Público
Público

Un Picasso entra en el Museo Nacional del Prado

La obra 'Bustte de femme 43' se expone por primera vez en la pinacoteca, rompiendo con la cronología que diferencia al Prado y al Reina Sofía.

Picasso vuelve al Museo del Prado con 'Busto de mujer 43'.
Picasso vuelve al Museo del Prado con "Busto de mujer 43". Fernando Alvarado / EFE

Pablo Picasso siempre quiso estar expuesto en el Museo Nacional del Prado, Institución que le nombró director durante la Guerra Civil, su gran sueño era que el Guernica acompañase al maestro Velázquez y Las Meninas. Aunque no ha sido esa la obra que ocupa el espacio en la pinacoteca, se podrá ver Busto de mujer, una donación de Aramont Art Collection, en la sala 9B del museo dedicada a retratos del Greco y junto a El bufón de calabacillas de Velázquez.

No es la primera obra que descansa entre las paredes del edificio neoclásico. El Guernica, también estuvo expuesto temporalmente en el museo. La obra más famosa de Picasso, residió en el MoMA por orden del pintor -solo regresaría a España cuando hubiese democracia-, allí estuvo 45 años hasta que llegado el momento en 1981 el Guernica se depositó en el Prado, pero en el Casón del Buen Retiro para no romper con la cronología de los cuadros. Finalmente, la obra que captó el horror de los bombardeos en la ciudad vasca, fue trasladada al Museo Reina Sofía donde sigue a día de hoy, pese al rechazo del artista.

El director del Museo Nacional del Prado, Miguel Falomir, asegura que contar con esta pieza de Picasso no significa que vaya a emprender una batalla por traer de nuevo el Guernica al museo. "Se ha hablado mucho de si esto es un plan o una estrategia para traer el 'Guernica', y yo ya he dicho 1000 veces que está maravillosamente bien en el Reina Sofía. Está donde tiene que estar y no hay ni habrá ninguna reclamación", ha señalado Falomir durante la presentación del cuadro.

La exconservadora y especialista de Picasso, Paloma Estebán, apunta a eldiario.es que "legalmente esa pintura corresponde al Museo Reina Sofía", refiriéndose a que no cumple con el Real Decreto firmado en 1995 por la comisión de sabios. Sin embargo, Falomir insiste: "Ni el Museo del Prado ni el Ministerio de Cultura cometen actos ilegales y todo lo que se hace se ajusta a la legalidad". Además ha remarcado que la Ley de Autonomía del Prado está "por encima" de Reales Decretos.

Picasso acompaña al Greco y a Velázquez

Su exposición en la sala 9 B, dedicada a retratos del Greco y junto a El bufón Calabacillas de Velázquez, trata de mostrar "la fuerte influencia que la gran pintura española clásica tuvo en el pintor malagueño", apunta el Museo Nacional del Prado en un comunicado. Además, explica también la pinacoteca que Picasso participó activamente en la recuperación del maestro cretense cuando apenas había cumplido los 15 años, plasmó una copia de El bufón calabacillas en lápiz de plomo en el cuaderno que le acompañó durante su primera visita al Prado.

La obra que descansa justo al Greco y Velázquez fue realizada en 1943 y es una muestra de gran calidad de la respuesta de Picasso a la violencia de la II Guerra Mundial. En muchas de las imágenes femeninas pintadas en ese periodo el artista deformó los rasgos de las figuras de un modo radical. En esta, pintada en un solo día, el 7 de octubre de 1943, lo hizo con trazos rápidos y muy seguros, explica la Institución.