Público
Público

Abierta al público la polémica exposición del Macba con la escultura del rey Juan Carlos

Un día nublado y lluvioso ha propiciado una modesta asistencia de público durante la mañana para ver la muestra

La obra 'Haute couture 04 Transport', de la artista austríaca Inés Doujak, alusiva al rey Juan Carlos, expuesta en el Macba. EFE/TONI GARRIGA

AGENCIAS 

BARCELONA.- El Macba ha abierto este sábado al público la exposición La bestia y el soberano con la obra Not dressed for conquering de la austríaca Ines Doujak, después de tres días de polémica por la anunciada retirada de la muestra por parte del director del museo, Bartomeu Marí, quien ayer reconsideró su decisión.

Un día nublado y lluvioso ha propiciado una modesta asistencia de público esta mañana para ver la exposición de la que más se ha hablado esta semana en los medios de comunicación y en las redes sociales, después de que el director del Macba decidiera suspenderla al no aceptar los comisarios excluir la escultura de Doujak, en la que aparecen en una escena sexual un perro pastor alemán, una activista latinoamericana y una figura que alude a Juan Carlos I.

Precisamente, esa presión social es la que llevó ayer a Bartomeu Marí a cambiar de opinión: "La publicidad dada a la obra y las opiniones emitidas por muy diferentes sectores de la sociedad, desde el mundo del arte y la cultura hasta la política y los medios de comunicación, así como los profesionales internacionales del arte, me han hecho reconsiderar la decisión inicial de no inaugurarla", decía en una carta abierta.

Los ecos políticos de la exposición aún han continuado hoy en boca del conseller de Cultura, Ferran Mascarell, quien en todo momento confiaba en que la situación se reconduciría. "No me gusta que todo esto se haya producido, pero creo que se tiene que confiar en los directores para que resuelvan y afronten la competencia que tienen", ha dicho Mascarell, que ha asegurado que no le gusta tomar decisiones en caliente y que no comentará nada "hasta que tenga todos los elementos y considere que el director ha hecho todo el trabajo que tenía que hacer".

El presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, considera "deplorable, ofensivo y de mal gusto" que finalmente se exponga en el Macba la obra ofensiva hacia Juan Carlos I.

Fernández Díaz ha lamentado la decisión final del director del museo y ha afirmado que "ni la libertad de expresión ni el derecho a la creatividad pueden ser el pretexto o la excusa para mantener la obra Not dressed for conquering en la exposición 'La bestia y el soberano' del MACBA".

El director del Macba, Bartomeu Marí, y el gerente del museo, Joan Abellà, en el vestíbulo del centro momentos antes de la apertura al público de la polémica exposición 'La bestia y el soberano'. EFE/TONI GARRIGA

A pesar de la inauguración de la exposición, la crisis interna en el Macba seguirá abierta, al menos, hasta la reunión de la comisión delegada del Consorcio del museo, prevista para el próximo lunes 23 de marzo. En esta reunión, las instituciones que integran el Consorcio, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, el Ministerio de Cultura y la Fundación Macba, deberán adoptar una decisión sobre la dirección del museo después de que Bartomeu Marí pusiera su cargo a disposición del consorcio en la misma carta abierta hecha pública ayer.

Valentín Roma, uno de los comisarios de la muestra y conservador jefe del MACBA, ha reclamado para La bestia y el soberano "el mismo protocolo de presentación ante los medios de comunicación que el resto de exposiciones de la temporada" y ha señalado que la obra en discusión, "fundamental para entender el discurso de la exposición, es una caricatura de cualquier expresión del poder soberano".

La bestia y el soberano, que se exhibirá hasta el 30 de agosto, explora cómo las prácticas artísticas contemporáneas cuestionan y deshacen la definición occidental y metafísica de la soberanía política a través de obras de los artistas internacionales más relevantes de los últimos quince años.

El dibujo, la pintura, la instalación, la investigación artística, la fotografía, el vídeo o la performance ponen en cuestión los lugares que hasta ahora han sido entendidos como sedes de la soberanía: lo sagrado, el Estado-Nación, la instituciones modernas, la masculinidad, lo humano o la autonomía individual. 

lea también...