Público
Público

La Primera Guerra Mundial 'Barro', la crónica de los jóvenes que lucharon en la Gran Guerra

Arranca ‘Mapa de las ruinas de Europa’, la tetralogía que recorre la historia de Europa. Lo hace con ‘Barro’, un relato que pone en primer plano a los jóvenes que se jugaron la vida durante la Primera Guerra Mundial. Cien años después de la firma del armisticio, La Joven Compañía recuerda a los que lucharon en las trincheras.

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3

Una de las escenas de 'Barro' - David Ruano

Nos sabemos de memoria los nombres y apellidos de los que capitanearon las guerras. Conocemos quiénes fueron los presidentes, políticos y dictadores de los países que participaron en los conflictos armados. Los estudiamos en la escuela y, cuando se cumple el aniversario de alguno de estos acontecimientos históricos, los recordamos. Para el resto de vidas no hay espacio en los libros de texto; no son otra cosa que el decorado de la historia más visible. Estos relatos, los que Unamuno define como “intrahistoria”, se han contado poco.

La Joven Compañía ha optado por cambiar el foco y puesto en primer plano las vidas de los que fueron los actores secundarios de la Primera Guerra Mundial: los jóvenes. Lo hace desde este viernes, sobre uno de los escenarios de los Teatros Del Canal de Madrid. Con Barro, la primera obra de una tetralogía que trazará la trayectoria de la construcción de la Europa que conocemos hoy en día, la compañía recordará las crónicas silenciadas de los que lucharon en uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX.

“En la Gran Guerra los jóvenes son el motor de la rebeldía, pero también la pieza que el sistema trata de manipular”, apunta Nando López, dramaturgo de la obra junto a Guillem Clua. El artista explica que, aunque Barro vaya dirigida a todos y todas, la compañía busca llegar especialmente a un público joven. ¿La razón?: sobre el escenario se transmite “el sentido crítico de la juventud” y se reivindica “la conciencia que tienen por el mundo que les rodea”.

'Barro' podrá verse en los Teatros Del Canal hasta el 23 de diciembre - David Ruano

Barro tiene un fresco de personajes complejo. Veremos el joven conformista, el joven rebelde, el que asume postulados de izquierdas, el que acepta principios románticos, el joven nacionalista, el joven anarquista, el que tiene el tarro comido por la sociedad…”, explica el director de la obra, José Luis Arellano. Sobre ese elenco de personajes destacan los femeninos pues, según López, ocupan un papel “importantísimo en la obra”. Para la creación de ellas, los artistas se han inspirado en autoras como Hannah Arendt.

Entre las jóvenes de la obra el director de la obra señala a Ingrid, una alemana que saborea las nuevas revoluciones femeninas, que sueña con el voto femenino y con la liberación de la mujer. Pero el comienzo de la Primera Guerra Mundial provoca, según López, “un corte muy abrupto en el progreso de los derechos de la mujer, un retroceso de los avances feministas”. Este deterioro de los derechos de la mujer ocurre en el momento en que las circunstancias del conflicto se utilizan como excusa para la imposición de un sistema machista.

Las circunstancias del conflicto se utilizaron como excusa para la imposición de un sistema machista

Arellano explica que el papel de Ingrid y el del  resto de personajes, sirve para que el público se cuestione cuál es la función de los populismos, de los nacionalismos, de los fascismos, de las democracias, de las izquierdas… “Es un intento de hablar de nosotros mismos a través de nuestra historia”, explica.

Para conseguir este objetivo, la Joven Compañía se ha documentado durante un año con cartas, libros, diarios…“Hemos leído muchísimo. Además, hemos tenido la suerte de coincidir con el aniversario de los cien años del fin de la Primera Guerra Mundial porque ha salido mucha literatura muy cercana sobre el conflicto”, señala Arellano.

El director y los dramaturgos también han trabajado mano a mano con otros muchos expertos del sector del teatro y la historia para conseguir transmitir la idea que recoge el nombre de la obra. Samuel García, encargado en el departamento de comunicación de la Joven Compañía, lo explica: “Cuando todo se destruye en la guerra no queda más que barro y con ese barro es con el que se volverá a construir todo”.

Barro se estrena en la Sala Negra de los Teatros del Canal y permanecerá en escena hasta el próximo 23 de diciembre con el cierre del arranque de Mapa de las ruinas de Europa, la tetralogía que recorre la construcción de nuestro continente.