Público
Público

Nazismo Descubiertas en Polonia 150 lápidas judías profanadas por los nazis para pavimentar una plaza

El descubrimiento se ha producido en la ciudad de Leżajsk y los arqueólogos aseguran que se trata de uno de los descubrimientos más importantes en la historia de Polonia. 

Descubrimiento de "matzevot" (nombre en hebreo de las tumbas judías) en Leżajsk. / Ireneusz Stefański - Burmistrz Leżajska
Descubrimiento de "matzevot" (nombre en hebreo de las tumbas judías) en Leżajsk. / Ireneusz Stefański - Burmistrz Leżajska

Más de 150 tumbas judías (o "matzevot", como se denominan en hebreo) se han encontrado al levantar la calzada de la plaza del mercado en Leżajsk, una pequeña ciudad al sureste de Polonia, y se ha confirmado que fueron profanadas durante la ocupación alemana de la Segunda Guerra Mundial. 

Al principio se pensó que podían pertenecer a una época anterior, ya que las tumbas datan de décadas anteriores, pero los historiadores han confirmado que la ocupación alemana profanó el cementerio judío de la ciudad y utilizó las tumbas para endurecer el pavimento. 

Al menos 100 de ellas siguen casi intactas, con grabados y pinturas aún visibles, mientras que las lápidas que siguen en el cementerio apenas conservan esos detalles debido al clima pero, paradójicamente, la profanación de estas tumbas por parte de los alemanes solo ha conseguido que se puedan conservar hasta nuestros días, aunque su intención fuese ridiculizar al pueblo judío.

Además, entre las tumbas se han encontrado ladrillos que pertenecían a la sinagoga que quemaron los alemanes en 1939 y a varias casas destruidas por una bomba durante la invasión. 

Disposición original del pavimento con las tumbas y ladrillos en la plaza del mercado de Leżajsk. / Ireneusz Stefański - Burmistrz Leżajska

El descubrimiento se considera uno de los más importantes en la historia de Polonia, ya que las tumbas están en muy buen estado y han encontrado un importante número de ellas. "Nadie se esperaba tantas,hay más de 150 y aún quedan por sacar", ha señalado Ewa Kędzierska, la arqueóloga al mando del yacimiento.