Público
Público

Novela negra El BCNegra llega con el Puerto como eje vertebrador del festival

Claudia Piñeiro, ganadora del XIV Premio Pepe Carvalho, Ken Bugul, John Banville, Leila Slimani o Yasmina Khadra son algunos de los invitados de este año, una edición dedicada a los puertos, en la que habrá un recuerdo especial para Paco Camarasa, durante años "alma mater" del certamen.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El comisario de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Joan Subirats, con el comisario del BCN Negra, Carlos Zanón, en la presentación del festival. / Edu Pedrocchi

Con el género negro y criminal en un momento dulce, mañana jueves arranca una nueva edición del Festival Barcelona Negra (BCNegra), que se alargará hasta el 3 de febrero. La capital catalana será escenario de mesas redondas y conversaciones sobre el género con grandes figuras literarias, libreros y directores de colecciones.

El año pasado, Carlos Zanón (Barcelona, 1966) se estrenaba como comisario del festival, uno de los más consolidados de la ciudad y que se quiere erigir en un encuentro cultural de ámbito internacional. En total, ofrece una cuarentena de actividades en varios puntos de la ciudad.

Zanón tomó el relevo del librero Paco Camarasa, todo un referente del género negro en Barcelona y alma mater del festival durante muchos años. Esta edición, precisamente, rendirá homenaje a Camarasa, que murió en abril del año pasado.

Carlos Zanón: "El puerto lleva implícito el horizonte, la llegada, la salida"

Entre las actividades que se le dedicarán, está la entrega del fondo documental de Camarasa por parte de su pareja -el fondo bibliográfico de la antigua librería Negra y Criminal, libros firmados, primeras ediciones y un archivo fotográfico-. Además, BCNegra dedicará un espacio a la recomendación de libros del género negro y criminal, una de las actividades preferidas del librero y comisario. También se pondrá en circulación Paraula de llibreter, un libro que contiene todos los discursos que Camarasa escribió para la entrega de los Premios Pepe Carvalho, desde el 2006 hasta el 2017.

El eje temático de la edición de este año es el Puerto, un espacio de entrada y de salida que, en el caso de Barcelona define la ciudad y funciona como elemento iconográfico. El Puerto como territorio con sus propias leyes y normas, libre, abierto y siempre excéntrico respecto de la ciudad que lo acoge, espacio de mestizaje, de intercambio, de compraventa de objetos, de identidades, un espacio de entrada y de salida, fuga, nostalgia, fe o desesperanza, en definitiva, un mundo ideal para el género negro que siempre ha sido reivindicado por muchos escritores.

La escritora Claudia Piñeiro. / Alejandra López

Los autores son, lógicamente, las estrellas del festival y este año la nómina incluye nombres tan consolidados como Yasmina Khadra, Rosa Montero, Ken Bugul, John Banville, Leila Slimani, Lisa McInerney, Toni Hill, Nacho Carretero o la argentina Claudia Piñeiro , ganadora del XIV Premio Pepe Carvalho. En total son 86 autores, que cogen el testigo, entre otros, de Leonardo Padura, Don Wislow, Louise Penny o James Elloy, el anterior ganador del Premio Pepe Carvalho.

¿Por qué el puerto? "Nos decantamos por el puerto como eje temático de esta edición cuando me di cuenta de que había muchas novelas del género negro y criminal ambientadas en ciudades portuarias. Empezamos a jugar con diferentes ideas y vimos que era un buen leitmotiv para vertebrar el festival, ya que el puerto lleva implícito el horizonte, la llegada, la salida. Los puertos son territorios con leyes propias", asegura Carlos Zanón, escritor y comisario del festival, a Público.

Un género consolidado que cada día gana más adeptos

Para Zanón, aunque la novela negra y criminal está consolidada, ha ayudado mucho en su expansión la existencia de un circuito de editoriales, escritores, periodistas y festivales especializados en el género. "Se ha conseguido generar un circuito que llega al público y funciona. También ha ayudado la expansión del formato thriller, ya que el suspenso es la manera más moderna de contar una historia. Esto hace que el género se pueda expandir y superarse a sí mismo”, dice el comisario del festival, que añade: "Tenemos muy presente la violencia y convivimos con ella. También debido a esto, el género negro ha encontrado su lugar".

Marc Moreno, escritor y fundador-editor de la editorial Llibres del Delicte (que apenas ahora empieza su camino en lengua española con Delito), también reconoce el buen momento que vive la novela negra y criminal. "Sí que hay un boom del género, pero no creo que sea una burbuja que pueda explotar".

Cartel del Festival Barcelona Negra - Página web del festival

Para el escritor y editor, que en 2017 ganó el Premi Crims de Tinta con Temps de rates, el boom responde a un aumento de la cantidad de publicaciones del género y a la mejora de la calidad de las obras publicadas, más que a un aumento de lectores, y teniendo en cuenta que somos un país con una falta preocupante de lectores y lectoras.

"Puede que sólo sea una moda y me equivoque, pero, poco a poco, el género negro en castellano y catalán ha conseguido llegar al nivel de otras literaturas con más tradición y actualmente es el género más leído del mundo, a pesar de que los índices de lectura no hagan más que bajar año tras año. (...) Este tipo de eventos son importantes para que la gente descubre la lectura a través de actos lúdicos y de entretenimiento. En el caso de esta edición del Barcelona Negra es importante la mezcla que hay entre autores muy conocidos y autores menos leídos: el hecho de que coincidan y compartan mesas redondas ayuda a dar visibilidad, sobre todo a escritores y escritoras de nuestra casa", comenta .

Reencuentro con Pepe Carvalho

El BCNegra servirá para dar a conocer una de las novedades literarias del momento, Carvalho, problemas de identidad (Planeta de Libros, 2018), firmado por Carlos Zanón, a quien hace un año se le pidió que retomara las aventuras del inspector que llevó Manuel Vázquez Montalbán a consagrarse como un grande del género.

La recepción del libro ha sido muy buena y veinte y cuatro horas después de la publicación de la primera edición ya se preparaba la reimpresión. "No me imaginaba una recepción tan entusiasta. Ha generado mucha curiosidad y eso es genial (...) No quería imitar el estilo de Vázquez Montalbán ni imaginarme qué hubiera escrito él: he intentado hacer una novela actual poniendo en el centro un personaje que es de todos y todas", asegura Zanón.