Público
Público

Leo Bassi acusa de "fascistas" a quienes censuran sus espectáculos

Pese al veto del alcalde, el artista actúa en Santiago de Compostela el mismo día que el edil declara por sus delitos fiscales

PUBLICO.ES / EFE

Reza el tópico que la venganza se sirve en frío. Lo sabe muy bien el actor italiano Leo Bassi, que actúa este jueves en la facultad de Comunicación de Santiago de Compostela a pesar de la oposición del alcalde de la ciudad, Gerardo Conde Roa. Lo hace, además, el mismo día que el edil tiene que declarar en un juzgado de la ciudad, acusado de defraudar a Hacienda 300.000 euros y quedarse con el IVA tras la venta de 61 viviendas.

La historia viene de lejos: el Ayuntamiento, en manos del PP, ya maniobró el pasado a finales del pasado mes de marzo para evitar que Bassi pudiera estrenar su último espectáculo The best of y suspendió entonces la actuación que el bufón italiano tenía previsto ofrecer en el Teatro Principal, recinto de titularidad municipal, el 10 abril. Bassi denunció que no había ningún otra manifestación cultural programada y puntualizó que su espectáculo no está subvencionado.

Conde Roa justificó el 27 de marzo la anulación del espectáculo en la sala Principal por una "coincidencia de fechas con otra programación". Pero en ese mismo momento el alcalde se traicionó a sí mismo y descubrió ante los periodistas las verdaderas razones del veto: aseguró que Bassi le producía "especial repugnancia" porque, en su opinión, "no es una persona que culturalmente pueda aportar algo". "No tengo ningún interés en que la cultura de Santiago se vea identificada con el señor Bassi", concluyó el alcalde.

Tras el veto del alcalde, la expectación se disparó en Santiago hasta el punto de que Bassi hará esta tarde una doble sesión. Pero antes presentó su gira gallega —también actuará los próximos días en As Pontes y Cangas— por todo lo alto: acompañado de un grupo de gaiteros, el italiano acudió esta mañana a la céntrica plaza del Obradoiro, en la que se encuentran el Ayuntamiento y la catedral de Santiago para denunciar a "los fascistas" que intentaron censurar su espectáculo.

Bassi, que calificó de "ridícula" la anulación de su show en el Teatro Principal, recordó que a esa misma hora Conde Roa declaraba en un juzgado. "El alcalde tiene sus problemas con Hacienda. Destacó que Conde Roa parece un "mensajero bastante patético" y subrayó que hay "otros detrás que tienen más poder", señalando a la catedral, en alusión a los sectores más conservadores de la Iglesia católica, que en diversas ciudades españolas han iniciado procesos judiciales contra sus espectáculos por considerarlos ofensivos.

El bufón italiano no tuvo reparos en reconocer ante los periodistas  que su intención es aprovechar la "publicidad" que ha generado la controversia con el alcalde compostelano para contribuir a la libertad de expresión. Aprovechó la ocasión para criticar los últimos recortes del Gobierno y la censura que han intentado imponerle: "Rajoy pretende liberar el mercado y hacer recortes en la cultura, pero yo demuestro que se puede seguir actuando". 

"Estoy haciendo lo que el Gobierno de Rajoy quiere hacer", añadió el artista. A continuación lamentó que quienes pretenden una "censura ridícula" a sus espectáculos "privados", están dejando "caer la careta" y mostrando su verdadera naturaleza: "No son favorables a liberalizar el mercado ni son demócratas, sino fascistas", afirmó.

"Tal vez por eso los mercados internacionales no tienen confianza en sus medidas [las de Rajoy] porque no son medidas de liberar el mercado, sino para mantener el poder de algunos caciques sobre los demás", apostilló el bufón.

"Los bufones siempre han intentado mantener su libertad, su independencia y su relación directa con el público, fuera del dominio de los poderes", dijo Bassi, quien confesó su intención de "mantenerse fiel" a esa secular profesión.