Público
Público

El robo del siglo El atraco más punki y antisistema de la historia argentina

Ariel Winograd revive en la película "El robo del siglo" el atraco a un banco más sonado de la historia de Argentina. Con Daniel Peretti y Guillermo Francella liderando el reparto, esta historia vuelve a celebrar la alegría del pueblo cuando se roba a un ladrón.

Diego Peretti interpreta al ideólogo del atraco, Fernando Araujo (Syldavia)
Diego Peretti interpreta al ideólogo del atraco, Fernando Araujo (Syldavia).

En 2001 y 2002 colapsó el sistema económico argentino. Los ciudadanos vieron sus dólares convertidos en pesos y su dinero congelado en los bancos, de donde no podían sacarlo. En 2006 todavía quedaban 50.000 juicios pendientes en tribunales de todo el país por el tristemente conocido como "corralito". La banca se había salvado, pero la clase media y trabajadora terminó asfixiada.

Ese año, con los aciagos ecos de aquellos tiempos nublando aún la vida de millones de argentinos, seis hombres se llevaron lo que había en 147 cajas de seguridad del Banco Río de Acassuso, una zona rica a las afueras de Buenos Aires, y huyeron por un túnel a bordo de lanchas inflables. "El robo del siglo", que lamentó la entidad bancaria, pero provocó el alborozo popular, es ahora una ficción, una película de Ariel Winograd, que ha contado en el guion con la colaboración del ideólogo del atraco, Fernando Araujo.

El placer de robar al ladrón

Festejada en su estreno en Argentina, donde incluso con pandemia de por medio la han visto más de dos millones de personas, la película revive el jubiloso placer que produce robar al ladrón. Divertidísima, con unos actores brillantes –con Diego Peretti y Guillermo Francella a la cabeza-, un tiempo de suspense minuciosamente cronometrado y, sobre todo, una historia sorprendente que nació en la realidad, "El robo del siglo" se confirma ahora desde el cine como el robo más punk de Argentina, casi una acción de protesta con energía contracultural y antisistema.

"En barrio de ricachones, sin armas ni rencores es sólo plata y no amores", rezaba el cartel que dejaron los ladrones en el banco, que escaparon con diecinueve millones de dólares y ochenta kilos de joyas, después de trabajar sin descanso en la cámara de seguridad durante cinco horas, tiempo en el que mantuvieron dentro a un buen número de rehenes con los que llegaron a celebrar el cumpleaños de uno de ellos.

Guillermo Francella y Diego Peretti encabezan el reparto (Syldavia)
Guillermo Francella y Diego Peretti encabezan el reparto. Syldavia Cinema

Un poco de vanidad

"Hubo cierta intención de esos hombres de cometer el atraco de una forma diferente y buscando trascendencia. Había hasta algo de vanidoso en el modo en que llevaron adelante el plan", dice el director Ariel Winograd, que reconoce el elemento de ‘celebración’ en aquel robo. "Esa celebración está ligada a cierto elemento punk, a la intención de querer romper el sistema con las menores consecuencias secundarias posibles".

Un atraco planeado durante dos años producto de la mente ingeniosa de Fernando Araujo. Éste, un pintor y profesor de jiu jitsu, de buena familia, con estudios universitarios, lector de filosofía oriental y de poesía surrealista, feliz consumidor de marihuana y con un pasado completamente limpio de delitos, ha trabajado con el equipo de la película, lo mismo que Miguel Sileo (interpretado por Luis Luque), que fue el negociador de la policía con los atracadores.

Pura comedia

"Fernando se presenta como una especie de artista renacentista, con aspiraciones diferentes. De él, como de los otros y de las circunstancias del atraco nació naturalmente la comedia". Araujo, mientras planeaba el robo, acudió regularmente a un psicoanalista al que iba contando sus avances y lo que sentía en esos momentos. "La comedia surge cuando empiezas a conocer a los personajes. Tenían mucho humor, no eran una banda especializada y a cada uno le movía un motivo distinto. Son muy humanos y el hecho de trabajar en un tono realista ayudó al humor".

Winograd fue planeando su película a un ritmo parecido al que se planificó el robo. Con Daniel Peretti para el papel de Araujo, buscó, igual que ocurrió en la realidad, al actor que interpretara al ladrón profesional. Así el personaje de Luis Mario Vitette Sellanes cayó en manos del gran Guillermo Francella. Vitette, que escribió las memorias del suceso, "El ladrón del siglo", acudió a clases de teatro para hablar con el negociador y entretenerle durante el atraco. Como en 2006, el director fue engordando la banda con nuevas incorporaciones. Rafael Ferro es en la película Rubén Alberto de la Torre, el primero que entró en el banco. Lo hizo con peluca y disfrazado de médico. Pablo Rago es Sebastián ‘El Marciano’ García Bolster y Juan Alari da vida a "El Paisa", el tipo de conducía la camioneta.

Los actores principales en una secuencia de la película (Syldavia)
Los actores principales en una secuencia de la película. Syldavia Cinema

"La fecha patria del hampa"

Antes de esta película, Rodolfo Palacios publicó con mucho éxito el libro ‘Sin armas ni ladrones’. Ni en él ni ahora en la pantalla se cuenta, solo lo saben los ladrones, dónde está el dinero robado –solo se recuperó un millón de dólares-. No es lo más importante. "La historia es genial y merecía ser contada así. No dejo de sorprenderme con el público y con su sorpresa preguntándose después de ver la película ¡cómo pudo ese atraco ser real!".

Real como la vida misma, tan real como la rabia que invadió a "la Turca", la mujer de De la Torre, cuando se enteró de que su marido pretendía irse con su parte del botín a celebrarlo con otra mujer. Delató a la banda. Pero, como dijo entonces el negociador Miguel Sileo, "es un robo tan espectacular que nadie va a querer ir a la tumba sin decir que ‘yo lo hice’".
"Fue un atraco muy cinematográfico, tanto que da por pensar que parte del plan de Fernando Araujo era cometer un robo para luego hacer una película. Me imagino que para cualquier persona normal debe ser bastante fuerte que le hagan una película con su historia".

El director Ariel Winograd
El director Ariel Winograd. Syldavia Cinema

El ingenio y trasfondo de ‘El robo del siglo’ todavía tiene muchos devotos seguidores en Argentina, entre ellos el músico Andrés Calamaro, que en 2019 escribió en su revista digital Nervio, cuando se cumplían trece años del golpe: "Es la fecha patria del hampa, debería ser feriado para todos los bandidos. Se trató de un asalto lleno de detalles que lo hacen único; sin armas ni lastimados, el robo ideológico. El plan perfecto. Literatura, crimen, tango, cine, asaltantes, rock y el territorio prohibido. Los rebeldes. Un soplo de lirismo amoral en un tiempo donde descreemos de cualquier mecanismo estatal, político o ideológico".