Público
Público

El 'observatorio trampa' del lobby de la industria cultural

J. M. MARCOS

La forma de acceder a los contenidos culturales cambia velozmente incluso dentro del mundo digital, pero los obser-vatorios sobre piratería del lobby La Coalición siguen siendo los mismos. Ayer presentaron el del segundo semestre de 2010, volviendo a destacar cifras engañosas (11.000 millones de euros pueden ser lo pirateado, pero no el lucro cesante), llenando su discurso de argumentos cuestionables ("Quien no encuentra contenido legal es porque no quiere", llegó a decir Aldo Olcese, presidente de La Coalición, sin inmutarse; le recomendaría que se comprara un ebook) y enmascarando detalles técnicos de su estudio, como el hecho de que no incluyó el streaming.

Por eso, dicen que el 98% del consumo de la música fue descargada "ilegalmente". ¿No será porque más de tres millones de personas en España escuchan música a través de Spotify, en streaming,generando beneficio a las empresas a las que representan? Evidentemente, ese dato no interesaba decirlo.

Hacer un observatorio sobre piratería cultural y no tener en cuenta el streaming es como hacer un estudio sobre telefonía basándose únicamente en las llamadas desde cabinas.

Pueden tratar de convencer a un Gobierno con presiones, pero la gente (sus clientes) necesita mensajes un poco más creíbles, menos interesados y un poco más ajustados a la realidad. Lo justo que puedan traer sus reivindicaciones se queda en un eco ahogado ante unos argumentos voraces, bastante agresivos y unidireccionales.

Curiosamente, aunque la realidad que nos presentan sólo entiende de cifras, en su comunicado de ayer hacían mención a los 2.000 millones de euros anuales que el Estado pierde en concepto de IVA, "cifra que evitaría algunos importantes recortes sociales". Todo vale cuando se trata de presionar.