Público
Público

Moda El mallorquín Miguel Adrover, Premio Nacional de Diseño de Moda 2018

El premio, dotado con 30.000 euros, reconoce a un creador o a un colectivo susceptible de ser considerado como creador, por su obra hecha pública o realizada el año anterior.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mallorquín Miguel Adrover en una imagen de archivo. EFE

El diseñador mallorquín Miguel Adrover ha sido galardonado este jueves con el Premio Nacional de Diseño de Moda 2018, que concede el Ministerio de Cultura y Deporte y que está dotado con 30.000 euros.

El jurado ha elegido al diseñador por "el profundo impacto que ha causado en el mundo de la moda, por el compromiso social y la capacidad reflexiva de su trabajo, y por la vigencia atemporal de su discurso en el marco de la creación contemporánea. Artista iconoclasta ampliamente reconocido por la crítica internacional, su huella sigue presente en la vanguardia de la moda".

El premio reconoce a un creador o a un colectivo susceptible de ser considerado como creador, por su obra hecha pública o realizada el año anterior. También, en casos debidamente motivados, como reconocimiento a una trayectoria profesional. Para la concesión del premio se tiene en cuenta la calidad de las obras o actividades reconocidas; su carácter innovador y su significación como aportación sobresaliente a la vida cultural y artística española, según especifica Cultura.

Nacido en Mallorca, en 1965, Miguel Adrover vivió en Londres y, a principios de los años noventa, se mudó a Nueva York, donde empezó a diseñar con prendas recicladas. Algunos de sus primeros diseños que alcanzaron gran fama fueron los vestidos a base de piezas de Burberry y reinterpretaciones de bolsos de Louis Vuitton.

Su estilo de deconstrucción autodidacta se convirtió en diseño de vanguardia, donde prevalecían los volúmenes con fuerte contenido y alegorías sobre la industria de la moda, y un nuevo concepto artístico donde tenía cabida la segunda vida de las prendas.

En 1995 abrió la tienda Horn junto a su socio Douglas Hobbs, que le permitió presentar todo tipo de propuestas, entre las que se encontraban las creaciones de un joven Alexander McQueen. En 1999 presentó su primera colección Manaus-Chiapas-NYC y, poco después, Midtown, ampliamente aclamadas por la crítica, lo que le permitió contar con el respaldo de Pegasus Apparel Group.

A principios del año 2000 recibió el prestigioso Premio Perry Ellis al mejor diseñador emergente. Sin embargo, al año siguiente presentó Utopía, una colección basada en la sociedad y cultura de los países islámicos, que no contó con el apoyo de la crítica y propició el alejamiento de Adrover del mundo de la moda.

El diseñador se mudó a Egipto y, en 2004, volvió a su Mallorca natal donde fundó un bar mientras seguía trabajando en su taller. Poco tiempo después inició una colaboración con la marca alemana de ropa ecológica Hess Nature que perduró hasta 2013. En 2010 presentó una nueva colección en el marco de la Semana de la Moda de Nueva York.