Público
Público

El Liceu abrirá la temporada con una producción futurista de 'Turandot'

La nueva producción está llena de metáforas visuales y recurre a las últimas tecnologías, con una escenografía en movimiento de Carles Berga.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Presentación de la ópera 'Turandot' en el Liceu bajo la dirección de Franc Aleu. / EUROPA PRESS

El director de escena Franc Aleu convierte en futurista la ópera Turandot, de Puccini, en una nueva producción que tendrá su estreno mundial el próximo 7 de octubre en el Gran Teatro del Liceu, el mismo título programado en el momento del incendio y con el que reabrió la ópera en 1999.

La rompedora producción de Aleu abre la temporada del 20 aniversario de la reapertura y cuenta con un reparto estelar: Iréne Theorin, Lise Lindstrom, Jorge de León, Gregory Kunde, Ermonela Jaho y Anita Artig.

La nueva producción está llena de metáforas visuales y recurre a las últimas tecnologías, con una escenografía en movimiento de Carles Berga, robots colaborativos (cobots) de Universal Robots y un vestuario de luces led de Chu Uroz, ha explicado este viernes Aleu.

La obra se sitúa en la China de hoy y un futuro próximo

El 7 de octubre de hace veinte años reabría la ópera barcelonesa con un "Turandot" cuya escena, más clásica, estaba dirigida por Núria Espert, lejos de la versión actual de Aleu, quien ha confesado que ve en Turandot un "cúmulo de absurdos, de cambios de manera de pensar".

A su juicio, "siempre se ha hablado de Turandot como una mujer malvada", aunque él tiene la sensación de que ella es "una esclava de su condición social, que nace en un lugar determinado y está obligada a alargar una estirpe contra su voluntad, que hace todo lo que puede para defenderse", en contraste con la esclava Liù, que "no deja de ser un ser libre, que actúa según su voluntad, aunque formalmente sea una esclava".

La obra se sitúa, precisa Aleu, en la China de hoy y un futuro próximo, "en un mundo en el que todos seremos iguales, dependientes de unos mundos de realidad virtual, de los que no podremos huir, ese mundo que atrapará al personaje de Calaf".

La escena diseñada por Aleu y el equipo de escenografía parte de una pirámide central, que representa al poder y es el trono del emperador, pero al mismo tiempo se erige en "prisión de cristal en la que habita Turandot, preciosa, pero al fin y al cabo prisión".

Aleu ha insistido en que no han intentado "hacer piruetas que limiten el trabajo de los cantantes, para así dar protagonismo a la música y no bombardear al espectador con multitud de imágenes". Ha admitido que se puede equiparar este nuevo Turandot con "la estética de los videojuegos, con unas imágenes que evolucionan tras los cantantes y que asemejan a los hologramas".

Presentación de la ópera 'Turandot' en el Liceu bajo la dirección de Franc Aleu. / Gran Teatre del Liceu

El director musical de la obra, Josep Pons, ha calificado esta ópera como "delicada, rica y bella", que se inscribe en la tradición de Puccini, "una voz singular, una vía libre dentro del mundo de la ópera", y en este caso con una partitura "exigente con las voces" y con una "orquesta voluptuosa, como sucede con Wagner, pero con una partitura perfectamente escrita".

La soprano Iréne Theorin ha revelado que con esta nueva producción "extrema, espectacular" está experimentando "cosas nuevas" como "llevar por primera vez un vestido que hace vídeo", y aunque aporte una perspectiva diferente de la historia de Turandot, el tema sigue siendo el de alguien que está atrapado. Considera Theorin que Turandot presenta muchas capas y matices e invita a nuevas lecturas, pero justamente "hacer el personaje en diferentes producciones hace que se enriquezca, pero de todos modos todo es fruto del grupo".

En relación a la producción de Turandot que hizo en Japón, con escenografía de Àlex Ollé, Theorin ha dicho: "fue fácil, mientras que aquí me encuentro con un vestido que puede dificultar mis movimientos, pero que no es ni mejor ni peor".

El tenor Jorge de León, que da vida al personaje de Calaf, piensa que Turandot trata sobre "el amor, la manera de ver e interpretar el amor, y en esta producción la propuesta interesante no es el amor hacia otra persona sino la fascinación por el mundo que Calaf recibe de Turandot", si bien advierte que "a veces el amor o el desamor te lleve a perder tu vida o el contexto". De León ve su personaje "más como alguien impulsivo y no tanto como un acosador".

Aprovechando la temática de esta ópera, entre las preguntas dirigidas al reparto de la obra se ha pedido su opinión sobre el presunto caso de acoso sexual de Plácido Domingo, a lo que la soprano Ermonela Jaho, que interpreta el rol de Liù, ha comentado que "no sólo en la ópera, sino en todas las facetas de la vida, hace falta respeto por los demás".

Jaho ha añadido: "Puedo decir de mi experiencia personal con Plácido Domingo que siempre ha habido una relación de respeto recíproco, siempre exquisito tanto desde el punto de vista personal como profesional". Cree Jaho que "el mundo de la ópera está muy expuesto y muchas cosas se exacerban, pero siempre se debe mantener este respeto y aprecio por las otras personas y su trabajo".