Público
Público

'Ibéroes', personajes de pijama frente al Manga

Íñigo Aguirre lanza la segunda entrega de su cómic, una aventura "sin respaldo editorial, a lo Juan Palomo"

ALMUDENA GONZÁLEZ (EFE)

Premio Autor Revelación 2010 en el Salón del Cómic de Madrid, el zaragozano Íñigo Aguirre lanza la segunda entrega de "Ibéroes", una aventura "sin respaldo editorial, a lo Juan Palomo", pero convencido del auge y la vigencia de los "personajes del pijama" frente al empuje del Manga.

"Ibéroes es un cómic hecho a la manera americana -cuenta con Javier Tartaglia, colorista de Marvel y DC-, pero en el que los personajes se comportan muy a la española: se van al bar a tomar un café, se toman el pelo entre ellos, se gritan y se reconcilian... son más humanos que nuestros vecinos 'yankies' y ese es el punto que los hace diferentes", declara Aguirre.

Además, las ambientaciones están a la vuelta de la esquina, en concreto, en esta segunda entrega, se desarrollan en Jerez de la Frontera o en la ruta del Bakalao, durante un día libre de sus personajes: Viriato, Abad Abraham, Tina Gelatina, Andy Androide, Ramón del Valle, Birli & Birloque y El Representante.

"Las ambientaciones son uno de los principales alicientes de la serie"

Aguirre lo entiende así: "las ambientaciones son uno de los principales alicientes de la serie; todos hemos visto al Capitán América luchando en las calles de Nueva York, pero es difícil verle luchar en el puerto de Barcelona o en la Gran Vía madrileña. El sueño de muchos fans ha sido siempre leer batallas de superhéroes que transcurren en la puerta de su casa, y eso es precisamente lo que contamos en Ibéroes".

El lanzamiento de la primera entrega de estas aventuras tuvo 2.100 ventas, y la segunda, ya disponible, tiene buenas perspectivas, según Íñigo Aguirre, que añade: "Son buenos resultados; no hay que olvidar que es un cómic hecho sin ningún respaldo editorial, un poco a lo Juan Palomo. Entre Javier -que vive en Argentina- y yo nos lo organizamos todo".

"Hoy por hoy es difícil vivir del cómic en nuestro país"

Trabajan juntos hace varios años a través de internet, pues ni siquiera se conocen personalmente. "Estamos muy contentos, a pesar de que -bromea-, nuestros países estén, digamos... un poco enfadados" (en relación al conflicto por la expropiación de la petrolera YPF). Pero, ya sin bromas, el guionista y dibujante explica que "hoy por hoy es difícil vivir del cómic en nuestro país; lo más razonable, si te gusta dibujar es buscar trabajo en los mercados americano y francés. Hay una cierta fuga de talento en lo que al cómic español se refiere", motivo por el reclama el apoyo de instituciones y editores.

Aguirre es de la generación de españoles que ha crecido con Mortadelo y Filemón y nuestros clásicos de la viñeta, pero se reconoce influido por el superhéroe americano, como la mayoría de "los chavales de los años ochenta". Quizá por eso, no renuncia a ellos, aunque en "su versión más patria", frente a otros estilos como el Manga. En este sentido, aclara: "Después de una década en la que el Manga copaba las listas de cómic más vendidos, el auge de la factoría Marvel y DC ha devuelto a los 'personajes del pijama' a primera línea de la popularidad".