Público
Público

Madonna y Leonard Cohen, mitos del rock

Ingresaron en el Salón de la Fama del Rock con una ceremonia en Nueva York. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Rock and Roll Hall of Fame, algo así como el panteón de los mitos del rock, una organización algo peculiar apadrinada por la industria, admitió el lunes por la noche, en una ceremonia bastante convencional celebrada en un lujoso hotel de Nueva York, a cinco nuevos y muy distintos miembros, en reconocimiento por su larga trayectoria musical: el poeta folk Leonard Cohen, el rockero John Mellencamp, el grupo The Ventures, la banda británica The Dave Clark Five y… la reina del pop, la mismísima Madonna.

El batiburrillo de estilos no desentonó con un evento cuanto menos ecléctico. El cantautor irlandés Damien Rice interpretó el Hallelujah, de Cohen, mientras que The Ventures tocaron sus dos grande éxitos, Walk Don’t Run y Hawai Five-O. Pero la perla de la noche fue la actuación de Iggy Pop y los Stooges, que cantaron dos temas de Madonna: Burning Up y Ray of Light. Hacia el final de su actuación, un Iggy Pop descamisado aseguró ante la diva, sentada en primera fila, que él también “se sentía como un virgen acariciada por primera vez”.

Sorpresa para Cohen

Leonard Cohen parecía el más sorprendido por el homenaje. Lou Reed lo presentó leyendo una selección de las letras de sus canciones. “Tenemos tanta suerte de vivir al mismo tiempo que Cohen”, dijo Reed.  “Ésta es una ocasión muy poco habitual para mí. No es una distinción que ambicionaba o en la que incluso soñaba”, matizó el galardonado, vestido de esmoquin negro, tras leer con voz ronca las palabras de una de sus composiciones, Tower of Song.

El cantautor canadiense de 73 años, que lleva 15 alejado de los escenarios, emprenderá de nuevo una gira este verano. Empezará en Toronto el 6 de junio y terminará el 29 de agosto en Viena, con parada en el FIB Heineken de Benicàssim, el tercer fin de semana de julio.

Cohen, que nació en 1934 en una familia judía de clase media de Montreal, empezó siendo un poeta y se lanzó a la canción en verano de 1967 en el Newport Folk Festival. Su primer álbum, Songs of Leonard Cohen, le hizo famoso gracias en parte al éxito de una de sus canciones Suzanne. A finales de los 90, se retiró del mundo y se hizo monje budista en un retiro en California. Y hablando de experiencias místicas, Madonna relató emocionada los altibajos de su carrera en su discurso de agradecimiento.

Vestido recatado de transparencias negras, rizos rubios tan delineados como los músculos de sus brazos, la diva, con la distancia que da el éxito, se permitió agradecer a los que “pensaron que no tenía talento, que era redondita, que no sabía cantar y que era el éxito de un día. Ellos también me ayudaron porque me empujaron a superarme”.

La única y verdadera

Justin Timberlake, que ha producido su último álbum, la presentó como la “única y verdadera Madonna”. “Hay muchas que se quieren parecer, y yo he salido con un par de ellas”, dijo el cantante, refiriéndose no muy sutilmente a su ex, la desorientada Britney Spears.

El actor Tom Hanks subió al escenario para entregar el premio a The Dave Clark Five, en los que se inspiró para crear la película The Wonders (1996), la historia de una banda musical que descubre el éxito en los sesenta.

La velada también honró la labor de Little Walter por introducir la armónica en el blues moderno, con sus grabaciones con leyendas de la talla de Muddy Waters y Bo Diddley. El Rock and Roll Hall of Fame concede, desde 1986, premios a las labores artísticas de los grandes del género.

 

¿QUÉ ES?
Una fundación que consagra a los artistas definitivos del rock que tengan más de 25 años de carrera. 

¿QUIÉN ELIGE?
Un selecto comité –entre los que se encuentra el co-fundador de Rolling Stone, Jann Wenner–propone los nominados, que luego eligen 1.000 expertos.

LA INAUGURACIÓN
El 23 de febrero de 1986 se abrió el Salón de la Fama del Rock and Roll con una ceremonia en Nueva York. Chuck Berry, Ray Charles, Jerry Lee Lewis o Elvis Presley fueron los primeros en ingresar.

EL DESPLANTE
En 2006, los Sex Pistols se negaron a acudir a la ceremonia de ingreso. “El Hall of Fame es una mancha de pis”, dijeron.