Público
Público

Esta no es otra película de adolescentes

'Todos mueren menos yo', una película depurada de distancias y mitificaciones

FRAN GAYO

Vse Umrut A Ja Oostanus o "Todos mueren menos yo" (vista en la Quincena de Realizadores) es un extraño híbrido que, sin llegar a funcionar plenamente, sí que resulta bastante singular. Ahora mismo nos costaría recordar otro filme reciente en el que la
adolescencia sea el eje temático pero en el que además, la óptica del narrador sea 100% teenager.

La jovencísima realizadora rusa Valeria Gaï Guermanika (tiene 24 años y participa por segunda ocasión en el Festival de Cine de Cannes) ha sacado adelante una película depurada absolutamente de distancias irónicas o mitificaciones al estilo del patriarca Larry Clark. La historia de tres amigas y sus conflictos diarios en el instituto o con sus familias esta trazada con la convicción absoluta de quien cree que no asistir a un baile de fin de curso puede suponer una catástrofe de proporciones biblicas.

Quizás el problema principal de la película para el espectador resida precisamente en la dificultad de hacer propio ese punto de vista, de seguir con interés diálogos sobre amoríos, primeras infidelidades, primeras curdas o lo malísima que es la profe de matemáticas.

Aun así, esa visceralidad de hormonas desatadas y una dirección de fotografía que hace media película, nos empujan a quedarnos hasta el final la y aplaudir con la simpatía de un hermano mayor compasivo.