Público
Público

Las orquestas gallegas suman nueve meses paradas y sin percibir las ayudas prometidas de la Xunta

El parón de las fiestas por la crisis sanitaria golpeó a todo el sector del espectáculo y especialmente a las orquestas gallegas, que habían hecho inversiones y no han podido recuperarlas. La mayoría de ellas están acogidas a un ERTE y se han presentado a las subvenciones del Gobierno gallego.

Ensayos del concierto de 'Mosaico de sonidos'. ORQUESTA Y CORO DE LA COMUNIDAD DE MADRID
Imagen de archivo de una orquesta.

Nueve meses sin trabajar. Es el tiempo mínimo que llevan las orquestas de Galicia sin actuar desde que se decretó el estado de alarma. Lo tenían todo listo para iniciar su temporada en Semana Santa, pero el coronavirus arremetió con fuerza quedando la palabra "fiesta" prácticamente prohibida. El 2020 es un año de beneficio casi nulo para ellas, pero no de deudas, que no pueden solventar con las ayudas convocadas por la Xunta.

Se temieron lo peor cuando no pudieron comenzar la gira y coger impulso para actuar en cientos de lugares hasta septiembre. La Asociación Galega de Orquestas (AGO) compara el tipo de su actividad con el trasiego de las hormigas: trabajan intensamente en determinadas épocas y reparten las ganancias para sobrevivir los meses restantes. También, parte de ese dinero va destinado a compras, alquileres de naves, material técnico, y todo lo que conforma la organización de una verbena de tal magnitud que atrae a miles de personas.

La Asociación de Músicos Profesionais Do Espectáculo de Galicia (AMPROEGA), compartió públicamente un comunicado titulado La Xunta se ríe de nosotros. Hace seis meses que los representantes de las distintas partes del sector mantuvieron una primera reunión con el Gobierno autonómico para abordar su crítica situación, encuentros que se alargaron a lo largo del año en los que pidieron que hiciese de interlocutor con el Gobierno central. Según cuentan, la Xunta les anunció unas ayudas enmarcadas dentro del Xacobeo 2021, un total de dos millones de euros, pero a partir de las elecciones del 12 de julio, "los representantes simplemente desaparecieron ignorando las solicitudes de nuevas conversaciones". Cancelaron hasta dos veces las citas, y el 25 de septiembre la nueva titular de la Secretaría Xeral de Emprego, Elena Mancha, accedió al encuentro, el cual se resume en la pescadilla que se muerde la cola.

La Xunta destinará un crédito de 1.200.000€ para 2020 y 800.000€ para 2021

El 4 de noviembre Comisiones Obreras (CCOO) recibe una llamada telefónica desde el Ejecutivo de Feijóo -un "modus operandi totalmente inusual", detallan- que les presenta un boceto de ayudas "inasumibles" para ellos, las cuales ya están convocadas. AGO explica a Público que las subvenciones van destinadas a los gastos. "No hay actividad para hacer efectivos esos gastos, los principales son las deudas, es lo que nos está ahogando. Sería mejor una paralización de los créditos". En las bases reguladoras para la concesión de las ayudas se enmarcan los gastos subvencionables relacionados con los alquileres de equipos, locales, salones, organización de las actuaciones de las orquestas como servicios audiovisuales, traslados de los equipos, gastos de viajes, dietas, mantenimiento y alojamiento... Consideraciones que no pueden justificar ya que, por motivos logísticos, no han podido actuar. En total, la Xunta destinará un crédito de 1.200.000€ para 2020 y 800.000€ para 2021, "lo que repercute en la oferta turística" y en la "promoción del evento Xacobeo 2021", notifica.

"Para el año que viene tenemos fechas cerradas, pero también las teníamos para este año y no sabemos lo que va a pasar en 2021, no sabemos cuándo podremos empezar, nadie nos dice nada", trasladan a Público desde París de Noia. El grupo ha presentado toda la documentación para acceder a las ayudas, y esperan recibirlas por el patrocinio del Año Santo. De momento, las 35 familias que conforman la compañía están en ERTE. "Estamos subsistiendo, son 800 euros que no dan para mucho, si tienes familia, que pagar alquiler y algún tipo de letra no llegas a final del mes".

"El paro se acabó en junio o julio, han anunciado muchas ayudas en la teoría, pero en la práctica... Siempre hay letra pequeña"

La Asociación Galega de Orquestas (AGO) destaca que, del conjunto del Estado, la Xunta fue la "única en preocuparse" de su situación porque "ninguna comunidad tiene el poderío que tiene Galicia en esto". Otras orquestas que también actúan a menudo en la comunidad no están exentas de los mismos problemas. El Combo Dominicano, con domicilio fiscal en Canarias, tampoco ha recibido ningún tipo de ayuda, y señala que los músicos no están cobrando ERTE. "El paro se acabó en junio o julio, han anunciado muchas ayudas en la teoría, pero en la práctica... Siempre hay letra pequeña", comenta uno de los artistas, Cirano Núñez. Tienen 120 fechas convocadas para el próximo año que provienen de las aplazadas por el coronavirus, que se podrán producir si la situación epidemiológica lo permite. De momento, los integrantes procuran trabajar en otros ámbitos, ya sea relacionados con su profesión o no.

De hecho, temen que cuando vuelvan a estar operativas no cuenten con el personal que tenían contratado antes de la crisis. "Nuestra puesta a andar no será muy abundante porque nos desapareció el mercado, habrá que verlo", cuentan desde AGO. Panorama, la orquesta gallega más grande, contabiliza un año y dos meses sin trabajar y su cantante, Lito, cuenta que esperan tener "la suerte" de recibir las subvenciones para actuar en el Xacobeo. "Hay orquestas que van a tener problemas para cobrarlas, porque como es un sistema de puntos, hay trabajadores que no los cumplen". Esperan que los ayuntamientos cuenten con el dinero que no utilizaron este año en las fiestas para gastarlo en el 2021. Las comisiones trabajan con mucha antelación, y por ello las orquestas piden colaboración para poder estudiar la reincorporación de la actividad y ponerse en contacto con las organizadoras. De momento, la próxima temporada tampoco pinta bien. "Las vacunas masivas hasta mediados de 2021 no van a ser efectivas, ya se nos fastidia otro año", lamenta París de Noia.

Además de la afectación económica, los grupos señalan el grave estado anímico de su situación, e insisten en que han sido los primeros en parar su actividad y que serán los últimos en retomarla. "Toda la vida trabajando en esto…y no ves la luz al final del túnel", cuentan. Los grupos no podrán operar hasta que la pandemia esté controlada y las reuniones de cientos de personas no supongan un peligro para la población. Nadie sabe cuándo volverán, pero las orquestas en las fiestas de los pueblos son una religión para Galicia, y su público les está esperando.