Público
Público

"La mafia rusa no tiene glamour para el cine"

Tim Adler desvela en su nuevo libro la conexión entre los gánsteres y Hollywood 

LÍDIA PENELO

Tanto Hollywood como el crimen organizado ofrecen a la gente lo que quiere. Uno vende escapismo a través de imágenes parpadeantes, mientras que el otro vende evasión mediante las drogas, el sexo y el juego". Esta idea es la columna vertebral del último libro de Tim Adler, Hollywood y la mafia. Los más sangrientos gánsteres de la historia y su influencia en el mundo del cine (Robinbook, 2008). En él, este escritor británico explora en profundidad las relaciones entre la capital del cine y la Cosa Nostra. Una conexión que va más allá de las películas de gánsteres que se han rodado y que hoy se encuentran entre las mejores cintas de Hollywood, como la trilogía de El Padrino, Uno de los nuestros o Casino. Todo ello sin olvidar la serie de televisión Los Soprano.

Adler cuenta que la influencia entre ambos ha sido mutua y que ha sido la meca del cine la que ha enseñado a los mafiosos a vestirse y hablar, mientras que los amos de los estudios se han comportado como pistoleros intimidando a los actores.

¿La relación entre mafia y Hollywood todavía existe?

Una de las razones para que Los Soprano sea una gran serie de televisión de éxito es porque muestra el declive de cómo habíamos conocido la mafia hasta ahora. La mafia se ha hecho de la clase media, como manera de vivir, como existencia, y ahora hay otros grupos hambrientos que están tomando el poder, como la mafia rusa.

Pero todavía no hay muchas películas sobre la mafia rusa. ¿No tienen el mismo glamour que los gánsteres italianos de los años treinta?

No, no tienen glamour, pero los policías americanos dicen que los rusos son más letales que los italianos. Enviarles a la prisión es como una fiesta para ellos porque vienen de lugares muy depravados. Ahora bien, quizás en 10 años alguno de ellos compre un estudio hollywoodiense.


En el libro da muchos nombres y detalles. ¿Ha recibido alguna amenaza?
No he recibido ninguna amenaza porque a la mafia le encanta la buena publicidad. He intentado que el libro fuera lo más documentado y preciso posible. Al Capone daba ruedas de prensa como si fueran cenas. La mafia ama El Padrino, porque es una visión romántica de la mafia. Algo así como Lo que el viento se llevó es para el cine.


¿Con qué se ha divertido más escribiendo el libro?
Con los documentos del FBI y de la CIA que pude consultar, y con uno de los testimonios, un fiscal de los Ángeles que investigó muchísimo la corrupción de la mafia en los años ochenta y le prohibieron continuar. El hombre estaba muy enfadado.


¿La mafia vivirá siempre?
Vivirá siempre en el cine. La mafia es una gran mito americano, cada generación hará su versión y creo que siempre provocara fascinación, como la que sigue despertando el viejo oeste.