Público
Público

‘Melancolía’ gana sin arrasar en los Premios Europeos del Cine

Lars Von Trier se quedó sin el galardón al director y guión

PATRICIA BAELO

En contraste con lo que suele ser la Berlinale, la gala de los Premios Europeos de Cine, celebrada ayer en Berlín, fue muy floja y estuvo marcada por la austeridad. Por eso, y por una pequeña bofetada al director Lars Von Trier, que no acudió a la gala. Si bien su cinta Melancolía fue la mejor película, al final sólo obtuvo tres premios -también fotografía, para Manuel Alberto Claro, y la mejor producción, para Jette Lehmann-, de los ocho a los que optaba. La ceremonia puso sobre la mesa que al director danés todavía no se le ha perdonado por su salida de tono en el pasado festival de Cannes, cuando manifestó que comprendía al dictador Adolf Hitler.

La gran competidora de Melancolía fue El discurso del Rey. El filme de Tom Hooper acaparó tres estatuillas, por el mejor actor (Colin Firth), mejor edición (Tariq Anwar), y hasta el Premio del Público, que presentó Paz Vega, y por el que también competían Sin identidad, de Jaume Collet-Serra, y También la lluvia, de Icíar Bollaín. The Artist fue la gran perdedora al obtener sólo un galardón (mejor composición).

La gran derrotada fue ‘The artist’, que sólo ganó a la composición

El premio a la mejor actriz recayó en la madre atormentada de We Need to Talk About Kevin, encarnada por Tilda Swinton, quien, como Firth, no pudo asistir en persona. Von Trier ni siquiera se llevó el premio al mejor director, que fue para la danesa Susanne Bier, quien se mostró con ojos empañados al recoger su galardón por En un mundo mejor, ni el de mejor guión, ya que se lo arrebataron Jean-Pierre & Luc Dardenne por El niño de la bicicleta.

Sin embargo, ni siquiera la música festiva de los Balcanes interpretada por la Chantel & the Bucovina Orchestra, ni el acento alemán de la presentadora de talk-shows y cómica Anke Engelke, ni los guiños a la crisis, uno de ellos a la disputa por los eurobonos entre Merkel y Sarkozy, consiguieron arrancar pasiones entre el público.

Tampoco insuflaron glamour las personalidades que pisaron el escenario, como la actriz francesa Ludivine Sagnier, el director polaco Peter Suschitzky, la escritora francesa Sylvie Testud o la intérprete española Paz Vega. Sólo levantaron el ánimo Michel Piccoli, que recogió el premio del Jurado, y Wim Wenders, con su Pina, al mejor documental.

‘Chico y Rita’, de Trueba y Mariscal, mejor cinta de animación

Y pese al escaso protagonismo de cintas de habla hispana este año, Chico y Rita, de Fernando Trueba y Tono Errando, se llevó el premio a la Mejor Película de Animación. Un filme que les llevó hasta seis años de trabajo y en el que participaron hasta 500 personas. Emocionados acudieron al escenario a recoger la estatuilla junto con el diseñador gráfico Javier Mariscal, quien apenas pronunció un "¡Viva Europa!".

También el Eurimages 2011 fue a parar a la productora uruguaya MarielaBesuievsky, responsable de más de 40 películas, entre ellas Balada triste de trompeta y Los crímenes de Oxford, de Álex de la Iglesia,o El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella. En una de las intervenciones más largas de la noche -la gala duró una hora más sobre el horario previsto-, Besuievsky se refirió a la influencia de las nuevas tecnologías en el cine y la necesidad de "trabajar más unidos".

El certamen concluyó con el premio a la mejor película, no sin antes darle el galardón al mejor cortometraje a Terry Gilliam por The Wholly Family.