Público
Público

Punk-rock The Offspring: "Cuando se hace bien, el punk sigue siendo peligroso"

The Offspring vuelven este sábado a Barcelona después de 10 años para tocar en el Barna'N'Roll, que se celebrará en el Poble Espanyol. El grupo que cambió la historia del punk-rock hace un cuarto de siglo años con 'Smash' ya tiene listo el nuevo disco, aún sin fecha de publicación. Hablamos con Noodles, su guitarrista.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

The Offspring.

Diez años. Este es el tiempo que hace que la banda de Orange County (California) The Offspring no tocaba en Barcelona. Pero esto cambiará este sábado cuando Dexter Holland (cantante y guitarra), Noodles (guitarra), Greg K. (bajo) y Peter Parada (batería) pisen el escenario de la IV edición del Barna'N'Roll, que se celebrará este fin de semana en la capital catalana. A los californianos les acompañarán entre otros la mítica banda de punk-rock canadiense Propagandhi, los italianos Talco, los suecos The Baboon Show o los catalanes Panellet.

Los de California acaban de comenzar su gira europea y a pesar de los 34 años que hace que tocan en directo, no hay nada que les guste más: "De momento está yendo todo muy bien", explica con energía Noodles [de nombre real Kevin John Wasserman], guitarra del grupo y probablemente uno de los responsables del gran estallido del punk-rock a principios de los 90. "Los viajes en una gira a veces pueden ser pesados", confiesa, "pero cada noche que tenemos un concierto es fantástico". Es lo que más les gusta hacer y eso se nota cuando lo explica: "Disfruto mucho tocando en directo, es más inmediato, la conexión con el público es más directa". Además, la ciudad le encanta: "Vine de vacaciones hace unos tres años con mi familia. Me encanta Barcelona, creo que es una de las ciudades más bonitas de toda Europa".

Pero diez años son muchos años. ¿Qué han hecho Offspring durante todo este tiempo? "Trabajar muy duro", afirma Noodles, "hemos estado grabando mucho desde entonces". Todo ello a pesar de que Dexter Holland se tomó una temporada para terminar su doctorado, "ahora le decimos Dr. Dexter", bromea Noodles, pero la verdad es que "hemos estado girando mucho, al menos dos meses cada verano y cuando no lo hacíamos, grabábamos". Para escuchar su último disco hay que remontarse hasta 2012, Days go by (Columbia) a pesar de que sacaban singles de vez en cuando. El último la versión punk-rock de 311 Down.

Pero sólo es cuestión de tiempo, y que encuentren una discográfica que los satisfaga, para escuchar nuevas canciones de los californianos: "Hemos terminado ya el nuevo disco", explica el guitarra principal del grupo, "en estos momentos estamos negociando todo, pero no sabemos todavía cuando lo publicaremos". "Queremos alguien que pueda sacar el disco en todas las plataformas digitales y quizás sacarlo también en vinilo, queremos trabajar en una discográfica en la que podamos confiar y que edite el nuevo disco de la manera que queremos", añade.

Durante estos siete años no han estdo parados, el trabajo en el estudio ha sido constante: "Tenemos tantas canciones grabadas ahora mismo que podríamos sacar casi dos discos", confiesa Noodles. Cada disco de The Offspring siempre tiene algunas canciones que se salen un poco de su sonido punk-rock. Aquellas más acústicas o en las que intentan mezclar otros estilos musicales como el ska o el reggae. "Ahora teníamos muchas canciones de este tipo que nos gustan mucho y fuimos al estudio a grabar también de más directos con el sonido y el espíritu característico de Offspring. La verdad es que está siendo un año muy divertido".

Y todo ello con su productor de confianza Bob Rock (Metallica, Aerosmith, The Cult, Bon Jovi, Mötley Crüe, entre otros). Sí, el mismo que intenta mediar con Metallica en el imprescindible documental Some kind of moster. "Es fantástico, nos llevamos muy bien con él, es una de las personas más bonitas del mundo y es súper fácil de trabajar, es capaz de apretarnos sin cambiarnos, saca lo mejor de nosotros".

