Público
Público

La influencia del románico en Picasso, exposición estrella del MNAC en 2016

Unas 40 obras, procedentes del museo del pintor en París, se expondrán en las salas del Museu Nacional d'Art de Catalunya para explorar las influencias y afinidades entre las obras del artista malagueño y el arte de este período.

Detalle de la pintura románica del Maestro de Sorpe y 'Busto de hombre', de Picasso, de 1907.

EFE

BARCELONA.- La influencia del románico en Picasso será el planteamiento de la exposición estrella del MNAC en 2016, año en el que también organizará en Sitges una gran retrospectiva del pintor Ramón Casas para conmemorar el 150 aniversario de su nacimiento.

La exposición Picasso y el arte románico se articulará en torno a tres ejes: la obra realizada en 1906-07 y la relación con la obra Virgen y el Niño, entonces en la iglesia de Gósol (Lérida) y hoy en el MNAC; la crucifixión, que a Picasso le preocupó especialmente entre 1930 y 1937; y la calavera.

El director del MNAC, Pepe Serra, ha subrayado que unas 40 obras de Picasso, procedentes del museo del pintor en París, se expondrán en las salas del románico para "explorar las influencias y afinidades entre las obras del artista malagueño y el arte de este período, que él conocía bien por su estancia en Gósol y su visita al museo barcelonés en 1934".

Para conmemorar el 150 aniversario de Casas, el MNAC colaborará con una amplia exposición en el Cau Ferrat de Sitges, y en paralelo mostrará en Barcelona un conjunto de obras inéditas de un formato inusual, las sombras chinas, además de otros materiales gráficos también inéditos que descubren a un Casas más lúdico y bohemio.

Estas figuras chinas de Casas, localizadas en una colección particular, quedarán en el museo por un período de diez años.

La temporada de exposiciones del MNAC de 2016 se iniciará en marzo con la exhibición temporal de la donación del coleccionista Antonio Gallardo Ballart, un conjunto de veinte obras que datan de los siglos XII al XVI, antes de su integración en la colección permanente del museo.


Para Serra, esta incorporación será "una de las donaciones más importantes realizadas a las colecciones de arte medieval en toda la historia del museo", pues figuran entre las obras cedidas pintura mural de Serra, Lluís Borrassà, Bernat Martorell, Nicolás Francés, autor del gran retablo de la catedral de León, o Martín Bernat, una de las figuras clave de la pintura medieval aragonesa.

Continuando con la línea de colaboración con grandes museos, el MNAC presentará a partir de junio la exposición El Divino Morales, coproducida con el Museo del Prado y el de Bellas Artes de Bilbao.

El director del MNAC ha transmitido una "percepción positiva" de la marcha del museo, que ya tiene "prácticamente cerradas las temporadas de 2017 y 2018, una planificación a largo plazo que nos permite entrar -ha dicho- en las programaciones internacionales".

En el último trimestre, dos exposiciones permitirán al MNAC recuperar a artistas de sus fondos que han caído en el olvido, como la pintora modernista Lluïsa Vidal y el escultor y dibujante Ismael Smith, un artista peculiar del que el Museo Nacional cuenta con más de 400 dibujos.

El coste total del programa de exposiciones asciende a 1,1 millones de euros

Entre noviembre y marzo de 2017, la exposición de Ismael Smith abarcará las múltiples disciplinas que cultivó, como escultura, dibujo, ilustración, cartelismo, diseño gráfico, interiorismo, cerámica, diseño de joyas, grabados, pintura y exlibris, actividad con la que obtuvo reconocimiento en EE.UU.

En el terreno de la fotografía, el MNAC mostrará en el segundo semestre del año una selección de la obra de Marianne Breslauer, integrante de una generación de fotógrafas que supieron aprovechar las nuevas libertades que les ofreció la República de Weimar.

El objetivo de esta exposición será mostrar por primera vez en España la obra de Breslauer, con especial atención a las fotografías realizadas en mayo de 1933, cuando, junto con su amiga la escritora Annemarie Schwarzenbach, recorrió Barcelona, Andorra, Huesca, Pamplona y San Sebastián, una obra que no se pudo publicar en Alemania por sus orígenes judíos.

El coste total del programa de exposiciones de 2016 asciende a 1,1 millones de euros, 400.000 euros más que el pasado año.

Este incremento permite programar a más largo plazo y no año a año, según Serra, que ha anunciado algunos proyectos expositivos, como una antológica sobre Gala y Dalí, una muestra sobre el movimiento Arts & Crafts, coetáneo al modernismo local, y otra, en colaboración con el Prado, sobre Carracci, todas para 2018.

Para el próximo año, el MNAC prepara una exposición sobre Mela Mutter y otra internacional sobre la revolución en el arte, en el mismo año en el que inaugurará la reforma de las salas del renacimiento y el barroco