Público
Público

GOYA 2019 Excluidos, repudiados... y corruptos. La España y el cine de hoy

Los 33 Premios Goya se convierten en escaparate de la realidad, con retratos de los sectores marginales y los colectivos discriminados. Gane quien gane, el cine independiente, las mujeres cineastas y las películas documentales elevan el nivel artístico y de riesgo del cine español.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

'Campeones'.

“Con esta película se verá cómo era España en 2018, cuando pensábamos que no había analfabetos ni pobres, pero sí existían. ¡Nos olvidamos tan rápido!”, decía a Público el cineasta Isaki Lacuesta refiriéndose a Entre dos aguas, una de las cinco nominadas al Goya a la Mejor Película. El cine como espejo de la sociedad, como testigo de un tiempo y, mucho más, como puente para conocer realidades que nos son demasiado ajenas.

Y en ese juego de reflejos, los 33 Premios Goya de la Academia de Cine, que se entregan la noche de este sábado en Sevilla, son un escaparate privilegiado, son crónica de la España de hoy y también, muestra del cine que se está haciendo. Da igual quién gane finalmente el premio, a la vista de los títulos que compiten por él, es legítimo felicitarse y vocear ¡Viva el cine independiente! ¡Abajo la España de los excluidos, de la miseria y los corruptos!

La película de Lacuesta, una maravilla cinematográfica, nos ayuda a ver la miseria de los olvidados de una parte de España. La debutante Arantxa Echevarría, con Carmen y Lola, una felicísima sorpresa del auténtico cine independiente, inunda de esperanza la triste realidad de la discriminación de las mujeres gitanas hoy. Los colectivos de discapacitados, arrinconados en esta sociedad, tienen nueva voz gracias a Javier Fesser y Campeones.

Prácticamente inevitable que el estado de máxima corrupción que se vive en nuestro país no calara en el cine. Lo ha hecho en El reino, de Rodrigo Sorogoyen. Y, por último, el cineasta iraní Asghar Farhadi ha reflejado en Todos lo saben la atmósfera de rencor y falsedad que lo ensucia todo.

'El reino'.

No están todos los que deberían

Son las cinco candidatas al Goya a la Mejor Película y entre ellas hay dos producciones independientes de presupuesto muy ajustado (las dos primeras mencionadas) que, sin intención de despreciar al resto, destacan por lo arriesgado de la propuesta y la intención cinematográfica. A medio camino, las películas de Fesser y Sorogoyen, han contado con presupuestos medios, una producción convencional y el apoyo de Teléfonica Studios y Atresmedia Cine, respectivamente. Y, finalmente, Farhadi ha rodado en España con más de 11 millones de euros. Estos tres títulos, menos interesantes desde el punto de vista artístico, han sacado provecho a la financiación en otros territorios.

Sorprende, eso sí, que la nueva película de Jaime Rosales, Petra, no esté entre las elegidas. Pero así son los premios, no están todos los que deberían y no todos los que están deberían estar.

Un instante de 'Carmen y Lola'.

Las mujeres del cine

Sí se lo han ganado y ahí figuran las mujeres del cine. Aunque de las 187 películas españolas estrenadas en 2018, solo 36 estuvieron dirigidas por una mujer –de estas, únicamente hay 17 películas de ficción–, el porcentaje de nombres femeninos en los Goya es abrumador. En el apartado a Mejor Dirección Novel, tres de los cuatro nominados son directoras. Arantxa Echevarría, Celia Rico (Viaje al cuarto de una madre) y Andrea Jaurrieta (Ana de día). Todas ellas, producciones de bajo presupuesto. Los hermanos César y José Esteban Alenda son los cuartos nominados con Sin fin. Y a esta lista habría que sumar el nombre de otra directora más, Almudena Carracedo, autora junto con Robert Bahar de El silencio de otros, aspirante al Goya a la Mejor Película Documental.

Y en este apartado, justamente, están algunos de los mejores títulos de la cosecha del año pasado. La mencionada El silencio de otros, necesaria y urgente denuncia de la impunidad de los crímenes franquistas, se mide con una de las películas más estimulantes de 2018, Apuntes para una película de atracos, de León Siminiani. Y con ellas, la irresistible declaración de amor por el cine de Desenterrando Sad Hill, de Guillermo de Oliveira. El cuarto filme, Camarón, flamenco y revolución, de Alexis Morante, sorprende bastante menos.

'Todos lo saben'.

Gane quien gane

Para sorpresas, el olvido entre las actrices nominadas de Rafaela León, la debutante que interpreta el papel de madre en Carmen y Lola, que ha hecho en esta película una de las interpretaciones más veraces y conmovedoras en muchos años, o la ausencia entre los actores de Ismael Gómez Romero, protagonista de Entre dos aguas y que se alzó con el galardón de la interpretación en el Festival de Mar de Plata.

Y en el otro lado de la moneda, la presencia de Antonio de la Torre en el apartado de Actor de Reparto por La noche de 12 años, donde da vida al expresidente de Uruguay, Pepe Mujica, durante la larguísima y cruel soledad a la que le sometieron. Nominado a Mejor Actor por El reino, la productora Tornasol, responsable de ambas películas, ha decidido no hacerse a sí misma la competencia.

Así se presenta la gala de los 33 Premios Goya, con muchas papeletas ganadoras para Campeones y El reino, un premio a la Mejor Dirección Novel para una mujer, algunas seguras decepciones y, gane quien gane, una celebración del cine independiente que ha dado los mejores títulos de 2018. Si cada año en España se estrenaran, como el pasado, al menos tres títulos de riesgo y calidad como Entre dos aguas, Carmen y Lola y Viaje al cuarto de una madre, sin duda, estaríamos en el mejor y más inspirador camino creativo.

'Entre dos aguas'.