Público
Público

"No puede ser que siempre desfilen los mismos"

Luis Eduardo Cortés, Presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, plantea una revolución dentro de Pasarela Cibeles para modernizarla y dar voz a los nuevos diseñadores 

ÁLEX CARRASCO

Ha puesto literalmente Cibeles patas arriba. Luís Eduardo Cortés, de 65 años, presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, apuesta con fuerza por los jóvenes creadores, la proyección de la hermana pequeña de la pasarela (El Ego) y la financiación privada de Cibeles. Quiere acabar con los puestos vitalicios de los diseñadores en la pasarela más importante del país y ha conseguido que salten las alarmas en la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), el gran lobby de poder de nuestra moda.

Con su llegada a Ifema, ¿acabaron los enfrentamientos entre la Comunidad y el Ayuntamiento por el control de la institución?
Bueno, los teóricos conflictos, en realidad. Aunque pueda parecer otra cosa, mi llegada a Ifema ha sido bastante pacífica. Sí es cierto que fue un poco controvertida, pero sólo por razones políticas entre nosotros mismos, los compañeros del partido. 

Pero es cierto que usted ha sido una persona próxima al equipo de Esperanza Aguirre e Ignacio González, quien ha mantenido duros enfrentamientos con Fermín Lucas , hombre cercano a Ruiz Gallardón. ¿Qué posición ocupa usted en esta polémica?
Desde ese punto de vista eso es así, pero mis relaciones con el Ayuntamiento son buenas. Yo he sido durante 8 años vicepresidente y consejero del gobierno de la Comunidad con Gallardón. No es una persona a la que yo desconozca ni con la que no haya tenido relación. Evidentemente, yo he sido nombrado por Esperanza Aguirre, a quien estoy como es lógico agradecido.

Está planteando fuertes cambios dentro de la organización y gestión de Pasarela Cibeles. ¿En qué van a consistir?
Con Cibeles pretendemos vender esta buena imagen de Madrid y de la moda española en general. Entre los cambios que estamos proponiendo, vamos a hacer especial hincapié en abrirles camino a los jóvenes creadores, ellos son el futuro. Para que tengan cabida, vamos a hacer dos pasarelas, en vez de una, una con un concepto más avanzado y otra más clásica. Estas dos pasarelas podrán ser utilizadas tanto por los creadores noveles como por los consagrados, sin distinción. La presencia de los creadores que desfilan también debe ser más viva. No puede ser que desfilen siempre los mismos, por lo que hemos planteado una rotación de los diseñadores de Cibeles en función de criterios objetivos.

¿Quiere decir que El Ego será la cantera de Cibeles?
No sólo de Cibeles, El Ego es la cantera de la moda española. Es que si no es así, si los jóvenes no ven la posibilidad de dar el salto, no sé qué pinta El Ego. No sería más que un divertimento.

Tengo entendido que tras la última edición de El Ego y de Pasarela Cibeles, realizó un informe donde consideró que Cibeles está bastante desfasada.
Estuve en ambas y me parece que Cibeles necesita un cambio: actualizarla, modernizarla, hacerla más atrevida. Si nos movemos en el campo de la creación (y aquí también entraría Arco), tienes que ser valiente y jugártela, buscar creatividad y originalidad. Eso es lo que le falta a Cibeles. Por eso nos pusimos a trabajar, para darle un nuevo aire.

¿Por qué ha llevado El Ego a IFEMA?
El Ego estaba separada físicamente, pero unida espiritualmente a Cibeles. Para mí El Ego es muy importante, sobre todo porque representa el futuro inmediato. Unir a los jóvenes con los consagrados era importante. Así lograremos que los nuevos diseñadores, al compartir espacio con creadores de largo recorrido, sean más competitivos, porque aquellos que destaquen podrán incorporarse a la Pasarela Cibeles.

Dos de las grandes debilidades de Pasarela Cibeles son su carácter deficitario y su falta de internacionalización. ¿Qué medidas piensa adoptar para superar esta situación?
Buscamos la implicación de sponsors privados que nos ayuden a financiar pasarela Cibeles, para reducir la aportación del dinero público. Este es un camino que me gusta más, aunque es difícil. Ya en septiembre vamos a conseguir un importante paquete de financiación a través de empresas privadas, que en la siguiente edición, la de febrero, esperamos aumente. Y sí, hay que salir más, pero hay que hacerlo con cabeza, porque cada vez que lo hacemos cuesta mucho dinero y ese esfuerzo hay que aprovecharlo al máximo.

