Público
Público

Odyssey apela para evitar la entrega del tesoro a España

En diciembre un juez ordenó que el tesoro recuperado en mayo de 2007 por Odyssey fuese devuelto al Estado español

EFE

La empresa estadounidense Odyssey apeló ante el Undécimo Tribunal de Apelaciones de EE.UU. contra la orden judicial de un juez de Tampa (Florida) que ponía en manos de España un tesoro valorado en 500 millones de dólares (348 millones de euros), según confirmó este jueves la propia compañía.

'Hemos presentado nuestra apelación y el próximo paso es que el tribunal de apelaciones fije una sesión informativa, aunque todavía no sabemos cuándo sucederá', indicó Liz Shows, coordinadora de comunicación de la empresa de exploración submarina.

Agregó que el panel de jueces del Undécimo Tribunal de Apelaciones, con sede en Atlanta (Georgia), no emitirá su dictamen sobre la propiedad del tesoro probablemente hasta 'bien entrado este año, como muy pronto'.

El pasado 22 de diciembre el juez Steven D. Merryday, del distrito federal de Tampa, ordenó que el tesoro recuperado en mayo de 2007 por Odyssey en el lugar del hundimiento de la fragata española 'Nuestra Señora de las Mercedes' fuese devuelto al Estado español.

La orden del juez rechazó también las pretensiones de Perú de la propiedad de los objetos encontrados, la mayoría monedas de plata, al considerar que todo lo contenido en el pecio rescatado en el lugar del hundimiento del barco es de soberanía española.

Merryday dio así la razón al magistrado Mark Pizzo, quien recomendó en junio de 2008 que se entregara al Gobierno español el tesoro de medio millón de monedas de plata y oro, con un peso de unas 17 toneladas, que Odyssey rescató del fondo del Atlántico.

En un comunicado, Greg Stemm, presidente de Odyseey, expresó el mes pasado su convencimiento de que 'los aspectos legales están claramente' a favor de la compañía, con sede en Tampa, y aclaró que la decisión del juez no afecta al resto de sus operaciones.

En ese contexto, consideró que Merryday no aplicó el 'correcto análisis legal sobre la actividad comercial' que realizaba La Mercedes en el momento de su hundimiento en 1804, frente a las costas del Algarve (Portugal) por barcos ingleses.

Uno de los ejes de la impugnación de Odyssey se fundamenta en el hecho de que La Mercedes se hallaba comprometido en una misión de 'naturaleza comercial' en el momento de su desaparición, lo que legalmente anula el principio de inmunidad soberana, según la compañía.

'La Mercedes servía con un propósito comercial y no militar, como está bien documentado, cuando se hundió', apuntó Melinda MacConnell, vicepresidente de Odyssey, quien señaló que 'mas del 70 por ciento de las monedas transportadas a bordo nunca pertenecieron a España', sino a 'individuos privados y comerciantes que pagaron el flete'.

La orden judicial del juez Merryday 'reafirma al cien por cien la posición de España' sobre la propiedad de todo lo encontrado por Odyssey en el lugar de la desaparición de La Mercedes, explicó James Goold, el abogado que representa los intereses de España.

El juez Merryday 'ha decidido que las pruebas muestran sin lugar a dudas lo que hemos defendido: que los restos del hundimiento corresponden a la fragata 'Nuestra Señora de las Mercedes'', afirmó Goold.

Por ello, sostuvo al explicar el significado de la orden judicial, 'el barco, la carga y los restos humanos son un patrimonio legal de España'.