25 años de 'Smash'

25 años. El pasado abril Smash (Epitaph 1994), que junto con Nervermind (Geffen 1991) de Nirvana y Dookie (Reprise 1994) de Green Day, cambió la historia del punk-rock, cumplía nada menos que un cuarto de siglo. Y parece que fue ayer. "Fueron tiempos muy locos y hacía un poco de miedo", confiesa el guitarra de Offspring, "nunca esperamos hacer dinero o que esto se convirtiera en nuestro trabajo", pero cuando pasó "fue como uno de esos sueños que se te presentan una vez en la vida".

Noodles recuerda como de la noche a la mañana todo cambió. Dejaron sus trabajos, en el caso de Noodles de conserje, y comenzaron a hacer conciertos por todo el mundo sin tiempo para mirar atrás. "No fue algo que fuera poco a poco, el año y medio que estuvimos de gira con Smash fue de locos". De repente todo se volvió real. "Siempre habíamos tocado para pasárnoslo bien y ahora había gente que dependía de nosotros... Fue un poco extraño para todos nosotros". Hoy en día, Smash sigue siendo el disco de una discográfica independiente más vendido de la historia, con 16 millones de copias vendidas en todo el mundo.

A partir de entonces todo fue rodado. El siguiente disco, Ixnay on the Hombre (Columbia 1997), que no fue tan grande como Smash (no podía ser) y después Americana (Columbia 1998), "que también fue una locura". ¿Pero por qué pasó todo aquello? ¿De dónde surgió ese éxito mundial inesperado? "Creo que en Dexter es un gran compositor y escribe muy buenas canciones", afirma Noodles, pero también jugó un papel muy importante el momento y el contexto: "Hay muchas bandas con grandes compositores de canciones que nunca llegan donde llegamos nosotros, creo que estuvimos en el lugar correcto en el momento correcto".

El punk-rock ha cambiado mucho en estos 25 años. Y la pregunta es recurrente. ¿Sigue siendo peligroso, continúa desafiando lo establecido? Noodles no duda: "Cuando se hace bien, el punk sigue siendo peligroso. He ido a conciertos últimamente y sigue habiendo un elemento de peligrosidad, hay rabia, energía, agresividad ... El punk es cuestionar las cosas que pasan. El punk hoy en día son Rammstein por ejemplo, ¿has visto lo que hicieron? Ha sido fantástico. Los podrías clasificar como un grupo de metal industrial, pero cosas como lo que hicieron para mí también son punk. Me encantan".

Precisamente con el título conciso de Punk se estrenó hace pocos meses la serie documental en el canal Epix, producida entre otros por Iggy Pop, donde aparecía Noodles, confirmando la importancia de la banda en la historia reciente del punk: "Fue un honor aparecer en el documental con leyendas que quiero y respeto tanto, y también con tantos amigos como Jim (Pennywise), Fat Mike (NOFX) o Billie Joe (Green Day)".

"Horrorizado" con Trump

Imposible hablar de punk y de lo que significa y no terminar hablando de Trump y sus políticas. Noodles deja claro que no quiere hablar por todo el grupo, "es sólo mi opinión", aunque duda de que a ninguno de ellos les guste mucho Trump.

"Personalmente estoy horrorizado. Y no sólo en nuestro país desafortunadamente. Hay un aumento de la derecha, el nacionalismo y el nacionalismo blanco por toda Europa. Espero que podamos detener esta ola autoritaria y volver a tratarnos con respeto, al menos intentar confiar los unos con los otros". ¿Y el papel de la música en todo esto? "No creo que la música pueda cambiar la forma de pensar de la gente, pero creo que puede inspirar a gente que ya está haciendo cosas para que hagan todavía más". Este sábado en Barcelona puede ser un momento para, diez años después, volver a inspirar a la gente que disfrutará al ritmo de la música de un grupo que, sin quererlo, cambió la historia del punk y de aquellas personas que lo empezamos a escuchar cuando un casete de Smash llegó a nuestras manos.