Público
Público

Hellboy David Harbour: "Me hubiera gustado más que Hellboy aquí también bebiera y fumara"

El actor neoyorquino, formado en el teatro y muy popular por su trabajo en ‘Stranger Things’, toma el relevo de manos de Ron Perlman dando vida a Hellboy. La nueva entrega, dirigida por Neil Marshall, una película aburrida y oscura, se verá censurada en España.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Daniel Dae Kim y Sasha Lane son en la película los compañeros de Hwllboy.

El cambio de batuta no le ha sentado bien a ‘Hellboy’. Tras las dos películas de Guillermo del Toro, dirigidas en 2004 y 2008, la criatura de Mike Mignola en el cine, en manos de Neil Marshall, se ha hundido en un mundo más oscuro y violento, casi gore, con muy poca humanidad y nada divertido. Bueno, al menos en la versión de la película que se verá fuera de España, porque los cines nacionales exhibirán una versión ‘autocensurada’ que pretende, según la distribuidora, llegar a un público más amplio.

Animada, eso sí, por un falso tráiler dirigido por J.A. Bayona, con Ignatius Farray como Hellboy y David Broncano en el papel de agente de la Agencia para la Investigación y Defensa Paranormal, pero sin el aliciente de chorros de sangre y cabezas cortadas –gancho seguro para amantes del gore-, la nueva entrega de ‘Hellboy’ solo tiene un verdadero atractivo, la incorporación del actor David Harbour, tomando el relevo de manos de Ron Perlman para dar vida al demonio de piel roja.

Debo aclarar que antes de hablar con el protagonista de esta nueva entrega, un interesantísimo actor formado en el teatro y popular gracias al personaje de Jim Hooper (el comisario de ‘Stranger Things’), muchos periodistas vimos la versión íntegra de la película, sin cortes, nada suavizada y con la calificación R para EE.UU. (apta para mayores de 17). Y eso que este Hellboy ni siquiera bebe ni fuma. “Me hubiera gustado más que bebiera y fumara, pero todavía no está preparado, empieza a fumar más tarde”.

Panteón de dioses

Harbour, que hereda con muchísima dignidad el trabajo estupendo que hizo Ron Perlman con este personaje, aporta a la nueva película un análisis y argumentos poderosos en su defensa. Lástima que su interpretación no tenga el apoyo suficiente en esta historia. Para él, ‘Hellboy’ tiene mucho que decir en medio de esta sobreabundancia de superhéroes en el cine. “Es nuestra mitología moderna. Cada cultura tiene sus mitos y la americana también, creo que en el panteón de dioses americanos, de los superhéroes, tenemos unas cuantas voces más y una es la de Hellboy. Representa una voz única”.

“Hellboy ni siquiera sabe bien cuál es su lucha, si está en el lado del bien o del mal, y aunque lo haga, no sabe por qué porque genéticamente está hecho para hacer el mal, y cuando lucha a favor de los buenos, le odian y le marginan”, dice David Harbour, que enumera las preguntas que se hace su personaje: “¿Por qué me han cogido a mí como huérfano y han matado a otros monstruos? ¿Por qué soy tan especial? y ¿Por qué tengo que defender a la humanidad? Esa es una pregunta que no se hacen en las otras películas de superhéroes, es un hecho aceptado, se supone que hay que proteger a los seres humanos, pero igual, no. ¿Por qué no proteger a los monstruos? Ellos también deberían salir y poder vivir libremente. Es una aportación única a este debate”.

Cosas monstruosas

Y en esa búsqueda de su propia identidad, Harbour-Hellboy llega a una conclusión: los monstruos no existen. “Una de las cosas que más me frustra de los medios de comunicación es cuando la gente ve una noticia y dice: ‘Mira, ése es un monstruo’. Yo no creo que existan los monstruos, existen los seres humanos que son capaces de hacer cosas monstruosas y también maravillosas. Pero tanto Hitler como Gandhi son seres humanos, ninguno es un monstruo”.

“En todos nosotros viven esos impulsos, por debajo hay cosas perversas, impulsos para matar… Tachar a la gente de monstruos… todos tenemos esos impulsos, así que lo mejor es sacarlo de una manera creativa, artística. Y yo quiero verlo en un modelo en que no hace falta que vayas a buscar una pistola para matar a la gente. Somos todos seres humanos. Eres otro más”.

David harbour es Hellboy.

La nueva película de ‘Hellboy’ revela otra condición que distingue al demonio de piel roja, una cualidad que defiende espléndidamente el actor, pero que encuentra poco eco en la película. Se trata de su compromiso. Esta criatura debe sacrificar su verdadera naturaleza en aras de un bien mayor, renunciar a su esencia para impedir el apocalipsis. “Y nosotros en el mundo occidental vamos a tener que hacer un compromiso como ese. Ante el cambio climático, vamos a tener que hacer cosas que no nos van a gustar, pero si queremos preservar el planeta, habrá que hacerlo… y no sé si seremos capaces. He aprendido mucho de mí mismo mientras trabajaba en esta película y he pensado mucho en estos temas”.

"Lo que tengo en el corazón"

También ha meditado, naturalmente, el riesgo al que se enfrentaba al aceptar este personaje, sobre todo por la huella que ha dejado ya en el cine Ron Perlman, que creó un Hellboy macarra y tierno, furioso y divertido, en el polo opuesto del de Neil Marshall. “Yo proceso del mundo del teatro y he visto ‘Hamlet’ cincuenta veces y siempre me gusta ver una interpretación nueva porque aporta algo nuevo. Estamos empezando a tener ese debate dentro de los mitos del cine, ha pasado con Batman: Michael Keaton, Christian Bale y Ben Affleck. Todos podemos tener nuestros favoritos, pero diría que se puede permitir ver qué va a aportar una versión particular”.

“Hay siempre un riesgo. La gente quiere lo que quiere, pero tú, como artista, tienes que seguir adelante, intentar cosas nuevas. Habrá gente a la que le guste y gente a la que no, pero eso ya no es cosa mía. Soy capaz de perseguir con el arte lo que tengo en el corazón. Si escuchas lo que dicen… no hubiéramos hecho ‘Stranger Things’, la gente la había rechazado en tantas redes, en las televisiones… No sé lo que le gusta a la gente, sé lo que me gusta a mí”, asegura David Harbour que, eso sí, reconoce que le hubiera gustado más que este Hellboy “bebiera y fumara, pero todavía no está preparado, empieza a fumar más tarde”.