Asamblea General Extraordinaria en la que someterá a votación de los socios una nueva propuesta de Estatutos de la sociedad tras haber recibido un nuevo requerimiento de la Subdirección General de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura, a petición de un socio de la SGAE (en representación de tres editoriales multinacionales), con fecha del 11 de septiembre.

Cultura pedía explicaciones sobre el trato que la entidad ha dado a los socios que han comunicado su salida, a quienes SGAE les habría notificado que pasan a ser "Miembros no estatutarios", tal y como denunciaron algunos de los afectados al departamento que dirige José Guirao.

El Ministerio recordaba asimismo que, de ser cierto, podría constituir un incumplimiento muy grave de la Ley de Propiedad Intelectual que daría lugar a la incoación del correspondiente expediente administrativo sancionador.

Además, Cultura quería conocer el número de miembros que han preavisado la retirada de su repertorio y el impacto económico, en términos de recaudación, que dicha retirada tendría en los ingresos de la SGAE.