En cuanto al continente, el espacio de Cibeles aumenta de 4.000 a 14.000 metros cuadrados, para crear un village.
En efecto. No puede ser que una pasarela se circunscriba al momento en el que entras y te sientas para ver un desfile. Tiene que haber un entorno relacionado con la moda que permita disfrutar del ambiente de este mundo.

La próxima edición se organizarán dos pasarelas al tiempo, aunque en principio parecería que es para aumentar el número de diseñadores, en realidad se está pensando expulsar a varios, ¿no es algo extraño?
No hemos hablado de expulsar, sino de un sistema de rotación de diseñadores. Si queremos que entre gente nueva y joven, no hay otra forma de hacerlo. Hay que crear mayor competitividad.

Se han creado dos comités, uno de expertos y otro de periodistas de moda, que entre otras cosas van a decidir qué diseñadores son expulsados, o rotados. ¿Hay nombres concretos?
Yo no me meto en los nombres, esa no es mi misión. En este punto vais a tener mayor influencia los medios de comunicación. Hemos creado los grupos de trabajo adecuados para que ellos decidan. Lo que sí les he dejado claro a estos comités, es que quería gente nueva en la pasarela.

Es decir, ¿quién decide finalmente?
El comité organizador de la pasarela.

Dado que se trata de dinero y un organismo público, ¿por qué no se hacen públicos los nombres de los miembros que componen estos comités, como ha sucedido con el Museo Reina Sofía y la elección de su director?
No era consciente de esto. No tenemos ningún problema en hacer públicos los nombres de los miembros de cada comité, ya lo hacemos en Arco, donde los nombres de los asesores están subidos en la web de Ifema. Obviamente, las deliberaciones y decisiones que se toman son confidenciales. Yo soy poco de secretismos, ya ve que está haciendo algunas preguntas bastante enrevesadas y respondo a todo.

Parece que dentro de la primera lista de expulsados había varios nombres de ACME y que éstos, a su vez, se enfrentaron a la organización de Cibeles poniendo en jaque muchas de las reformas.
El tema de las rotaciones había que tratarlo directamente con los diseñadores y, sobre todo, con ACME, porque era uno de los puntos más delicados de la reforma que estamos llevando a cabo. En efecto, el mundo de la moda esperaba que esta asociación fuese a poner un veto al sistema de rotaciones, pero no ha sido así. He encontrado una recepción positiva y de colaboración por parte de estos diseñadores.

No termina de quedar claro si seguirá habiendo diseñadores intocables del calendario de Cibeles...
Nadie es intocable. Si fuera positivo hacerlo porque hubiera llegado el momento, no habría ningún problema en hacer rotar a creadores de ACME, se lo garantizo. Cierto es que en septiembre no será así, pero en febrero sería posible, por qué no. Si la crítica y la opinión pública lo demandan, no tendríamos ningún problema, porque esto sí se ha hablado.

Alberto Ruiz Gallardón piensa trasladar al Matadero de Madrid la pasarela Cibeles, ¿es posible?
No, Pasarela Cibeles va a seguir aquí, en Ifema. Distinto es que en el futuro la pasarela deba ir acompañada de otros actos relacionados con la moda que se celebren en distintos lugares.

Aunque, por lo que se ve, las chispas por el control de Cibeles surgieron cuando se trasladó la pasarela al Retiro, territorio Gallardón. ¿Este hecho fomentó la centralización de toda la pasarela en IFEMA, territorio Aguirre?
Pero vamos a ver, ¿geográficamente dónde está situado Ifema? Dentro de la ciudad de madrid, ¿no? Luego este es un espacio tan válido para la ciudad como puede serlo Retiro o Matadero. Ni Gallardón ni Aguirre han entrado en este tema. Fuimos nosotros, la gente de Ifema, los que tomamos la decisión de trasladarla al parque ferial. Lo que no quiere decir que en un futuro no pueda trasladarse a otro espacio.

Pero Gallardón sigue afianzando el proyecto de una pasarela en el Matadero de Madrid ¿Podrían subsistir tres pasarelas en una misma ciudad?
Madrid puede sostener todo. Luego es el tiempo, la ciudad y los medios de comunicación quienes seleccionan qué tiene continuidad y que no. Lo que habría que impedir son las luchas fratricidas.