Público
Público
EMERGENCIA DEL CORONAVIRUS

Libros de viajes, pintores inquietos y otras propuestas para hacer frente al aislamiento

En 'Público' le ofrecemos una serie de propuestas culturales para que haga más llevadera su estancia en casa.

Conxita Herrero
Diseño de cubierta de 'Documento 1' , a cargo de la ilustradora Conxita Herrero.- EDITORIAL BARRETT

Se nos llenó de polvo la zona de confort. Conviene airear un poco el chamizo de cara al desenfreno litúrgico que se viene; nada menos que la pasión, la muerte y la resurrección del todopoderoso, que no es cosa menor. Todo ello además en pleno Apocalipsis pandémico, con más de uno deseoso de un buen chorreón de luz, ya sea espiritual o solar, tan escasa en nuestros angostos patios de luces patrocinados por la santísima trinidad del salario base, el mercado inmobiliario y el coronavirus. Sirva esta humilde agenda del Confinamiento Pascual para amenizar al personal en tan señaladas y prodigiosas fechas. Quién sabe, quizá se obre el milagro y la realidad deje de ser ese lugar melifluo y apastelado que nos pinta Carlos del Amor cada noche.

>Documento1 es la historia de Tess y Jude, dos jóvenes en edad de merecer que habitan un piso en una localidad pequeña cercana a Quebec. Sus aficiones provienen del más sofisticado de los tedios y se reducen a viajar desde casa utilizando Google Maps o a descubrir los topónimos más curiosos y las historias que hay detrás de ellos. Pues bien, a Tess y Jude se les ocurre que puede ser una buena idea embarcarse en un viaje –en esta ocasión real– a la insignificante población de Bird-in-Hand, con cuatrocientos habitantes censados perdidos en algún páramo de Pensilvania. Para hacerse con el dinero y el coche que necesitan para alcanzar su sueño, deciden pedir una subvención estatal de esas concebidas para escritores noveles. Editado por Barrett, este libro le ofrecerá una buena dosis de ternura, diversión y crítica.

>El Español en abierto. El Teatro Español lanza una campaña en la que abre al público algunas de sus más importantes representaciones. Un intento por hacer llegar a todos los hogares representaciones que han marcado sus últimas temporadas. Lo hace a través de YouTube y en colaboración con el Centro de Documentación de la Artes Escénicas y de la Música y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. Esta semana se puede disfrutar de El señor YE ama los dragones, a cargo de Paco Bezerra, en la dramaturgia, y Luis Luque, en la dirección, acompañados por la veteranía de actrices de la talla de Gloria Muñoz y Lola Casamayor. Junto a ellas, dos comediantas de origen chino –Chen Lu y Huichi Chiudan– dan vida a este texto en clave de comedia-thriller cargado de humor, crueldad y, sobre todo, mucho sarcasmo.

>Fortuny. La vida en movimiento. Siempre es buen momento para revisitar la obra de uno de nuestros más grandes pintores. Un artista cosmopolita que a lo largo de su vida residió en diversos países y ciudades, lo que influyó en su personalidad, rica en identidades y experiencias. Roma, Madrid y París, Marruecos, Granada, Portici, fueron fuentes de inspiración para el aspecto más exótico, creativo e intenso de su obra. Entre 1866 y 1867, coincidiendo con su estancia en Madrid, Fortuny visitó el Museo del Prado con el fin de nutrirse de ideas. Allí copiaría alguna de las obras de la colección. El Museo del Prado le ofrece la posibilidad de escrutar a través de un sencillo interactivo la maestría de su pincelada.

Campaña 'Llibreries obertes'.

>Llibreries obertes. Esta campaña se ha propuesto que las librerías sigan funcionando como si estuvieran abiertas. La idea es conseguirlo a través del micromecenazgo, o lo que es lo mismo, adquiriendo libros por adelantado para recogerlos y disfrutarlos más tarde, una vez terminado el confinamiento. De esta forma, contribuiremos a salvar los números de estos pequeños establecimientos, siempre en la cuerda floja pero ahora más que nunca necesitadas de un apoyo económico después de tantos días con las persianas bajadas. En esta web tiene toda la información necesaria para contribuir a que no cierren sus puertas definitivamente.