Público
Público

Puro veneno. Las alianzas entre gobiernos y corporaciones multimillonarias

Todd Haynes aparca su sello personal y se pone al servicio de la historia real de Robert Bilott, el abogado que ha dedicado su vida a luchar contra la química DuPont por contaminar con C8 a todo el planeta. Mark Ruffalo, actor y productor, es el alma de 'Aguas oscuras'

Aguas oscuras
Un instante de 'Aguas oscuras'.

La ultrapoderosa corporación DowDuPont, antes DuPont, tuvo en 2018 unos beneficios netos de 3.844 millones de dólares, más del doble de lo que consiguió en 2017. Sus ingresos anuales alcanzaron la cifra de ¡85.977 millones de dólares! Dinero ganado por cortesía de todos los habitantes del planeta a los que esta firma química ha contaminado conscientemente desde la década de los sesenta con el uso de ácido perfluoroctánico (PFOA) también llamado C8.

Públicamente comprometidos con el medioambiente y los Derechos Humanos, el cineasta Todd Haynes y el actor y productor Mark Ruffalo relatan ahora en Aguas oscuras el escandaloso caso del teflón asesino y la historia de Robert Bilott, el abogado que la destapó y luchó contra la multinacional en los tribunales durante décadas. Nacida de un artículo publicado en The New York Times por Nathaniel Rich, la película es un retrato preciso y doloroso de lo ingrato que es hacer lo correcto en este mundo de alianzas macabras entre gobiernos y multimillonarias empresas.

Contaminación a escala mundial

"Comenzó con un granjero y descubrimos que era una comunidad entera y ahora sabemos que este químico está en el agua en todo el país, ahora, en todo el planeta. Y está en todos los seres vivos del planeta. Estamos hablando de una contaminación a escala mundial que creo que no hemos visto antes", declaró el abogado Bilott a la revista Variety con motivo del estreno de la película. El uso del C8 influye en la aparición del cáncer de riñón, de testículos, de la colitis ulcerosa, los problemas en tiroides, el colesterol alto… El número de enfermos y muertos en el lugar en que comenzó la demanda es altísimo.

Este fue el motivo de la urgencia de la película, un proyecto que puso en marcha el propio Mark Ruffalo cuando leyó el artículo de Nathaniel Rich y al que inmediatamente se unió el cineasta Todd Haynes. Este, por cierto, ha abandonado su sello estético a favor de la efectividad del relato y se ha plegado a los cánones clásicos del cine que narra historias de investigación y denunciantes (Todos los hombres del presidente, Erin Bronckovich, Silkwood, Klute, El último testigo...).

Una persona excepcional

Asumida la necesidad de destapar este escándalo, Ruffalo y Haynes estaban de acuerdo en que lo más impactante desde el punto de vista humano era revelar la figura del abogado Robert Bilott, mostrar el camino que durante años siguió este hombre para llevar a los tribunales a la empresa DuPont y revelar el esfuerzo, los sacrificios y la soledad que le acompañaron.

En contra de mucho de lo que se ha dicho de él, Bilott no es un hombre normal y corriente, ésta no es la historia de un tipo como cualquiera que se convierte en héroe, es el retrato de un profesional con vocación y de un ser humano con conciencia, honestidad y compromiso real. Una persona excepcional.

Al mismo tiempo, es también el descubrimiento de una nueva clase de abogados. Bilott acababa de ser nombrado socio de Taft Stettinius & Hollister, una firma que se dedicaba, precisamente, a defender a las empresas químicas millonarias, cuando convenció a uno de los fundadores Tom Terp (interpretado por Tim Robbins) para denunciar a DuPont. Otro hecho insólito en esta historia.

"Solo quiero agradecer públicamente a Rob porque hace 15 años, cuando mis hijos eran muy jóvenes, me deshice de todas mis sartenes de teflón y de todas las alfombras de mi casa gracias él. Y espero que mis hijos estén más sanos gracias a eso. Este es un gran servicio público que han hecho por todos nosotros", señaló Tim Robbins en el reportaje de Variety.

Mark Ruffalo, protagonista de la película.

La codicia de la industria y del gobierno

Por supuesto, el dardo más efectivo fue el que demostró gracias a Bilott cómo las químicas codiciosas y sin escrúpulos pudieron y pueden sortear todas las inspecciones y reglas de seguridad estatales y seguir adelante con sus productos ‘estrella’.

"Lo vemos una y otra vez", ha dicho Mark Ruffalo en unas declaraciones a Collider. El actor y productor menciona la fractura hidráulica y el envenenamiento del agua, las mentiras "acerca de que la oxicodona no es adictiva", la industria del tabaco, la industria de los combustibles fósiles, Exxon... "Y luego, todos los sistemas reguladores lo han falsificado o han mirado hacia otro lado para permitir que todo esto suceda; ese es el momento en que vivimos. Y esa es la pregunta que deberíamos hacernos. Y espero que esta película ayude a estimular esa discusión porque necesitamos tenerla".

‘Aguas oscuras’ es, además de la historia de este hombre excepcional que sigue luchando las denuncias contra DuPont, la eterna y tétrica historia del poder del dinero. En Parkersburg, donde nació la primera denuncia de aquel granjero, prácticamente toda la población vivía y trabajaba para DuPont, lo que complicaba muchísimo la demanda. La mayoría temía perder su puesto de trabajo si se unía a la lucha de Bilott.

"Luego está nuestra situación medioambiental: el calentamiento global, y una cultura, y un país, y un liderazgo que favorece a la industria y sigue desanimando la supervisión reguladora. Está completamente subordinado a las necesidades de interés comercial –afirma Todd Haynes–. Necesitamos hacer un cambio, y nos enfrentamos a un año electoral. La urgencia y relevancia de esto fue lo que nos hizo sentir que valía la pena intentar sacar la película este año".

El actor Tim Robbins interpreta a Tom Terp.